jueves, enero 18, 2007

NO ESTAMOS LOKOS

Esta nueva y jugosa recopilación de una de las más geniales tiras de prensa norteamericanas abarca dos años completos de la inimitable obra de George Herriman, una creación equiparable a las películas de Charlie Chaplin o a la prosa de Mark Twain y Bill Faulkner. Es muy probable que esta compilación sea deficitaria a pesar de que la tira está considerada como la más original de todos los tiempos. Es de sobra conocido que Krazy Kat apenas vende. El mundo académico de los estudiosos literarios -el que dinamiza la prensa universitaria- no logra superar el escollo de que Krazy Kat sea un tebeo, y, por consiguiente, a sus ojos no merece una reimpresión ni el reconocimiento por parte de la crítica. Por otro lado, unos contenidos aparentemente estrafalarios -los que forman la urdimbre y la esencia de la genialidad del cómic- desconciertan al público consumidor de libros. (...) Sólo un puñado de bienaventurados que reconocen y disfrutan de la obra de los genios allí donde la encuentran -en este caso, los aficionados de toda la vida a Krazy Kat- van a romper la hucha con alegría para comprar la más reciente colección de las crónicas de Coconino, sabedores de que el tomo recopilatorio es lo mejor que van a poder hallar este año en las librerías. Por desgracia, cuando hay una nueva edición disponible de Kat, este grupo de privilegiados no llena las arcas de la editorial en la cuantía suficiente para rentabilizar la publicación.


Por eso, duele decirlo, las editoriales han ofrecido simples migajas -y aún esas a regañadientes- de una obra inconmensurable y preciosa como es Krazy Kat durante los cincuenta y tantos años posteriores a la muerte de George Herriman. Se han reimpreso un total de catorce libros que no recogen ni la tercera parte del material original aparecido en los periódicos. Las obras completas de Faulkner y Twain descansan cómodamente en los tomos de la American Library, todos los largometrajes de Chaplin y W. C. Fields se encuentran disponibles en vídeo o DVD, pero las tiras de Herriman sólo se encuentran en una única colección de periódicos, la de la San Francisco Academy of Comic Art. Las estanterías del mundo entero albergan hasta la fecha meras muestras de la obra cumbre del artista. Reconozcámoslo, asumir la reimpresión total de los diecinueve años restantes de las planchas dominicales y otros treinta y cinco años de los episodios diarios pondría al borde de la quiebra a cualquier institución o editorial que no hubiera recibido una subvención igual a la de la Fundación Rockefeller. En ese estado de cosas, debemos conformarnos con la munificencia esporádica de un libro como este y la promesa de que en años venideros aparecerán otros similares si surge un público lo bastante sofisticado y entregado como para apoyar un proyecto tan arriesgado. Estaríamos locos si no tuviéramos la esperanza de que así fuera.

(...)
---------

Bill Blackbeard, ¡¡DIANTRE, PERO SI ESE "LOKO" ES KAT!!, en la introducción al primer volumen de KRAZY KAT, edición española de Planeta DeAgostini (traducción de José María Pallarés y Sue Burke). Me quedo con esto: Por otro lado, unos contenidos aparentemente estrafalarios -los que forman la urdimbre y la esencia de la genialidad del cómic- desconciertan al público consumidor de libros. Su forma y contenido (añado la cuestión formal, que me parece esencial) "caricaturescos" y "estrafalarios" constituyen lo propio e intransferible del medio, lo que le hace único. Desgraciadamente, esa verdad esencial sobre el cómic no siempre se ha entendido en ocasiones, ni siquiera por algunos de nosotros, los propios aficionados; ni siquiera por algunos autores que, en determinados momentos, se extraviaron buscando el reconocimiento para el cómic por caminos ajenos y extraños a esa esencia: lo seudoliterario, lo seudopictórico. Etcétera. Afortunadamente, el tiempo todo lo pone en su sitio y algunas cosas empiezan a quedar claras.



Actualización Dos enlaces lokos que copia vm en comentarios (gracias):
uno
dos

Más enlaces:
Coconino World
Krazy.com
Ignatz
Krazy Kat al teatro

11 comentarios:

Anónimo dijo...

oye, Pepo, y tú que opinas de Krazy Cat,es tan genial como dicen?¿y que tal queda en castellano,se entiende? es que eso es lo que me retrae un poco

Anónimo dijo...

Anonymous, deje de preguntar tontadas, que no son más que tontadas y cómpreselo.

vm dijo...

"Más vale preguntar y parecer tonto cinco minutos, que callar y ser tonto toda la vida"

elpablo dijo...

krazy kat s la puta kaña, ueeee, m mla la hosstia, kjones, ueee...
(inspiraría herriman el lenguaje mobile?? qué hace pons que no investiga??)

JCP dijo...

anónimo 1, sí, se entiende en castellano. Sobre si es tan bueno o no, juzga por ti mismo, acabo de subir una página de 1925 que viene en el primer volumen de PDeAgostini.

JCP dijo...

y no os metáis con quien pregunta sin saber, hombres de dios. Como dice vm, más vale preguntar.
----

(elpablo, muy bueno, ja, ja)

vm dijo...

También puedes abrir boca aquí:

http://xroads.virginia.edu/~1930s/print/comic/cartoon.html

http://www.coconino-world.com/sites_auteurs/herriman/gallery/gallery.htm

En inglés las dos.

vm dijo...

¡Lo que descubre uno por ahí!

http://home.maine.rr.com/theater/krazy.html

vm dijo...

“ni siquiera por algunos autores que, en determinados momentos, se extraviaron buscando el reconocimiento para el cómic por caminos ajenos y extraños a esa esencia: lo seudoliterario, lo seudopictórico. Etcétera”

Yo habría puesto primero lo pseudocinematográfico.

De todas formas Krazy Kat es una de las pocas historietas que ha logrado una lista larga de admiradores de “prestigio”: desde pintores como Picasso o Miró, hasta cineastas como Disney o Frank Capra, pasando por escritores como Joyce o Kerouac. La incomprensión ha venido las más de las veces de nosotros mismos, los aficionados. De hecho, ya desde el principio, Hearst tuvo muchas presiones para retirar la serie.

santibilbo dijo...

El anónimo era yo,que en el trabajo no me dejaba poner mi nick.Muchas gracias,como no sé inglés apaenas había leído unas pocas tiras,que me habían dejado una impresión tremenda en lo gráfico,pero también una cierta extrañeza,un aire elusivo, que no sabía si era intencionado o es que me perdía matices por la traducción.en fin, le daré una oportunidad(por cierto,yo hubiera preferido que ignatz hubiera practicado de verdad el eco de la mecánica,muy poético y no que fuera una nueva forma de atizar a Crazy

JCP dijo...

"Yo habría puesto primero lo pseudocinematográfico."

tienes toda la razón. Cosa que, por cierto, no es Krazy en ningún momento.

"La incomprensión ha venido las más de las veces de nosotros mismos, los aficionados. De hecho, ya desde el principio, Hearst tuvo muchas presiones para retirar la serie."

de nuevo, toda la razón.

",como no sé inglés apaenas había leído unas pocas tiras"
joder, es que en inglés es difícil de leer. Juega todo el rato con la fonética -transcribe las palabras como suenan, a veces incluso imitando acentos que yo,por supuesto, no capto-, se inventa palabros, etc. En inglés es muy jodido de leer, no me extraña que te pareciera que "no se entiende". Pero K Kat sí tiene una lógica interna, aunque sea dadá. Y su humor estrafalario me parece muy poético, la verdad.