miércoles, marzo 21, 2007

LO MATÉ PORQUE ERA MÍO


Como anoche leí este tebeo autobiográfico y hay debate al respecto en Entrecomics, escribo unas líneas sobre mis impresiones.

La vida de Olivier Ka parece desarrollarse de forma normal y, en efecto, no parece haber sido destrozada por una breve pero escabrosa experiencia que tuvo el autor durante su infancia. Y eso es lo que vamos viendo en la historia, en el final de su infancia, en su adolescencia y en su edad adulta: que no ha sido marcado por la experiencia. El sosias de Olivier Ka encuentra trabajo, pareja, tiene una hija.... Hasta que de repente el autor, de golpe y porrazo, nos explica a la altura de la página 81 en los textos que NO, que tiene 35 años y que no se encuentra bien. Que un crío es como la plastilina (página 94) y que se quedan marcados los dedos, etc. Esto, dicho así y explicado a las bravas, de repente, sin que el lector haya visto antes nada que le indique que ha sido así. Aquí hay algo raro, me dio la sensación, algo que el autor no te está contando. A partir de ahí, se aplica a, como suele decirse, exorcizar sus demonios interiores, y eso es lo que nos cuenta en la parte final de este álbum, 112 páginas en total.


Sí me pareció que hay demasiados cambios de estilo gráfico en el trabajo de Alfred, el dibujante, y demasiado efectistas para un tipo de historia así, o mejor dicho, para el tratamiento sobrio que pretende dársele. Un poco de Larcenet por aquí, otro poco de alegoría gráfica a lo David B. por allá, ahora un poquito de informalismo gráfico a lo Dupuy-Berberian de DIARIO DE UN ÁLBUM, luego secuencias construidas con fotos "en plan El Fotógrafo" (por supuesto, no es como en EL FOTÓGRAFO) donde no se ha reflexionado demasiado sobre si el efecto buscado es el conseguido, ahora fotocopias quemadas... toda la batería. El conjunto, formalmente hablando, me pareció un poco amorfo. Incluso gratuito. El guión "visible" de Olivier Ka es superior al dibujo de Alfred, creo, pero aún así me dio la sensación de que el tema les superaba a ambos autores. Mucho plato para estos cocineros, quizás. El tono, en efecto, no es autocompasivo a simple vista, pero... en el fondo sí lo es. Aunque sea de una manera oblicua y retorcida, no tan directa ni evidente como en un Manu Larcenet o un Craig Thompson.

Aun así, creo que el tebeo gustará, y que tiene aspectos atractivos. También tiene de cara el tema que trata en sí mismo, que ya como reto es interesante, siquiera para ver cómo no hay que resolver determinados problemas narrativos (difíciles de resolver, desde luego) a la hora de abordar temas serios como éste. Por lo demás, POR QUÉ HE MATADO A PIERRE (Ponent Mon) es el nuevo ejemplo para 2007 del cómic que quiere ser adulto y que va dando palos de ciego porque aún no sabe bien cómo serlo. Lo cual tampoco es malo de por sí, porque, cuando menos, hay una búsqueda.

8 comentarios:

Señor Punch dijo...

es curiosa la manera de trabajar que tienen nuestras cabezas: un tebeo que me había pasado totalmente desapercibido (vamos, que me saltaba los posts dedicados a él) por obra y gracia de la polémica (en un sentido muy sosegado del término, claro) comienza a despertar interés. Habrá que ojearlo :)
(off topic: me acabo de leer otro de esos tebeos consenso, La Perdida, y me parece muy muy flojito)

Anónimo dijo...

Muchas novedades con presunta calidad que luego no se cumple,y si todo vale igual y todo es un " comic muy recomendable" o "de obligada lectura" lo único que pierde son las novedades realmente reseñables que pasan en un segundo plano.

Mr. Onomatopeya dijo...

Un tema tan interesante y con potencial se podría haber exprimido más. Tengo entendido de que se trata de una opera prima quizás por ello les superó.

Las temáticas adultas no son el único ingrediente del cómic adulto, el "cómo" es más importante. En ello estamos. Como dice Pepo, parece que por lo menos andamos el camino

tirafrutas dijo...

Completamente de acuerdo, Pepo. Un cómic que pretende ser maduro pero que se pierde en la forma.

Señor Punch dijo...

mr. onomatopeya, estoy de acuerdo: el tema es importante en tanto que primer anzuelo. Durante años acusé (pa mis adentros, al menos, que no había antes foros como hoy) a la historieta de necesitar desacomplejarse y abordar temas adultos. Max, lo dije en otra ocasión, acusó a los tebeos (hace más de 10 años, ojo) de que ya no se encontraban tebeos para gente adulta, temas para gente de cuarenta y pico. Ya no. Eso hay que celebrarlo porque es bueno para las viñetas.
Pero que las ramas no dejen ver el bosque tampoco: prefiero un tebeo para chavales excelentemente realizado a una aproximación patosa a las dudas morales de un hombre que enfrenta la muerte de su hijo en carretera, por adulto que suene a priori.

mota dijo...

Sr. Punch, leyendo lo que dice de LA PERDIDA llego a la conclusión de que una misma obra no afecta igual a todas la sensibilidades. A mi me resultó soberbia.
Saludos Pepo por la inminente aparición de EL VECINO 2.

JCP dijo...

gracias!

Señor Punch dijo...

"una misma obra no afecta igual a todas la sensibilidades"sin duda, mota.
Y eso es genial, y el principio del juego, del debate. Si no se personaliza, yo aplaudo toda discrepancia, ya se sabe,porque siempre se saca provecho de ella.