miércoles, junio 21, 2006

DANDO LA NOTA*

* A base de introducir cantidades ingentes de notas a pie de página, algunos de los traductores y/o autores de cómic parecen seguir preocupados por convertir los tebeos en una especie de pequeñas enciclopedias ambulantes para gente necesitada de instrucción en los más diversos campos. O, directamente, para gente que no está en este mundo. ¿Exceso de celo en su trabajo? ¿Afán educativo? ¿Qué idea tienen del lector actual que va a leerles? ¿Concepción del cómic como "cápsula temporal imperecedera" destinada a lectores de un futuro lejano? Misterios sin resolver. De momento, dos nuevos ejemplos, ambos en tebeos para adultos.

Las tiras de UNAS BOLLOS DE CUIDADO, de la estadounidense Alison Bechdel, editadas aquí por La Cúpula. El tomo incluye 46 notas, 46, han leído bien, que además están situadas al final, o sea, que hay que ir allí cada vez que aparece una nueva llamada en las tiras, lo cual complica a veces leerlas con un mínimo de fluidez. Aclaro antes de nada que la autora, Bechdel, tiende a hacer en sus tiras múltiples referencias a la política e instituciones estadounidenses, a las siglas de las nuevas enfermedades laborales y a los grupos activistas de su país, así que considero lógico explicar eso en notas para que podamos entender los chistes, ninguna pega. Pero una cosa es explicar juegos de palabras intraducibles (por ejemplo, que Bush significa arbusto en inglés, y hay un chiste con ese doble sentido; perfecto), o qué es el NRDC (Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales), y otra bien distinta es explicar qué es el Prozac, qué es la CNN y la NBC ("son canales televisivos") o qué es un grupo musical tan "poco" conocido como Limp Bizkit*: "grupo americano de 'Nu metal' (fusión de música heavy con rap y hip hop").

(* nota a pie de página mía: si metes Limp Bizkit en el Google te salen 3.830.000 entradas)

Si piensan que soy un exagerado y un maniático, esperen, que tengo más. Las también abundantes notas a pie de página de VOODOO CHILD. LA LEYENDA DE JIMI HENDRIX, de Martin I. Green y Bill Sienkiewicz (Glénat). Que por ejemplo nos aclaran, al hilo de una referencia histórica a la masacre de My Lai en 1968, qué es My Lai (“aldea vietnamita”), o que nos distraen de la lectura del tebeo para explicarnos -dentro de una biografía de un músico famosísimo-, qué significan las siglas R&B ("Top 40 R&B*--* "R&B: Rhyhtm & Blues"), qué es “Easy Rider” ("film dirigido por...", etc.), qué es el "desconocido" 'Melody Maker' o, ésta es la mejor con diferencia, qué son groupies.

Y todo esta explosión de notas a pie de página en los cómics se produce, paradójicamente, en la era Google.

16 comentarios:

Alvaro dijo...

Pues yo debo ser uno de esos que no tenía ni puta idea de que existía un grupo llamado Limp Bizkit... :)
Y es que servidor se quedó en los año 30 en cuetsiones musicales...

Octavio B. (señor punch) dijo...

tampoco pasaría demasiado si (como en Hicksville, por ejemplo) se termina con un glosario para quien lo quiera aprovechar...pero sí, una nota al pie en un cómic no es la forma.

Octavio B. (señor punch) dijo...

¿pasaría?
Pasa, no pasa demasiado, digo... no creo que ese glosario final se aprobeche en primeras, si no en segundas lecturas o a posteriori.
Vamos, que me posiciono, que si se quiere matar a notas, al menos hazlo al final, donde yo como lector elijo si las uso y cómo...pero en la misma página, ahí, bajo las viñetas...entonces sí que me imponen, rompen el ritmo, incluso agreden al concepto final de la página...

Octavio B. (señor punch) dijo...

(y faltas de b/v...en fin, me retiro. Disculpas por el sueño, las prisas, las gambas...)

Pepo Pérez dijo...

No es nada grave, evidentemente, y este post, como el otro, va medio en serio medio de coña. Es que me tiene fascinado esta proliferación de notas de un tiempo a esta parte, algunas como las que señalo (groupies!). En la parte medio en serio, ya lo dejo claro, porque presuponen que el lector no sabe nada de nada: el cómic como escuela. Escuela para adultos, claro, porque UNAS BOLLOS DE CUIDADO o VOODOO CHILD no creo que sea el tipo de tebeo qeu Kyle Baker compraría para su hija pequeña....

"Pues yo debo ser uno de esos que no tenía ni puta idea de que existía un grupo llamado Limp Bizkit... :)"

pues entonces debo ser yo el que no se entera de a quién van dirigidas estas notas. De todos modos, no me dirás que el resto de notas tampoco te las sabías, ¿eh? ;-)

¿groupies???

Anónimo dijo...

pues ni se te ocurra leerte la versión extendida para universitarios del Quijote(*), o cualquier obra de Masamune Shirow(*2),

lo mismo sí que se dan demasiadas explicaciones al lector de cómic en relación a otros medios, pero ten en cuenta que muchos lectores de cómic son personas demasiado vagas para leer, y muchos compran más las obras por los dibujantes que por la historia en sí, poco doctos pues, en cualquier caso el que se intente educar a la gente no es intentar rehabilitarlas de su subnormalidad profunda(recuerdo ahora cierto estudio sobre japón en que se decía que muchos japos consideraban el manga un entretenimiento para adultos subnormales),

sigo pensando que eres un friki doctorado que no se ubica ni en uno ni en otro bando, un gafapastez con complejo de pavo histriónico, no debieras atormentarte así, relájate y disfruta de la expansión del medio,
de todas formas hay editoriales que siguen más ese rollo estiradete, lo único que debieran hacer todas las anotaciones al final y punto, sin pies de página,

(*)versión abreviada del título Don Quijote de la Mancha para que así podamos pronunciarlo más veces sin cansarnos,

(*2)inventor de mi obra favorita,

Saludos membrales.

