lunes, noviembre 20, 2006

CON PALABRAS

Llegué a mi forma de “trabajar” como una manera de aproximación visual a lo que sentía que era el tono de la ficción en prosa frente al tono que uno debería usar para escribir biografía; nunca haría una historia biográfica usando deliberadamente la forma de dibujo sintético que uso para escribir ficción. Trato de usar las reglas de la tipografía para dominar la forma en que “dibujo”, lo que me mantiene a una sensible distancia de la historia, además de ser un análogo visual de la forma en que recordamos y conceptualizamos el mundo. Conseguí este método de trabajo aprendiendo de y mirando a artistas que admiraba y de los cuales pensaba que se habían acercado más a lo que me parecía ser la “esencia” de los cómics, que es fundamentalmente el raro proceso de leer dibujos, no sólo mirarlos. Veo las líneas negras de los dibujos como aproximaciones visuales al modo en que recordamos ideas generales, y trato de usar un color naturalista bajo ellas para sugerir simultáneamente una experiencia perceptiva, que creo que es más o menos el modo en que realmente experimentamos el mundo como adultos; en realidad ya no “vemos” a partir de una cierta edad, empleamos nuestro tiempo en nombrar y categorizar e identificar y decidir cómo encajan todas las cosas.
________

Chris Ware, traducido por Entrecomics.

1 comentario:

vm dijo...

Que curioso que algunos de los historietistas más brillantes y vanguardistas de los últimos años (como poco), confiesen su admiración por Hergè y la influencia que les ha proporcionado.

Sería interesante rescatar los textos de los Gubern y Javier Coma sobre Tintin.

Al final, el tiempo, pone a cada uno en su sitio.