jueves, junio 15, 2006

DESTAPANDO EL TARRO DE LAS ESENCIAS

En Zona Negativa ya han dado la noticia. El guionista J. M. Straczynski, no contento con unir a Spiderman a Los Nuevos Vengadores y hacerle irse a vivir con ellos (llevándose en la mudanza a Mary Jane y a ¡La Tía May!----
---> imaginaos la escena: Jarvis y Tía May, MJ y Lobezno, juntos bajo el mismo techo), decide ahora (spoiler!) hacer que Peter Parker desvele su identidad en una rueda de prensa. La identidad secreta, uno de los principales motores de este personaje en concreto y fuente de gran parte de sus conflictos interiores, a tomar viento. Y Spiderman, el superhéroe solitario y marginado por excelencia de la Marvel, como miembro fijo de un supergrupo. ¿Lo qué?

Dejemos aparte ahora la cuestión (aunque también da juego para hablar, creo) de cómo es posible, creativamente hablando, seguir escribiendo a estas alturas historias nuevas para un personaje del que se publican varios tebeos, mes tras mes, todos los meses, desde hace más de cuarenta años (Spiderman) o más de sesenta años (Superman, Batman). Mi pregunta ahora es: ¿de verdad guionistas como Straczynski entienden qué es Spiderman, y cuál es (digamos mejor era) su esencia como personaje? Y por otra parte, ¿qué les interesa de este Spiderman a esos lectores que permanecen, me consta, fieles al personaje (si alguno de ellos lee esto, que se anime a comentarlo)?

No se trata de una cuestión de "no traicionar" a los clásicos, ni de no hacer evolucionar a los personajes (no soy un purista de la Marvel original). Se trata de si estos cambios y esta "evolución" tienen algún sentido, de si tienen que ver con la esencia y significado humano de los personajes y de a si éstos se les puede reconocer a estas alturas. Mi opinión es que muchos de esos viejos personajes, y desde luego este Spiderman, son ya irreconocibles, y no me refiero a los cambios circunstanciales de uniforme. Sencillamente, se trata de personajes distintos, aunque lleven el mismo nombre. ¿Por qué entonces no se crean nuevos personajes partiendo de cero, vivos, frescos y originales, tal como se hacía precisamente en la Marvel de entonces, o como se ha hecho puntualmente hace poco (FUERZA-X / X-STATIX, de Peter Milligan y Mike Allred)? La pregunta es retórica, porque todos sabemos las principales razones, las de ese Poderoso Caballero. Casi parece el nombre de un nuevo superhéroe.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Está claro que las razones son pecuniarias (¡toma ya! como se nota que tengo estudios) el problema es que me parece que no está funcionando muy bien
los lectores fieles a los personajes clásicos se sentirán defraudados (los más radicales, incluso traicionados) y los posibles nuevos lectores es probable que no les interesen estas historias.
Es absurdo repetir una y otra vez las mismas historias con los mismos personajes durante décadas, y las nuevas versiones no ayudan, Si los personajes de DC y Marvel han sufrido más reencaranciones que un dios hindú.

De todos modos,me parece que el problema es editorial: Marvel es una gran empresa y Dios sabe cuantas personas y comités tomarán decisiones en el proceso. De hecho, si funcionan como cualquier gran empresa puedo entender cualquier desaguisado que pueda ocurrir.

homie dijo...

para mí, el principal problema desde un punto de vista creativo es que el tiempo se mueve muy muy lentamente para estos personajes, de modo que mientras que para el lector original de Spiderman (el que quede) han pasado ya 45 años desde que nació el personaje, para éste último han pasado menos de diez años.

Quieras o no, si el personaje no crece físicamente, nos encontramos con que al cabo de 50 años de publicación, le ha pasado de todo, restando cualquier rastro de coherencia y verosimilitud a la trayectoria vital de los personajes (más allá del tema de los superpoderes). Al final ocurre que para seguir contando nuevas historias hay que optar por recursos cada vez más forzados.