Slt.

Pepo Pérez dijo...

" la versión extendida para universitarios del Quijote(*),"

claro, La Puta, como tantas obras antiguas, LA ODISEA comentada, cosas del siglo de oro, Shakespeare, etc. Pero es que hablamos de obras actuales, o al menos recientes, que no necesitan tanta glosa para entenderlas.

"un gafapastez con complejo de pavo histriónico, "

tienes razón.

Anónimo dijo...

O cada vez somos más tontos los lectores,o quizá son más tontos los traductores...San Google Power!!!

Anónimo dijo...

Pero hombres, eso de anotarlo todo como si los lectores fueran mongoles(*) se llama de toda la vida complejo de inferioridad intelectual (pequeñoburgués, por redondear, ja, ja).
No es que el traductor crea necesario explicarlo todo, es que cree que los lectores no estan a la altura de su sapiencia! ;)

(*) Porque está claro que un tío que se compra un tebeo que trata sobre UN MÚSICO DE ROCK no sabe lo que es una groupie.

Anónimo dijo...

los criterios para la inclusión de notas al pie son de lo más discutible; pero yo recuerdo a una de mis profesoras de traducción e interpretación recomendarme que pensase siempre que estaba traduciendo para mi abuela (lo que fuera; un manual de instrucciones, un artículo de prensa o un folletín decimonónico).

como nunca vas a conocer a todos los lectores, me parece bien curarse en salud y si tienes dudas sobre la inteligibilidad de un término o concepto, aclararlo por si acaso. mi abuela no sabría lo que son limp bizkit o la cnn (pero bueno, tampoco creo que fuese a leer "unas bollos de cuidado"...).

si a alguien le molesta la sobreabundancia de notas, que sepa que tampoco tiene que leerlas todas, no es obligatorio. un asterisco al lado de una palabra es sólo una señal de atención y no un stop y ceda el paso. en cualquier caso, me parece un cambio a mejor de la situación en que la mayoría de los tebeos estaban infratraducidos. que manda huevos con esta globalización multicultural; parece que todo hijo de vecino está obligado a saber quiénes son oprah o martha stewart o jay leno, cuando jamás veremos en ninguna televisión de este país sus programas.

Pepo Pérez dijo...

por esa regla de tres de la abuela, se pueden anotar cosas como qué es el Alzheimer, qué es ABBA o quiénes son Dick Cheney, John Ascroft, Annie Liebovitz o Susan Sontag, porque todos ellos también aparecen en los diálogos de UNAS BOLLOS DE CUIDADO (en este caso sin notas, afortunadamente). Exceso de notas aparte, un tebeo muy bien traducido ;-)

Sobre el tema de la supuesta infratraducción,.... ¿Por qué entonces no se anotan con este nivel tan exhaustivo los libros contemporáneos que se traducen al castellano? ¿están infratraducidos también porque no te indican a pie de página tantísimas cosas?

Pepo Pérez dijo...

Si hay más traductores leyendo esto, molaría que diesen su opinión, y cuál es su criterio con las notas a pie de página a la hora de traducir.

Anónimo dijo...

Dos de las notas que aún me reconcilian con mi trayectoria como lector de tebeos y que además me transportan a mi más tierna infancia son:

- En español en el original
y
- Verídico

:-)

santibilbo dijo...

Pues sí que hay notas, sí, ultimamente.Yo como siempre he sido lector voraz y me leía hasta los títulos de crédito de la imprenta, pues me parecía que las notas a pie de página eran un regalito más que llevarme al ojo.También las recuerdo como perlas de sabiduría, lo que sabía ese traductor,oye.Las notas,en sí mismas, son un asunto complejo.En una obra de ficción sólo deberían utilizarse por motivos imprescindibles de sentido y legilibidad, y gracias.Por el ritmo.A menos que se haga un uso artístico de ellas, como Jardiel.Si es ensayo o lectura anotada, todas las que se quieran, que ahí estamos ya con la cirugía.E incluso en estas obras el ritmo es extraño,a pie de página, al final que es una lata

Pepo Pérez dijo...

tú lo has dicho, Santi. Como regla general, en la narrativa las notas del traductor rompen el ritmo, y eso es porque plantean un problema de autoconsciencia: te recuerdan que lo que lees lo está narrando alguien y, además, que alguien lo ha traducido desde otra lengua. En otros géneros literarios las notas al pie plantean menos problemas, sean del traductor o del autor. Aun así, muchos autores prefieren no abusar de ellas, incluso en textos académicos, donde se tiende a usarlas con mayor profusión y alegría.

Y bueno, hablamos de tebeos narrativos: creo que el problema es parecido al que se plantea en literatura. De todos modos, (incluso yo) agradezco alguna de vez en cuando, que a veces son necesarias y útiles. el problema es cuando empiezan a proliferar para aclarar la fenomenología de lo obvio....

Anónimo dijo...

Las notas son buenas (si son ciertas, que esa es otra) y deben ir al final del volumen para no interceder en la lectura natural de la obra. Pueden ser excepción las publicaciones especiales para estudio, que han de plantearse en una maqueta con área de notas al pie. Éstas deben mostrarse bien diferenciadas de la mancha de texto principal y en un cuerpo de letra más pequeño.

Otro sistema que a mí me gusta es el de acompañar el volumen de una guía de lectura. Pero claro, eso es mucho más caro.

Por otra parte, es normal que "Google" produzca un exceso de notas: los traductores también lo utilizan.