viernes, marzo 30, 2007

LA 'NOUVELLE BD' EN LA PICOTA


El tío berni me remitía hace un par de días un enlace a un post de Matthias Wivel que, como mínimo, creo yo que da para debatir.

Os resumo para los que no os manejéis con el inglés: básicamente -simplifico porque no puedo traducirlo entero-, Matthias viene a decir que los nuevos "grandes" autores de la BD son dibujantes buenísimos, sí, pero que se dejan llevar demasiado por su amor al dibujo y la elegancia, etc., y, al final, en realidad no están haciendo obras de verdadero peso. Pone de primer ejemplo significativo el útlimo Blain, GUS, un "western romántico" hermosamente dibujado, bien narrado, etc., e incluso ISAAC EL PIRATA, que describe como lo que es, uno de los éxitos más relevantes del cómic de género para adultos de la nouvelle bande desinée. A pesar de eso, para Matthias los trabajos de Blain no dejan de ser esencialmente "nimiedades" (sic). "¿Por qué poner tanta maravillosa energía en un trabajo de consecuencias tan pequeñas?" Para Matthias, el problema principal está en el talento natural como dibujantes que tienen los autores de esta generación, que, enamorados del buen dibujo y las figuras elegantes, obsesionados con la figura perfecta, la imagen, la página, etc. se pierden en el dibujo y realizan obras a la postre banales. Extiende esta tendencia a otros jóvenes dibujantes de países francófonos: desde Blutch a Dupuy y Berberian, de Frederik Peeters a Francois Ayroles, de Nicolas de Crécy y Manu Larcenet a Hervé Tanquerelle. "Demonios, incluso Sfar adolece de eso, aunque uno no puede salvo admirar el nervio y la inteligencia de sus mejores trabajos", escribe Matthias. Para el blogger, muy poco del trabajo de todos esos autores es realmente extraordinario.


Blutch también se lleva algunas hostias. Según Matthias, Blutch, el "dibujante de dibujantes", resulta un descubrimiento decepcionante. Su sátira BLOTCH "es divertida pero se olvida pronto", su adaptación del SATIRICÓN y "supuesta obra maestra", PÉPLUM, es algo plomiza y al final es una excusa para su dibujo hermoso. Para Matthias, la verdadera obra maestra de Blutch es su improvisada serie MITCHUM, donde hace lo que se le da mejor, el dibujo libre y la asociación de ideas, aunque tampoco -siempre según el blogger- es suficiente para construir una carrera artística a partir de ahí.

Después de este repaso, Matthias concluye que el padre de esta nueva generación es Edmon Baudoin, otro maestro del dibujo y pionero de esta tendencia, que según el blogger sería el único autor que muestra genuina ambición en su obra de "comunicar algo sobre el mundo", a diferencia de sus discípulos. Le comento el tema a Monolo y le paso los enlaces, que a modo de respuesta me remite la última historia que se ha leído de Baudoin, una historieta corta que aparece en el último LAPIN. Vosotros diréis.






Al habla Monolo:

Ahí te escaneo la historia de Baudouin. Comento dos o tres cosas para los que no sepáis francés: el tipo ve un armiño asomar un par de veces de su madriguera, y espera que vuelva a salir. Como no sale, empieza a llamarlo, primero con que van a jugar un rato, luego de repente (el tipo, supongo, al estar en contacto con la naturaleza ha sacado su bestia interior) empieza a decirle, "eres una puta, ¿eh? Pues ahora voy a follarte, sal de tu escondite, guarra"... el proceso degenerativo ocupa unas cuatro páginas. Atención a la página seis, al "¿quieres que te dé por culo?" de la viñeta tres y a la reflexión de última viñeta: "Yo gemía, chillaba... ¿en qué momento se considera que un hombre deja de ser un hombre?"

El final no necesita traducción para ser entendido, creo yo.


