sábado, septiembre 23, 2006

EXPIACIÓN

Volviendo a mi obra -concluye el escritor británico-, al escribir «Sábado» situé como personaje protagonista a un hombre al que le resultaba mucho más fácil estar en contra de la guerra. Todos estamos íntimamente contra la guerra, contra cualquier guerra, porque ésa es la postura más humana, pero le insuflé las mismas dudas y la confusión que yo sentía y que él discute en la novela con su propia hija. A mí me rebela esa gente de la izquierda que en Gran Bretaña considera que los terroristas de Al-Qaeda, por enfrentarse a EE.UU. son «luchadores por la libertad», cuando en realidad están asesinando a miles de musulmanes. En fin, es cierto que la invasión de Irak ha terminado siendo un desastre político, pero lo que sin duda constituiría un desastre mucho mayor es que Al-Qaeda ganara la guerra y nosotros la perdiéramos. Y por esto mismo pienso que España debía haber mantenido sus tropas en Irak, por mucho que pueda pensarse que se trata de una intervención imperialista o colonialista.

-------

Ian McEwan, hoy en ABC.

1 comentario:

General Patton dijo...

Menos mal que en Gran Bretaña todavía tienen la cabeza sobre los hombros.