miércoles, noviembre 21, 2007

EL CALLEJÓN DE LA GASOLINA


El cómic como medio de masas nace a principios del siglo XX en los periódicos de Estados Unidos. Tal es su éxito que muchos periódicos compiten por los autores de más éxito para atraer a un mayor público hacia sus páginas, y algunos de ellos son tratados como auténticas estrellas. El país está lleno de emigrantes que apenas si chapurrean el inglés y que encuentran en las tiras de prensa una lectura sencilla que además les sirve para perfeccionar su dominio del idioma. El magnate de los medios de comunicación William Randolph Hearst (inmortalizado por Orson Welles en la figura del ciudadano Kane) es gran aficionado a las tiras cómicas y, consciente de su capacidad para aumentar las ventas, las potencia en sus periódicos sensacionalistas, compitiendo en fichar a las figuras del cómic de la época (Outcalt, por ejemplo) con el otro gran magnate de los medios de información, Joseph Pulitzer.
(...)
-----
Alberto García, el tio berni, en un extenso texto sobre GASOLINE ALLEY, de Frank King. Sigue leyendo