Vuelvo a ser yo quien habla. La verdad es que leí todo el post de Matthias con sorpresa creciente, pero al llegar a este punto arrugué la frente. Lo de que Baudoin pueda ser el pionero o padre espiritual de esta nueva generación de dibujantes-por-associación no me parece nada descabellado, ahora, que él sea mejor que su "progenie"... A mi juicio, absolutamente personal e intransferible, Baudoin es un gran dibujante que a menudo malgasta sus recursos en, precisamente, fuegos artificiales, por muy llamativos que éstos sean. Lo que he leído de él me parece anticuado e irrelevante en su "ambición" de poesía y mensaje (anticuado es la palabra, diría incluso que pobre), mientras que, también a mi juicio, Sfar, Blutch o Blain (añadamos a Emmanuel Guibert) son grandes de verdad, o están en camino de serlo porque aún son jóvenes (35 o 40 años no son nada para un creador) y les queda para rato. En cambio Baudoin no me lo parece, porque su componente "mensajístico" (quiero decir peyorativamente: de mensaje claro y a veces hasta perogrullesco) suele estropear la poesía que pueda tener su dibujo, al cual, dicho sea de paso, le sobra afectación y manierismo para ser dibujo de cómic. En definitiva, el de Matthias es para mí "el mundo del revés". Los que de verdad expresan "algo acerca del mundo" son los "hijos", Sfar, Blain, Blutch, y el padre Baudoin es el fallido. Llegados a este punto, la cuestión para mí era comprender algo mejor qué entiende por "ambicioso" y "maduro" Matthias Wivel ...aparte de Baudoin. Veamos otras afirmaciones suyas a ver si lo descubrimos.

Matthias Wivel aclara sus críticas en un segundo post, donde contesta a su vez a una respuesta de Xavier Guilbert (que disiente de la opinión de Matthias), y al hilo de, Matthias hace referencia a qué entiende por obra más "madura" y brillante de un autor, en concreto Manu Larcenet:

Le Combat ordinaire (Dargaud) is without a doubt his most mature and accomplished work, but ultimately it is your typical feel-good fare.

Sí, eso es: LOS COMBATES COTIDIANOS. Por su parte, de Dupuy y Berberian se queja de que sus trabajos, incluso los mejores, tampoco han trascendido lo típicamente burgués; encuentra autoindulgente lo último de Dupuy en solitario (HANTÉ), etc. A continuación añade que las historias más "profundas" que ha dibujado Christophe Blain son las que tienen guión de David B. Y aquí es donde termino de calar a Matthias. Allí donde hay evidencia, la ve y la aplaude; allí donde no la hay porque existe verdadera densidad y verdadera profundidad (esto es: la profundidad que tú como lector debes llenar, porque el autor se ha preocupado de trabajar para dejarte ese espacio mental abierto en lugar de explicarte un mensaje cerrado y evidente), no la ve:

Blain’s best work is done with Dargaud and is the stuff I’m talking about. I think there was more depth to the stories he drew to David B’s scripts.

Y eso que me gusta lo que ha dibujado Blain con guiones de David B. (HIRAM LOWATT y PLACIDO). Pero no me parece lo más "profundo" que ha hecho Blain en absoluto. LE PIRATE, LE PIRATE (Isaac): eso es una magna obra, ahí está todo lo que importa. Pero hay que saber verlo, claro.

En este punto, le comento por mail lo que pienso a el tío berni sobre estos post de Matthias Vivel, y ésta es su respuesta, en realidad simultánea a la mía:

Te estaba contestando el anterior mail y llevaba escrito esto, que coincide con lo que me dices ahora en este mensaje. Exacto, es otro crítico que se va por lo obvio. Dice que quiere "profundidad", pero por favor, que esté ahí, bien a la vista, no vaya a ser que se me pase. O sea, profundidad superficial, con que parezca literatura ya vale. De todas maneras me parece una postura defendible en una etapa de transición. Es decir, cuando pasas de leer tebeos digamos de consumo o entretenimiento puro y duro a lecturas un poco más adultas, siempre te deslumbra un poco lo más literario o grandilocuente. Luego ya vas poniendo las cosas en su sitio y encontrando las trampas. Es una postura, y lo digo sin maldad.

Vuestro turno. Buen debate.

22 comentarios:

Ferran Esteve dijo...

Con pereza para reflexionar profundamente en el asunto a las 9 de la mañana (aunque veo que posteáis a las 12 de la noche), sólo puedo decir que "El viaje" de Badouin me pareció todo lo que critica el tal Mathias: un montón de fuegos artificiales supuestamente poéticos para contar una historia un poco insulsa.

De hecho, creo que me han dicho más estas 5 páginas que colgáis que el tomo entero de "El viaje".

tirafrutas dijo...

