lunes, julio 30, 2007

TRIBADISMO



Siento que incumbe a una profesión que admiro e implica a gente que aprecio, pero me da reparo entrar al trapo con el tema de la revista secuestrada, porque es tan ridículo seguirles el juego, atender siquiera a esa panda de mamarrachos, que sólo puedo, yo sí, ser grosero y soez; así que me cago en la puta boca del juez ése y me cago en el rey y en su descendencia y en toda la tropa de opinadores que no entienden que no tienen nada que ver los cojones con el comer trigo. Porque este país no sólo parece no saber que al bufón hay que adorarlo y que oxigenar la vida en sociedad no es tarea fácil, es que este país no es más que un juego de naipes, con sus sotas, sus bastos pintones y sus oros de cartón. Este país no merece ni la sátira que tiene.
(...)
-----------
Id, en El Anacoreta. Y ahora, mariconadas, LAS JUSTAS: