viernes, noviembre 10, 2006

GUIÓN Vs. DIBUJO

Trabajo cinco días a la semana, de lunes a viernes desde las 7:30 de la mañana hasta las 3:00 de la tarde, con pequeños descansos. El proceso comienza con la escritura en cafeterías por toda la ciudad, que es más como hacer storyboards que escribir en el sentido habitual; para cada página del cómic, hago un pequeño croquis para decidir la división de las viñetas y la situación de los elementos visuales (personajes, bocadillos, etc.) dentro de ellas, escribiendo el diálogo al lado. Trato de hacer cómics que integren palabras y dibujos perfectamente, así que necesito ver como encaja el diálogo en el diseño de la página. Además, dado que una unidad formal importante del medio es la página, y el pasar la página es un mecanismo que crea un ritmo, necesito considerar cuidadosamente lo que viene antes y después de cada cambio de página. Esta consideración de la página como medida narrativa, junto con el movimiento sostenido de izquierda a derecha a través de una historia dada, es algo que aprendí estudiando a Hergé. Trabajando a partir de, y siendo muy fiel a ese guión en forma de croquis, luego paso al dibujo a lápiz y después a entintar las páginas completas.

________

Jason Lutes, traducido por Entrecomics. Es curioso, y no casualidad, que la mayor parte de autores de cómic escriban sus guiones de este modo. Es decir, no de un modo literario tradicional, escribiendo directamente un guión técnico, sino mediante un croquis o storyboard de la página donde van desglosando en viñetas lo que quieren narrar, introduciendo en ese momento, aunque sea de manera preliminar y no definitiva, el número de viñetas, las acciones en cada una de ellas y los diálogos incluidos en las mismas.

Esto me lleva a pensar, por otro lado, sobre la diferencia entre guionistas de cómic a los que se les "nota" el guión, porque siempre se percibe una especie de separación entre el plano del guión y el plano del dibujo (Oesterheld, Moore, Hernández Cava), y los autores que consiguen una integración total entre guión y dibujo (Eisner, Tezuka, Blutch), incluso cuando trabajan como guionistas para otros dibujantes (Kurtzman, Miller, Sfar). Quizás, como dijo Paul Auster, lo ideal en el cómic es que sea una sola persona la que escriba y dibuje. O, en todo caso, que el guionista, aunque no dibuje, sepa pensar como dibujante de cómic, de manera que le deje a éste un amplio espacio mental y se evite así esa separación entre los dos lenguajes, el literario y el gráfico.

4 comentarios:

Señor Punch dijo...

En este sentido... ¿Y cómo os lo curráis Santiago García y tú en El Vecino, a groso modo?

gen dijo...

yo creía haber leido en algun sitio que Moore presentaba los guiones con las viñetas ya planteadas (aunque decía que dejaba a los dibujantes, de su confianza supongo, cambiarlas).

JCP dijo...

Santiago ha ido eliminando, cada vez más, indicaciones sobre el dibujo. Él empieza escribiendo el guión igual que explica Lutes, con un croquis de página donde desglosa viñetas para narrar la acción y va escribiendo los diálogos en ellas. Pero es que la mayor parte de gente que conozco escribe sus cómics así. Luego pasa a limpio en el ordenador un guión técnico donde escribe el número de viñetas por página, y en cada viñeta, los diálogos y, cuando procede, alguna descripción somera de la acción o del lugar donde ésta transcurre. Pero no sugiere ni tipo de plano, encuadre, etc. salvo algún caso puntual. Ya hace tiempo que prefiere no hacerlo precisamente para eso, para facilitar la "escritura" del dibujante.

Moore, que yo sepa, da descripciones agotadoras de cada viñeta (por supuesto, desglosa las viñetas, Gen), indicando a tipo de plano, encuadre, y todo lo que debe verse dentro de la viñeta con descripciones minuciosas. Las viñetas abocetadas que se ven en el pdf que he enlazado, eso sí, son de Gibbons.

Thalcave dijo...

No hay ningún quizá: lo ideal en comic es que sea un solo autor el que haga el guión y el dibujo.

El problema es que no hay mucha gente que tenga algo interesante que contar. Que se junte en un mismo personaje la capacidad de dibujar comics (y encima en los casos que comentas, esta capacidad es sobresaliente) con la capacidad de contar historias entretenidas es extremadamente raro.
Prescindir de los guionistas sería perder demasiadas buenas historias.
Eso sin contar con las excelentes simbiosis guionista-dibujante que se han producido (Christin-Mezieres, Moench-Gulacy, Trillo-Altuna, Lee-kirby), y que han permitido, a veces, que el dibujante haya alcanzado todo su potencial gracias a la colaboración con un guionista.

Es cierto que Moore es muy rígido en la planificación de página, pero también es cierto que el Barbas sabe un montón de cómic y de su lenguaje. Lo que a mucha gente parece no gustarle de Moore es que dibuje quién dibuje siempre parece un comic de Moore, pero eso también se puede aplicar a Miller (dibuje él o no) o a Kubrick o a Woody allen y no es algo que tenga que ser necesariamente malo.