martes, junio 12, 2007

DIARIOS DE LAS ESTRELLAS

Tenía una vaga dirección, y decidí rápidamente que me divertiría desviando todos los clichés de género, la glorificación de un espíritu viril y guerrero, el misticismo de cocina y el exceso de efectos técnicos y visuales. Decidí no hacer ninguna búsqueda. De esta manera, cada vez que necesitaba una nave o un decorado, me basaba en lo que tenía en mi taller: lámparas, ceniceros, postales de brasil… Qué sé yo.

En algunos pasajes, me recordaba al genial Stanislaw Lem… ¿leyó autores de ciencia ficción que le sirvieran de inspiración o le gusta este género literario?

No verdaderamente. Generalmente la literatura de ciencia ficción me aburre. Mi cultura en la materia se limita al cine. Me he remontado a mis recuerdos de adolescencia, los de Star Wars, 2001, Blade Runner, etc...Y estaba también la fantástica Métal Hurlant (publicación gala sobre ciencia ficción), Moebius, Corben, Bilal. (...) Las influencias reales vienen de películas rusas que he descubierto tardíamente, como las películas de Tarkovski (Solaris, Stalker, o incluso El espejo), y una película maravillosa de Pavel Klushantsev, Planeta Bur, de cuyas imágenes me he servido a lo largo de los cuatro álbumes.

(...) Además de su preocupación por las relaciones humanas, ¿qué otros nexos atan de alguna manera estas dos obras, Píldoras azules y Lupus?

Se trata de dos libros improvisados, sin guión. Para Píldoras azules, tenía una base, mi vida, dentro de la cual he hecho elecciones selectivas. En Lupus, no tenía ninguna base, pero sabía que al construir un relato más largo, que se extendiera entre tres o cuatro años, tendría el tiempo suficiente para que entrasen en sus páginas elementos de mi vida personal que me sirvieran para la dramaturgia. Así, la llegada del embarazo de Sanaa no llegó sino porque mi compañera se quedó embarazada en esa época. No es una autobiografía, es otra forma de experiencia, mucho más arriesgada y contenida a la vez, porque sé que puedo retomar mi libertad en cualquier instante.
-----------
Frederik Peeters, entrevistado en ClubCultura, el portal de FNAC.

(gracias, Sengitron)


5 comentarios:

Sengitron dijo...

Ey! De nada, un placer.
Fijate que en la 2ª le preguntan por Lem y aunque cita referencias muy interesantes, se nota que no le conoce, vamos que conoce la peli de Solaris pero no el libro (al menos es mi impresión)... Muy mal Fred! ;)

vm dijo...

Si dice que le aburre la literatura de ciencia-ficción y despues se le ve que bebe los vientos por Tarkowsky, entoces, una de dos: o no ha leído nada de ciencia-ficción o tiene un concepto del aburrimiento muy peculiar.

Juanan dijo...

Como él mismo dice, sus referencias sobre la ciencia ficción son cinematográficas, no literarias, y por lo que se desprende de la entrevista, tiene una visión del subgénero limitada a los estereotipos más comunes. Vamos , como la mayoría de la gente.
¡Ah!, el mal hecho por Star Trekk y compañía.

el tio berni dijo...

"En Lupus, no tenía ninguna base, pero sabía que al construir un relato más largo, que se extendiera entre tres o cuatro años, tendría el tiempo suficiente para que entrasen en sus páginas elementos de mi vida personal que me sirvieran para la dramaturgia."

A mí esto me parece muy fuerte... Una cosa es liarte la manta a la cabeza y hacer El Garaje Hermético, y otra muy distinta esta falta de imaginación/recursos que hace que uno necesite que las cosas le sucendan a uno mismo para poder dramatizarlas. En fin, esto explica bastante bien el por qué Lupus me pareció un fiasco total.

santibilbo dijo...

Yo no he leído nada de este tío y aunque me gusta pelear con mis propios prejuicios,a veces un párrafo basta para considerar a alguien un memo de consideración y a la vez un hombre sin curiosidad y con pretensiones de verosimilitud