jueves, noviembre 29, 2007

A MI MANERA.

Una noche con Frank podía durar hasta las cuatro o cinco de la madrugada, momento en que o bien se ponía a lloriquear (se iba solo a escuchar una grabación de Kennedy dándole las gracias en la noche de la investidura) o empezaba una pelea (arremetiendo contra quien fuera). "Frank se puede poner tan furioso que acaba recurriendo a la violencia de verdad -dijo Lawford-. En una fiesta en Palm Beach, se cabreó tanto con una pobre chica que la lanzó a través de una ventana de cristal. La chica estuvo a punto de perder el brazo. Frank luego compró su silencio y el asunto se tapó, pero recuerdo que Judy Garland y yo temblamos de miedo".

(...) Al volver de su gira benéfica por Europa, el 30 de junio de 1962, Frank tuvo un altercado con el ayudante del sheriff Richard Anderson, quien advirtió al cantante que se mantuviera alejado de su mujer, una camarera del Cal-Neva, el casino de Frank. Cuando Anderson regresó al día siguiente, Frank intentó echarle. Anderson le pegó un puñetazo tan fuerte en la cara que Sinatra no pudo actuar durante una semana. El 17 de julio, un misterioso vehículo granate echó a Anderson y a su mujer de la autopista 28, y su coche se estrelló contra un árbol. Anderson murió al instante. Nunca se encontró al culpable.

(...) Cuando el humorista Jackie Mason empezó a hacer bromas sobre la boda de Sinatra con Mia Farrow, recibió amenazas telefónicas y alguien disparó a través de la puerta de su habitación de hotel en Las Vegas. Una noche en Miami, Mason bromeó en el escenario: "No sé quién me intentó disparar... Sólo oí que alguien cantaba 'doobie, doobie do'". El 13 de febrero de 1967, en un edificio de apartamentos de Miami, un hombre abrió la puerta de Mason y le pegó un golpe en la cara con un puño americano. Le rompió la nariz y le aplastó el pómulo. Mason dejó de hacer bromas sobre Sinatra.

(...) Sinatra pensó en retirarse, pero primero tenía que poner en orden algunas cosas. Su generosidad era legendaria. Su gira mundial de 1962 había recaudado 1,2 millones de dólares que cedió a organizaciones de caridad infantil, donó más de 800.000 dólares a un hospital de Palm Springs, le dio a Buddy Rich el dinero suficiente para montar su propia banda... Pero lo que llenaba páginas era su lado oscuro.

-----
Fred Dellar, en un artículo para Mojo sobre Frank Sinatra publicado en castellano en la revista Rockdelux, traducción de Ferran Llauradó.

3 comentarios:

vm dijo...

Yo tuve amistad con una persona que llegó a tratar con Sinatra y Ava Gardner en los cincuenta.

Lo que más recordaba era la belleza de la Gardner ("espectacular", decía), que parecían una pareja encantadora y los litros de alcohol que podían beber.

Pero lo cierto es que, Frankie, había venido a España a cascar al Dominguín (el torero) por nosequé de unos cuernos.

Doctor Cataplasma dijo...

La mafia contra una albaceteña, no hay color.

vm dijo...

Por cierto que a George C. Scott le mandó un par de matones, cuando se enteró de las palizas que le daba a Ava.

Woody Allen libró porque Mia Farrow declinó la "ayuda".