Tengo un 'dejà vu' con el tema de Baudoin, Pepo ;)

Ahora estoy currando, pero a ver si en el finde me apunto al debate.

elpablo dijo...

ya estamos con lo de siempre, me temo...
el tío berni ha dao en el clavo, claro: "profundidad", pero por favor, que esté ahí, bien a la vista, no vaya a ser que se me pase.
fuera de la bd, el tebeo más sobrevalorado en ese plan fue el "madre, vuelve a casa". un coñazo que no paraba de gritar lo importante qué era. arg.
que no hay más ciego que el que no quiere ver, socios.

Señor Punch dijo...

yo no tengo ningún problema en leerme, y con gusto, una obra "superficialmente profunda". Y en cine, buenooo, ahí las hay a patadas, desde Dreyer hasta hoy. LAs hay excelentes, las hay malas con ganas. El problema es identificar que en otros envoltorios de apariencia más "venial" no se encuentre, en otro nivel la misma hondura(y ojo, no digo "inferior", sino "otro", esto es, por un camino diferente).
Así Isaac el Pirata me parece autobiografía intimista abstracta (perdón por la super-chorrada, espero se entienda la idea) antes que "una de piratas" (que también lo es, faltaría). Tambien es antes revisitar géneros, remodelarlos, que adherirse a esquemas.
Quien no lo vea, se lo pierde.

Anónimo dijo...

Que si, Matthias, bonito. Que tienes razón en todo. Lo que tu digas.

Anónimo dijo...

Alguien le ha preguntado al autor lo que pretendia con su obra?
Porque el psicoanalisis y destripamiento estan bien,pero es bastante facil sacarle punta a cualquier cosa (sobretodo cuando no es propia).
Al final,no es el propio comprador-lector el que decide?
Aprendo mucho con algunos puntos de vista que se vierten en este blog (gracias Pepo) y en otros.
Pero..

Anónimo dijo...

Adjunto un fragmento del artículo semanala sobre comics que publica hoy en "Diario de Mallorca" Florentino Florez:

"Hace ya tiempo que Monsieur Jean, el héroe cotidiano creado por esta pareja de dibujantes franceses, es saludado como el nuevo gran ersonaje del país vecino.
Yo diría que lo que han conseguido los galos en los últimos años es mejorar su marketing, mientras los tebeos no acaban de despegar. De vez en cuando recibimos alguna agradable sorpresa, como el pirata de Blain. Pero resulta que al pasar del cuarto tomo se deshincha. Algo similar a lo que ocurrió con la aparatosa Mazmorra. El invento de Trondheim y compañía
prometía, parecía fresco y anunciaba aires de renovación. Pero de nuevo tropezamos con una fórmula que se agota rápidamente, ahogada por la improvisación y el todo-lo-que-sale-de-mi-lápiz-es-genial. Así que aquí seguimos, esperando a los autores que sustituyan a la generación de Greg, Goscinny y compañía. Curiosamente, a los belgas les ha ido mejor. Van Hamme sigue en buena forma y Senté promete convertirse en uno de los grandes."

John Difool dijo...

"Curiosamente, a los belgas les ha ido mejor. Van Hamme sigue en buena forma y Senté promete convertirse en uno de los grandes"

Profundo análisis del momento actual del cómic belga, si señor...

THALCAVE dijo...

A pesar de que el comic que le guste al tipo este sea un churro, eso no quita que no tenga mucha razón en lo que dice. Blutch y Blain, que son los que he leido (y en ambos casos por comentarios que he visto en la web, incluido con "Conc") me parecen unos dibujantes técnicamente maravillos. Lo dominan todo: volúmenes, composición de páginas, color, trazo, ..., increibles.
¿Pero no os ha pasado escuchar a dos músicos, uno perfecto técnicamente y otro no y que el menos técnico es el que más os conmueve?. Pues eso es lo que me pasa con esos dos. Quizás tengo puesto el listón muy alto o quizás lo que busco no existe. El caso es que no he flipado con ellos (ni con Ware, ni con Tomine) como lo he hecho, por ejemplo, con el Mause, Con Perramus, con Stray Toaster, con Top Ten o Iron Wolf.

Están varios peldaños por encima de esos horribles dibujantes que se creian autores completos y que publicaban en todas las revistas de la década de los 80.

