lunes, marzo 12, 2007

INVIRTIENDO EL MÉTODO ARTÍSTICO

En este sentido, ciertamente el caso de Lichtenstein es aleccionador. Su inicial fuente de inspiración fueron las burdas viñetas de los tebeos, a las que, aparentemente, trasladó, sin más -o, todo lo más, con ese sobreañadido característico de la modernidad, que es la ironía- al lienzo.

(...) En el caso concreto de Lichtenstein, todo lo anterior se traduce en cambiar la estrategia tradicional de simplificar lo complejo -sintetizando en una pintura la esencia visual, que también es experiencia vivida, de un modelo real- por otra que complica al extremo -densifica- el modelo icónico más trivial, como lo es, por ejemplo, la viñeta usada de una tira de cómic. ¿En qué consiste esta complicación? Por un lado, Lichtenstein nos muestra cómo cada uno de esos iconos banales han sido decantados a partir de toda la rica experiencia de la historia del arte contemporáneo, y también, por otro, después, cómo los hizo explícitamente dialogar -sobreponerse- a todas las imágenes más consagradas del arte tradicional, desde Grecia hasta Matisse.
----------
Francisco Calvo Serraller, este sábado en el Suplemento Babelia (gracias por el soplo, Juan Ignacio).

2 comentarios:

el tio berni dijo...

"Dalí tuvo un gran éxito popular, y el éxito popular es siempre merecido, en él y en cualquiera" Francisco Calvo Serraller.

¿Cómo casa esto con despreciar un arte popular como el cómic?

Impresionante cómo colocando el epíteto "burdas" antes del nombre "viñetas" consigue cargarse toda una disciplina artística. Y este señor es catedrático de de Historia del Arte en la UCM, miembro de número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y ha sido director del Museo del Prado. Y yo que pensaba que la cultura abría la mente...

Anónimo dijo...

...y que además ha entendido perfestamente el espíritu de Lichtenstein y del pop art. En fin, qué viejo te veo, siglo XX, adiós, adiós. Hola al XXI. ¿Hay alguien ahí?
F.C.S, sí, usted: cuando veas dentro de un ratito, unos años de nada, a un pope art, a un igual tuyo, disertando en tu mismo plan -por otra parte, qué mal escrito esto, ¿no? cuánto galimatías para expresar dos ideas tampoco tan complejas- sobre cómics, porque es lo que mola en el arte del XXI, ya nos cuentas. Hasta entonces, bye bye....