sábado, noviembre 03, 2007

AIRES EUROPEOS EN EL CÓMIC JAPONÉS


"¿Qué es eso?", responden las lolitas y los devotos de Osamu Tekuza cuando se les pregunta si leen nouvelle manga. El pasmo de los otakus (aficionados a los tebeos japoneses) más puristas no es raro, porque esta corriente da la espalda a los gustos comerciales del género. Prescinde del adolescente como público. Los popes de la nouvelle manga son Frédéric Boilet y Aurélia Aurita. Ambos comparten tantas cosas, que hasta son pareja. El lector de Aurita lo sabe bien. En Fresa y chocolate, la autora exhibe sin tapujos sus juegos sexuales con Boilet. El título de la obra, de la que ya han aparecido dos entregas, tiene unas connotaciones íntimamente escatológicas no aptas para recatados.
(...)
--------
Israel Punzano, en El País. Sigue leyendo

4 comentarios:

molina dijo...

He leido poquísimo del Frederic Boillet, pero contando que, desde un principio, ya cuenta con mi antipatia (la gente que folla mucho y te lo restriega por la cara me inspiran mala leche), ¿no os parece que usa el truco más penoso-virtuoso del mundo: dibujar encima de las fotos?

pepo dijo...

Boilet es un coñazo, sí, no hay cuidado en decirlo. FRESA Y CHOCOLATE de A. Aurita, en cambio, tenía su gracia, al menos a mí me gustó.

Victor Santos dijo...

A mí la verdad es que el rollo Nouvelle Manga me parece poco más que una patochada. De entrada plantear una especie de "manga intelectual" (yo lo llamaría "manga para guays") ya es algo absurdo en un género que cuenta con talentos como el propio Taniguchi (al que se menciona en el artículo), Maruo, Junji Ito, Urusawa o el propio Tezuka... No sé, no me mola ese rollo de que nos vayan a salvar de Dragon Ball, Naruto o el Shonen de moda del momento que es el manga para adolescente por autonomasia (que por cierto, también me gustan)y que es una pequeñísima parte de la producción nipona (bueno, no os cuento nada nuevo)

Luego que lo de equipararse a la "Nouvelle Vague" ya hace que me caigan gordos, pero eso ya es puramente subjetivo.
La cosa es que yo me leí el de Yukiko y este último, además de los dos de fresa y chocolate, y en palabras de un amigo mío que lo sintetizó mejor que yo "Hacen que hasta follar resulte pedante". Creo que confunden el género cotidiano con lo intranscendente, o directamente que me importa tres cojones como Boilet se folla a su señora (dime de lo que presumes...)

Anónimo dijo...

A mí Barrio Lejano me gustó... otras historias cortas de Taniguchi me parecieron un poco más coñazo.