En este sentido, envidio sagas como las del Príncipe Valiente, Thorgal o Blueberry, en las que el lector asiste al crecimiento tanto físico como personal de los personajes, y estos experimentan una evolución rica y coherente.

De hecho, ahora mismo estoy acabando de releer el Odio de Peter Bagge, y es una auténtica gozada haber presenciado en primera fila la vida del pringado de Buddy Bradley y su paso de adolescente marginado a padre de familia.

homie dijo...

dicho esto, tengo que admitir que, después del estancamiento y los atropellos sufridos por el personaje en los últimos tiempos, éste último movimiento me intriga.

Aunque supongo que acabará siendo un bluff después de un tiempo.

Octavio B. (señor punch) dijo...

¿recordáis? Superman ha muerto, lo enterraron, lo lloraron, lo sacaron en los telediarios. eso es lo que importa, salir en la tele.
No sé si Straz entiende a Spiderman, pero sé que le da igual, que (por lo que he leído por la red) va zarandeando al personaje y sus circunstancias para que suene el río. Propongo que tras este golpe maestro, nos descubra que es negro y mujer, que no tiene poderes, y finalmente se descubra de era Alf disfrazado y se va en su nave.
Sobre qué supers me pueden interesar, algo dije en mi sitio hace meses, me quedo con los que son más pretexto que objetivo, los Invisibles, Shade, tebeos que heblan de la cabeza que los piensa, no de hazañas mayúsculas (porque temo que en ese terreno ya se ha dicho todo).
También los que realmente son otra cosa X Statix o Gotham Central (no comparo calidades) son menos superhéroes y más otras cosas.
Y or último, los que se interrogan sobre el género, como Authority de Ellis.
Eso en la última hornada. Luego, hombre, me entretiene Whedon, y más aún me entretenía Morrison en X Men, o los Ultimates (que quizá podamos meter en el cupo de los que se miran como género, pero menos a bocajarro que el grupo de Ellis)

Octavio B. (señor punch) dijo...

(uf... qué redacción... se notan las prisas y el cansancio... también me gustaría entrar en lo de Giménez, en otra ocasión).

santibilbo dijo...

Para mí los supes son como las pipas;no tienen mucha sustancia, ni variedad,pero no puedo dejar de llevarmelos a la boca, en fin, puro vicio.Me gustan los cómics de Brubaker,a ratos los X-men de Morrison,el Flash de Jhons,el Supes de Busiek,el Batman de Rucka y me divertía Straz.Creo que estos tíos cuentan cosas interesantes y desde otras ópticas sobre unos personajes muy sobados.LUEGO SE LES HA IDO A VECES LA MANO.Pero dibujantes que sepan contar,poca cosa,los españoles,Romita,Lark,Burchet,Inmonen,qhitely y va que chuta.En fin, cual es la ultima gran obra del género,que se pueda parangonar con los autores de los ochenta?Autorhity,Identidad Secreta,Astro City no llegan aesas alturas

homie dijo...

volviendo al tema del paso del tiempo que introduje en mi primer post, es curioso observar cómo en sus inicios, Stan Lee sí introdujo como una variable más de la humanización de sus personajes el paso del tiempo y el cambio de sus circunstancias personales.

Así, Peter Parker se graduó en el instituto en apenas veinte episodios, y poco después entraba en la Universidad.

Reed Richards y Sue Storm pasaron de tener un dubitativo noviazgo, con Namor dando la lata, a casarse y a tener un hijo en unos sesenta números. Incluso la Antorcha Humana pasó de noviazgos insustanciales como el de Dorrie Evans a una relación más madura y estable con Crystal.

Hasta la Patrulla-X se graduó después de nos pocos números y al cabo de tiempo pasaron a "una liga superior" con el paso a sus uniformes individualizados.

Si la evolución vital de los personajes hubiera seguido a este ritmo, hoy en día ya se habrían retirado muchos de ellos y dejado el paso a nuevas generaciones, como va ocurriendo en otras series de aventuras en las que el paso del tiempo sí es una variable tangible, como Thorgal o el Príncipe Valiente, en las que los hijos de los protagonistas van suplantando poco a poco a sus padres en la titularidad de la serie.

