lunes, agosto 20, 2007

LA PISTA CHINA


Especialistas en cómics consideran Tintín en el Tíbet y El Loto Azul como las obras más destacadas de Georges Remi, más conocido por su seudónimo, Hergé, el dibujante belga, nacido hace 100 años en Bruselas, que a lo largo de varias décadas ha encandilado a millones de lectores de todo el mundo con las aventuras de un muchacho con bombachos y pelo encrespado. Para realizar las dos obras que tienen China como escenario, Hergé contó con la ayuda inestimable del escultor Tchang Chong-chen.

En Shanghai soplaban vientos de asfixia intelectual. Hacía una década que el Gran Timonel, Mao Zedong, había decretado la Revolución Cultural, y enviado a los artistas a los sembrados a repicar arroz, para no privarles de las vivencias propias del proletariado. El escultor Tchang Chong-chen, formado en Bélgica y en Francia en los años treinta, fue uno de esos agraciados.
(...)
----------------
Ana Carbajosa, en El País. Sigue leyendo

1 comentario:

Fando Fandez dijo...

Me ha resultado muy interesante el artículo. De hecho no sabía nada de la influencia de ese escultor en Hergé.

Pero lo que me ha resultado más interesante es ver como una persona llena de prejuicios eurocentricos como era Hergé se dio cuenta de que las cosas no son como normalmente creemos.


De todas maneras a Hergé le quedó un tufo paternalista bastante considerable. Todavía me sublebo cuando veo lo tontos que son los "pobres negritos" de Stoq de Coque.