jueves, julio 05, 2007

EN BLANCO Y NEGRO


Bill Reed escribe en Comic Book Resources sobre Mr. A, de Steve Ditko (gracias por el soplo, tio berni). MR. A comenzó a publicarse en el número 3 del prozine Witzend, en 1967, aunque la serie sería recopilada en 1974 en una autoedición de Ditko. En ella, el co-creador de Spiderman desarrolló parecidos postulados formales e ideológicos a los que mantuvo con su personaje THE QUESTION para Charlton Comics (personaje que tuvo problemas con el Comics Code; The Question, como todo el mundo sabe, fue la base inspiradora del Rorschach de WATCHMEN), sólo que llevados mucho más allá. El de MR. A es un Ditko desatado, escribe Reed en el enlace, que pone toda su carne ideológica en el asador. Dibujado, escrito e incluso rotulado por él mismo, Mr. A era un vigilante de traje blanco, máscara inexpresiva y sólidos principios que encarnaba las ideas filosóficas de Ditko, procedentes básicamente del Objetivismo de Ayn Rand, cuyos libros Ditko había comenzado a leer unos años antes, mientras realizaba THE AMAZING SPIDER-MAN. Objetivismo: A es A, algo es algo, y es posible que lo sea objetivamente y de forma absoluta al ser definido por la realidad misma. Según Ayn Rand, claro. Su filosofía individualista propugnaba la defensa de la propia felicidad como propósito moral más elevado de cada persona, no debiendo sacrificarse tal propósito por otras personas ni tampoco sacrificar a otras por uno mismo.

Mr. A era una mezcla insólita de ensayo y ficción, con personajes declamando discursos y argumentos que resultaban parábolas bastante evidentes de las ideas que Ditko pretendía poner en escena y argumentar -demostrar- ante el lector. Para Mr. A, no deben existir áreas grises en la moralidad: existe el bien y el mal, y cualquier compromiso entre el bien y el mal (zonas grises) sólo ayuda a que el mal acabe triunfando. En la última página de ANGEL, la primera historia de Mr. A., el justiciero de traje blanco daba a elegir a una chica herida entre salvarla a ella o bien salvar a su novio y agresor -el tal Angel-, que acababa de herirla pero había terminado bajo los puñetazos de Mr A. colgado del mástil de un edificio, a punto de caerse. No había tiempo para salvar a los dos, siempre según Mr. A: "La elección es tuya. ¿Quién quieres que viva? ¡Los dos no puede ser! Dime, ¿quién va a morir? ¿QUIÉN?", le decía Mr. A bajo su máscara impertérrita a la chica herida. Ella respondía llorando "Oh, Dios, ayúdame, ¡No lo sé!"

"No. ¡No quieres morir! ¡Pero te da vergüenza decir que quieres vivir! ¡No has elegido! Prefieres dejarte morir que admitir que tu vida es más importante para ti que la vida de un asesino!", continuaba Mr. A. "¡No... es justo tener que hacer... esa elección!", respondía la chica. No hay problema, Mr. A ya se encargaba de decidir por ella:



Para Bill Reed, aunque The Question fuese la base del Rorschach de Alan Moore y Dave Gibbons, este último tiene más que ver con Mr. A que con el primero. Mucho más sobre Mr. A en Dial B for Blog.

------------------
ESTA ES TU ELECCIÓN, según Mr. A:

6 comentarios:

elpablo dijo...

es nexus el tataranieto de mr. a?

John Space dijo...

Es que algunos dibujantes yanquis, cuando se ponen a hablar de política, son de lo más hilarante...

Anónimo dijo...

y de algunos dibujantes y guionistas europeos, ya ni te cuento

Anónimo dijo...

Y los españoles, para qué hablar...

Anónimo dijo...

hombre los españoles semos europeos, ja, ja, ya estaba incluido

Anónimo dijo...

¿Y qué me dices de los gallegos?