Por desgracia, al cabo de un tiempo se detuvo este ritmo normal de evolución. Supongo que a los directivos y a los propios autores les entró vértigo. Después de todo, un relevo generacional exige la creación de nuevos personajes, al menos tan interesantes como sus predecesores, e igualar la creatividad de autores como Jack Kirby o Steve Ditko se antoja muy difícil, por lo que se optó por perpetuar a los personajes de siempre.

Quizás no fue una mala decisión después de todo. Si os fijáis, los únicos personajes de la factoría Marvel que han accedido a los niveles de popularidad de las creaciones originarias de Kirby, Ditko y Lee fue la Nueva Patrulla-X de Chris Claremont y John Byrne. Ningún otro personaje que se haya creado con posterioridad a las creaciones clásicas de Kirby y Ditko ha gozado de una vida estable y perdurable.

Pepo Pérez dijo...

sí, homie, la Marvel aportó básicamente eso al género de SH, frente a la tradición de la DC, donde los SH eran más dioses que personas, y donde el tiempo no parecía correr de un episodio a otro. Con Marvel 60´s, los héroes empezaron a tener una verdadera vida al margen de las aventuras, eso y sus debilidades humanas fueron las aportaciones de Marvel. De repente, sus SH eran mucho más modernos que los de su rival, y

"Ningún otro personaje que se haya creado con posterioridad a las creaciones clásicas de Kirby y Ditko ha gozado de una vida estable y perdurable."

sí, pero hablamos de 1975, más de una década después de la primera Marvel, lo que demuestra que se pueden crear nuevos personajes tan populares o más que los originales. También se pueden reinventar viejos personajes sin traicionar su esencia; por ejemplo, el Daredevil de FM. Claro que estas reinvenciones hechas con libertad suelen suceder en personajes de segunda fila, donde el control editorial es menor porque hay menos dinero que perder. Es algo parecido a lo que sucedió con La Patrulla, que era una colección muerta hasta que la reinventaron Claremont, Cockrum y Byrne.

Pero es cierto, homie, desde entonces, nada realmente duradero y popular, que yo recuerde ahora.

Anónimo dijo...

lo vi en zona negativa y no me lo podía creer!!! DEBEN rodar cabezas!
después de lo del clon, uno pensaba que ya no podía ser peor... lo es!
en fin, menos mal que me queda la selección... hasta cuartos, espero.

Anónimo dijo...

...pero alguien se cree que actualmente se puede contar algo nuevo de spiderman???

Anónimo dijo...

es cuestión de macrocomplexión, un organismo grande se va a mover con más torpeza y lentitud que uno pequeño,

los superhéroes nacieron de la nada, fué fácil pues crear personajes, en un plis plas se cogían dos o tres elementos bases y se creaban clásicos, se coge agua y se crea el hombre de hielo, se coge fuego y se crea la antorcha humana, se coge tierra y se crea la cosa, se coge... en fin... cualquier concepto servía "elástico", "invisible", "grande", "multiplicación", "sol", "árbol"... son conceptos escritos al azar, ahora busquemos sus equivalencias superheroícas... los primeros son sencillos, a ver los dos últimos "sol" por ejemplo podría ser superman, un ser fotosintético; "árbol" podría ser green arrow, una especie de robin hood, en fin... en un principio era fácil crear porque no había nada y esos autores tan aclamados se limitaron a rellenar el hueco,

también estaba el hecho de que esos personajes se enfrentaban a situaciones nuevas, estaban recién nacidos, era fácil dejarlos crecer, era un proceso natural, pataleos en la cuna, gateo, erección, etc,

el problema es que llegó un momento en que esos seres ya estaban hechos, y no sólo eso sino que en el proceso se habían vuelto gigantes, así que ahora ya no sólo no se tenía ese libre albedrío inherente la juventud si no que además sus movimientos ahora requerían de una ingente cantidad de energía, muchos nutrientes, mucho dinero, mucho esfuerzo, el gasto no pasaba sólo por unos pañalitos por si el niño la cagaba, ahora eran criaturas monstruosamente grandes, increíblemente pesadas,