Pero queremos que por haber existido Eisner o Miller, los autores de comics deben serlo al 100%. Y eso es la excepción a la regla. Por supuesto que hay excelentes directores-actores. Pero si todo actor se cree que puede dirigir, o si creemos que quién no sea actor no va a tener cultura cinematográfica para dirigir una película, mal iría el cine.
Queramos o no, el Kirby más grande se dió con Lee a los guiones.

Muchos grandiosos dibujantes han encontrado el truco (que muchos lo practicabamos de adolescentes): Cuanto menos hables, más interesante le parecerás a la tia. Ella rellenará el resto.

el tio berni dijo...

En esta discusión creo que hay dos aspectos relacionados pero distintos. Por un lado está si realmente hace falta que el cómic sea "profundo". Pues oiga, está muy bien que haya obras profundas, son necesarias, pero a veces yo y supongo que todos miramos la pila de los tebeos no leídos y cogemos el último número de Ultimates antes que el último de Chris Ware, porque es lo que nos pide el cuerpo, y como dice el Sr Punch, yo tampoco tengo problemas en leerme una obra superficialmente profunda o directamente superficial. Dostoievsky y Auster son dos genios, pero Conan Doyle y Dumas también, cada uno en lo suyo.

Luego está la otra cuestión, la de qué es más "profundo". No es fácil decirlo, yo desde luego todavía estoy en esa etapa que comentaba del "deslumbramiento" y muchas veces me cuesta discernirlo. En principio, de forma intuitiva, uno supone que más profundo es aquello que nos promueve más a la reflexión, lo que nos estimula intelectualmente, y eso puede cambiar mucho de un receptor a otro. A mí me excita más una mujer en lencería o con un vestido ajustado que insinúe sus curvas que una mujer desnuda, pero hay gustos para todo. También prefiero que no me expliquen los chistes, ya se sabe que pierden la gracia, como hace Baudoin en las páginas escaneadas, donde en una viñeta tira por la borda toda la gracia que el chiste pudiera tener
explicándonoslo: "¿en qué momento se considera que un hombre deja de ser un hombre?". Gracias Baudoin, pero ya lo había pillado.

Unos escarban en las complejidades del alma humana, que parece que es lo más profundo que puede haber, y otros en su necesidad de aventura, de la transmisión del cuento, de la peripecia hiperbólica... Y todo eso nos hace falta. Profundamente. Al final lo que cuenta es transmitir, emocionar, y para eso no hace falta recurrir siempre a lo "profundo", ahí están el humor, la aventura, la épica, que a lo mejor son más "ligeras" y requieren menos esfuerzo, pero pueden emocionar igual o más.

Señor Punch dijo...

sí señor, Berni. Porque lo has delimitado muy bien, y creo que en otras palabras, lo "profundo" es el modo de enfrentarse al acto creativo, no simplemente el tema (y uso "simplemente" a propósito en este contexto, porque el tema, en el fondo, es lo menos profundo)

Y :)
Yo también creo que muchas veces se agradece más el tebeo "tonto". es un efecto Frescor del Caribe. De hecho, yo en plan cotidiano entro primero a leerme el Ultimates, o el Daredevil de Brubaker (que por cierto me está gustando) y tengo en la recámara un Ascensión del Gran Mal (que caerá, claro, pero...lo que dices tú... antes me lanzo a ver cómo le va al ciego de los cuernitos, lo que no implica que no considere muy superior la obra de David B).
Bueno, ahora ando con Sfar, que es el cruce de los dos mundos: hondo, de concepto radicalmente artie, y divertidísimo (cómo se devoran sus tebeos!!! ea, todos firmes y a gritar ¡Viva Sfar!!!)

Anónimo dijo...

Podríamos discutir largo y tendido sobre la genialidad de Auster.

THALCAVE dijo...

"Podríamos discutir largo y tendido sobre la genialidad de Auster"

Pues dale porque a mí el Auster sí me gusta mucho.

el tio berni dijo...

"Podríamos discutir largo y tendido sobre la genialidad de Auster."

Cierto, sin perspectiva histórica siempre es arriesgado hablar de genios. Cámbialo por Faulkner si lo prefieres.

Bipolar dijo...

Yo ya que andaba por aqui, pues....

....www.theweirdworldof.com

mota dijo...

