jueves, noviembre 30, 2006

HAW!, RETIRADO DE LA VENTA EN ALGUNAS TIENDAS

Un conocido supermercado cultural y otras muchas tiendas han decidido convertirse e guardianes de la moral Española y no dejar decidir a sus clientes si quieren o no comprar HAW! Evidentemente, cuando decidimos que íbamos a publicar este tebeo de Ivan Brunetti imaginábamos que ibamos a tener algún problema con la gente. Es un contenido dificil de digerir, con chistes de muy mal gusto (Que nunca se han querido ocultar) y que no tiene por qué gustarle a todo el mundo. Y sobre todo, en ningún momento hace APOLOGÍA. Pero nunca imaginamos que llegariamos a estos extremos.
(...)
------
Ricardo Mena, sobre la retirada de HAW! de Iván Brunetti (Dolmen) de las estanterías de algunas tiendas. A continuación, Ricardo vuelve a escribir debido a la respuesta de una de esas (grandes) tiendas. Parece que, para según qué cosas, los tebeos siguen siendo diferentes al resto de productos culturales.

10 comentarios:

david lafuente dijo...

Yo me apunto a la censura si retiran el programa de Ana Rosa Quintana y a ella misma. Y el Tomate.

Anónimo dijo...

El poder de la imagen. Las descripciones altamente ofensivas en un libro pasan más desapercibidas, se ocultan en el tejido del texto, y éste a su vez entre otros muchos, centenares de libros -Houellebecq se encuentra en cualquier super, o Irvine Welsh, incluso Bukowsky, si exceptuamos un título tan brutal como 'La máquina de follar'-. Las imágenes no. Saltan a la vista en el mero ojeo. Y esto que a veces es una ventaja, en otras está claro que se convierte en un inconveniente.

Un saludo.

J Calduch dijo...

De acuerdo con Javi. Un libro con contenido delicado hay que leerlo, una película hay que llevársela y visionarla con el aparato. Un tebeo con imágenes delicadas, si no está retractilado, basta con abrirlo para que su contenido llegue al que lo esté viendo, es la grandeza de la imagen. Desde el punto de vista del supermercado cultural, es un caso similar a cuando venden narrativa erótica y no revistas pornográficas. Aunque se quedara sin este canal de difusión, he visto que está llegando a las librerías, al menos a las de mi ciudad (una de las cuales, por ejemplo, tenía en su día los ejemplares de la Espinaca de Yukiko tras el mostrador, para que "los chavales no lo estuvieran ojeando todo el día", por ejemplo, recordemos además que "los tebeos son para niños")

Anónimo dijo...

la FNAC CENSURA
la FNAC CENSURA
la FNAC CENSURA
la FNAC CENSURA

Difundid el mensaje

PapáCairo dijo...

Yo diría que la FNAC es soberana y vende lo que le da la gana.

Anónimo dijo...

Ya, pero dice muy poquito y todo feo de ella


CENSURA

Javi dijo...

Censura es cuando la aplica el estado. Una empresa privada puede vender lo que le salga de las pelotas. Otra cosa es que sea una gilipollez, pero yo no creo que se peuda hablar de censura.

JCP dijo...

en todo caso es publicidad gratuita. ;-)

pedro dijo...

Más que la censura en si, lo que es lamentable de sitios como FNAC no es lo que nos impiden leer si no lo que nos hacen leer.

La forma en que deciden cual va a ser el superventas del mes en música, libros o lo que sea es una basura.

Anónimo dijo...

Yo opino lo mismo que vosotros, pero también quiero haceros pensar que si alguien sufrió terribles abusos siendo un niño, su familia fué asesinada y hubo heces de por medio, puede sentirse mal por la lectura del comic