domingo, septiembre 24, 2006

MAXI

Rick Veitch, dibujante nefando que sabe narrar, ha demostrado de sobra que también sabe escribir. La mayoría de sus obras están dedicadas a examinar y desmenuzar los mitos y tópicos habituales del género de superhéroes, en una especie de intelectualización-exorcismo de las lecturas de su infancia. Tras The One realizado en 1985, donde se ocupaba de los héroes como armas secretas al servicio del gobierno, y The Bratpack, publicado en 1991, donde acababa de una vez por todas con los compañeros adolescentes de los héroes, le ha tocado el turno al mayor mito de todos: Superman.

Maximortal, publicado en capítulos durante 1992-1993, desmenuza el mito de Superman, su influencia en la cultura popular, el trato editorial a sus autores y varias cosas más en un relato extravagante y demencial en clave de ciencia ficción (por definirlo de algún modo) donde el protagonista acaba dándose a luz a sí mismo. Desconcertante, llamativo e inteligente, es recomendable para todo tipo de mentes enfermas capaces de superar el desagrado que inspira su dibujo.

_______________

Lorenzo Díaz, DICCIONARIO DE SUPERHÉROES (1996, Glénat), en su entrada dedicada a MAXIMORTAL, de Rick Veitch (Norma), recientemente publicado en España.

2 comentarios:

el tio berni dijo...

Pues con todos mis respetos, pero me parece que carga un poco las tintas respecto al dibujo de Veitch. Vale que no es Foster, pero si dibujo me parece más que legible.
¡Ah! y sí, el tebeo está muy bien, un poco demasiado evidente en su planteamiento y enrevesado en su conclusión, pero muy entretenido.

JCP dijo...

yo estoy a punto de leérmelo, porque me interesa. Ya te diré cuando me lo lea.