fuera parte está el hecho de que al ser tan grandes hay que tener cuidado con lo que hacen porque su poder es inmenso y aquellos que le dieran la vida ahora se vuelven mayores también, y frágiles al tiempo que dependientes de su poder, digamos que es una familia, una familia muy mayor ya, y los padres son ricos pero paralíticos y los niños siguen el mismo camino, hasta el punto de que dependen del dinero de los padres para conseguir un trabajo, el atípico cuadro familiar de la familia rica: viejos ricos-niños malcriados e inútiles en que se deja el poder,

en realidad se necesita un divorcio, que la empresa quiebre, que la familia se rompa y entonces resurga un nuevo enamoramiento que rejuvenezca las atrofiadas hormonas de los viejos, entonces llegará un padre estricto, duro, que cogerá al criajo mal criado de turno y cuando éste le pida al papa 100 euros para chicles o sea, le meta una somanta de palo que como no sea lobezno o lobo(antisuperhéroe, bajer ego de lobezno porqué no?), o cualquier otro con factor de curación x va a tener que chupar los boomer con pajita,

entonces los superhéroes cambiarán, y está claro que algunos se irán de casa, y está claro que de esta nueva ardiente relación saltarán nuevos polluelos a la palestra, nuevos renacuajos que quizás no se diferencien mucho de los anteriores pero bueno... siempre es agradable volver a empezar, y... nunca se sabe, los niños son una caja de sorpresas,

así que resumiendo lo que hace falta es que entre una buena becaria friki en el despacho del gerente máximo de márvel, o lo que correspnda,

Saludos membrales.

Slt.

Pepo Pérez dijo...

me convence tu expliqueichion, La Puta. Sobre todo lo de la gigantesca familia rica de torpes movimientos.

Anónimo dijo...

No sé Eduardo, es cierto que el género parece muy agotado pero, ¿alguien pensaba que podía decirse algo nuevo de Batman, Daredevil, La Cosa del Pantano, etc. en los 80? Todos ellos parecían personajes totalmente agotados y repetitivos y ya ves lo que pasó con ellos cuando les pusieron las manos encima autores como Frank Miller o Alan Moore.

Al final todo es cuestión de los autores, y si éstos son buenos estoy seguro de que encontrarán aún buenas historias que contar. Es cierto que es más difícil por la falta de libertad que implica la continuidad y las exigencias editoriales, pero ahí está también el reto. Lo cual no quita para que últimamente parece que todo pasa por dar golpes de efecto sin mayor profundidad detrás.

Octavio B. (señor punch) dijo...

Sergio, tienes razón, pero... ésto es como un puzzle. Quiero decir, cuando Papá Moore y Miller, evidentemente había piezas por colocar en el género de supers... esa óptica adulta que, salvo pinceladas, no asomaba en los pijamas. Pero ya está hecho...hace veinte años (como pasa el tiempo!)
X Statix es otro enfoque...otra pieza que cubre huecos...
Alguien vendrá que traiga un enfoque novedoso, fresco... pero estarás conmigo en que cada vez es más dificil. QUizá porque es un género demasiado "atado" por cuestiones editoriales (a lo mejor el futuro del género está en otras manos, no en DC, Marvel etc...).
Eso no quiere decir que uno no se lo pase frikipipa con los X men de Morrison, ojo (que luego nos llaman gafapastas), pero en su justo valor.

Anónimo dijo...

Hola! Solo quiero decir tres palabras: PLA-NE-TA-RY (ostia, son cuatro)

Con tres o cuatro series como esa, así de frikis y todo y aún con sus millones de referencias, otro gallo les cantaba, pero no, hay que hacer películas, muñecos y etc que al final son mejores productos que los propios comics: es más divertida la puñetera película de los 4F, y eso que es mala, que cualquier tebeo de la Marvel (bueno, los X de Morrison si estan bien según que capítulos).

Solucion: Viva Kirby, ganapanes!!! (martillo en alto)