"Yo también creo que muchas veces se agradece más el tebeo "tonto". es un efecto Frescor del Caribe"

El problema es, creo, que al cómic le sobra tontería, demasiado mediatizado por los géneros, demasiado deudor de la literatura popular o "populachera" y vá siendo hora de que empiece a crecer de una vez, a buscar otros lectores y otras sensibilidades distintas a las de los incondicionales.

Señor Punch dijo...

bueno, mota. Quizá son/somos los lectores los que haceos el tonto, rindiéndonos a tanta tontería. Cuando a uno le pica el gusanillo del frikismo con un crossover que sabe, casi de antemano, que le va a aportar muy poco, ¿quién tiene la culpa, la editorial que te vende el caramelo o tú que lo comoes, el todo a cien chino, o todos los que entran y compran? Y conste que me incluyo, en el grupo. HAy cosas que he comprado sólo porque sale X personaje, y tal :P
Supongo que en el punto medio está la virtud :)

mota dijo...

Así es como funciona, sr. Punch. Es un mecanismo de retroalimentación, una rueda en la que, creo, nos incluimos el noventa por ciento de los lectores de cómics y no es que esté mal, es que falta mucho, mucho más que el sano frikismo para que el cómic despegue de una vez y se haga definitivamente adulto.

Alfonso dijo...

Buf, la historia esta de Baudoin la habéis escogido a mala leche, que cosa más fea, ridícula, pretenciosa y falta de sentido del humor. Es el típico tebeo que dejas a alguien con unas cuantas lecturas a sus espaldas y te responde: "bueno, para ser de un adolescente no está mal".

Para acabar de liarla sólo quería decir que si esto es el tebeo adulto que viene y que se va a poner de moda ya sé porqué cada vez compro menos tebeos. Es que entro en un badulaque del ramo y se me cae el alma a los pies, que si la historia de maduración y compromiso con su novia de un señor francés, la de otro y los conflictos con su padre, otro la tremebunda historia de un huérfano de madre. Los tebeos "adultos" ya parecen Estrenos TV, conmigo que no cuenten y que nos coja Goscinny confesaos.

Y que me prefiera el tebeo de género al costumbrismo llorón (con excepciones) no quiere decir que me trague cualquier basura, si algo me gusta de algunos autores de la nueva BD es que no le hacen ascos a los géneros para contar "adulteces" en la línea del tebeo francobelga de toda la vida, de aquellos para edades entre los 0 y los 99 años.

JCP dijo...

exacto, eso último que describes es Sfar, y Blain. TE recomiendo también Blutch,aunque sus cosas son más "de autor" y menos "de género".

¿La historieta de Baudoin en concreto? Pues sí, a mí también me parece sonrojante, es algo así como La Voluptuosidad de Blutch pero en malo. Tampoco es demasiado diferente a otras historietas que he leído de Baudoin.

mota dijo...

Veamos, parece que no me explico bien. En este país, antes de que apareciesen Carlos Giménez y sus niños de Paracuellos, había tebeos excelentes. Los cuadernillos de aventuras de los años 50 y 60 no estaban mal y conformaban una industria que funcionaba perfectamente. Pero lo que hace Giménez es radicalmente distinto a todo lo anterior, utiliza el cómic para acercarse a temas que hasta entonces la historieta en nuestro país ignoraba sistemáticamente. La necesidad que se dá en este autor (que se nutre básicamente de la literatura)es la necesidad por la que pugnaba el medio, al menos en este país nuestro donde la historieta funcionaba meramente como un medio de evasión. Ya lo dijo el propio Giménez en alguna ocasión, que el dibujante es un escritor que dibuja. A mí personalmente me satisfacen mucho los géneros pero preferiría no tener que acudir a la literatura para meditar sobre temas más profundos.

Anónimo dijo...

" De hecho, yo en plan cotidiano entro primero a leerme el Ultimates, o el Daredevil de Brubaker (que por cierto me está gustando) y tengo en la recámara un Ascensión del Gran Mal (que caerá, claro, pero...lo que dices tú... antes me lanzo a ver cómo le va al ciego de los cuernitos, lo que no implica que no considere muy superior la obra de David B)."

Ya y a David B se lo deja para el "plan intelectual", por eso su obra es superior al Daredevil, porque se la relega para no se sabe cuando...¡Ole!!!