martes, diciembre 25, 2007

ARREPENTIMIENTOS EN BUDAPEST. 1

VACACIONES EN BUDAPEST es para quien firma uno de los mejores álbumes de la serie LAS AVENTURAS DE FREDDY LOMBARD, ahora editado en España en el segundo volumen de las obras completas de Yves Chaland. Con guión de Yann Lepennetier e Yves Chaland, dibujos de Chaland y color de Isabelle Beaumenay-Joannet, el álbum fue publicado originalmente en Francia en 1988. Ambientado en 1956, llevaba a los personajes habituales de la serie, Freddy Lombard, Dina y Sweep, a la Hungría invadida por los soviéticos.


Cuando empecé a trabajar en "Vacaciones en Budapest", partía del hecho de que los cómics de los años cincuenta, tipo Spirou, Tintín, etc., no habían hecho ninguna alusión al drama de Budapest, al aplastamiento de la insurrección por parte de los tanques soviéticos, aunque Hungría está aquí al lado, a unos 400 kms. de casa. Se supone que el cómic es un arte que trata asuntos de su época, sin embargo nunca había hablado de aquello. Era un tema ideal. Podía reinterpretar el cómic de los años cincuenta, y decirme que era el álbum que debería haber existido en la época. (Chaland, en Sapristi!, 1990)

Creo que Chaland (1957-1990) y su equipo lo consiguieron totalmente. Mi definición mental del álbum, mientras lo releía ayer, fue algo así como "esto es un Tintín para adultos". Quiero decir, cuando digo que "es un Tintín", que VACACIONES EN BUDAPEST no es posmoderno como lo puede ser el álbum bandera de la serie, EL COMETA DE CARTAGO, sino que por el contrario pretende ser muy clásico y se toma "muy en serio" y con convicción, sin ironías ni distanciamientos autoconscientes, las claves narrativas y estilísticas del modelo de aventuras de Hergé. La principal diferencia es que a la hora de exponer los conflictos históricos que aborda lo hace de una manera más cruda y realista, y además sin cambiar los nombres reales. Esto no es Sildavia, por ejemplo, sino Hungría; Stalin es Stalin, y es el tirano cruel al que sus propios hombres temían como un monstruo mítico, etc. En cuanto a la realización técnica, la obra es de una elegancia y sofisticación formal realmente llamativas. La historia está contada con una gran síntesis, un pim pam pum con abundancia de elipsis, viñetas mudas e información histórica muy bien dosificada y dramatizada en los diálogos -no como en otros casos donde se abordan hechos históricos en el cómic-, y, por supuesto (modelo Tintín), con secuencias humorísticas elegidas en los momentos más apropiados para el ritmo global de la historia... Finalmente, por destacar algunas páginas en concreto, creo que las tres últimas son propias de una obra maestra o algo que se le parece mucho. También creo que el tiempo, a diferencia de lo que sucede en otros productos de los ochenta -incluyendo algunos del propio Chaland-, ha pasado muy bien por este álbum que bien podría figurar ya en la categoría de clásicos.

Una vez soltada la perorata, propongo un hilo de debate para los comentarios. Se trata de intentar analizar cuáles eran las intenciones de Chaland en sucesivos arrepentimientos de páginas enteras de VACACIONES EN BUDAPEST, que abandonaba a medio acabar, para empezar a redibujar con numerosos cambios, principalmente en la planificación. Algunos de esos arrepentimientos vienen incluidos entre los abundantes extras del CHALAND 2. Abajo a la izquierda, la primera versión de la página 15 de VACACIONES EN BUDAPEST, descartada en favor de la página definitiva, a la derecha. Pincha para ampliar.

5 comentarios:

Jose Manuel dijo...

Perdona que me salga por la tangente de buenas a primeras. Yo también he aprovechado el fin de semana para leerme este segundo volumen de Chaland. Con "El Cometa de Cártago" y "Vacaciones en Budapest" lo tengo muy claro: muy distintos, pero cada uno muy bueno en lo suyo. El que me tiene despistadisimo es "F-52", y estaba esperando un post de este tipo para que me lo expliquen.
Primero me parecía muy decepcionante en comparación con los dos anteriores, pero finalmente me ha dejado una sensación positiva por desconcertante. Raro, raro. Por partes:
- Los protagonistas de repente pierden el aire sofisticado, amargado y retorcido de las 2 historias precedentes.
- ¿De que van los malos? ¿Que son? ¿Que quieren? ¿Que toman? ¿Se pinchan?.
- Casi todos los personajes, en un momento u otro de la historia se vuelven muy desagradables. Nadie (excepto Dina quizá) despierta ninguna simpatia, ni los niños.
- Contrastando con lo anterior, muchisimos puntos de humor. (Ese espía comunista)
- ¿Y ese tercio final? Alucinante y alucinado.
- ¿Y ese avión?
- ¿Y esos colores?
- Como diría Pepo: En este album hay espionaje, alta tecnología, abusos a menores, chistes, intentos de violación, acusaciones de pederastia, asesinatos, ¿drogas?, más chistes...
En definitiva, es algo asi como un argumento muy ramplón al que el autor le saca toda la punta inimaginable para conseguir al menos una sensación muy acusada de extrañeza.
Un ultimo apunte, por sacarle un parecido posterior, el "David Boring" de Clowes, aunque este fuera más redondo.
¿Me lo explicais?.

mefisto dijo...

Es impresionante lo de este hombre, páginas acabadas que cualquiera daría por buenas y hacer esas modificaciones.
En algunas viñetas tiene sentido, como la dos, pues en el boceto no da la impresión de susto, sino más bien que se callera el personaje. El cambio de picar un poco la perspectiva y acercar las manos si me parece una mejoría efectiva. Igual que la viñeta de la copa, es como si quisiera experimentar y le da mayor sensación de agobio al personaje sentado con la distorsión del vaso.
Pero lo extraordinario son los cambios como los de la última viñeta de la página. Lo único que hace es girar el punto de vista, manteniendo la posición de todos los objetos en la misma zona ¡menudo portento en visión espacial! Ese cambio es díficil de entender pues es un cambio muy sutil pero en el que rehizo la viñeta completa.
La explicación lógica que se me ocurre es que este tío disfrutaba realmente dibujando, ¡todo un monstruo!

pepo dijo...

TEndría que releer f-52, pero sí lo recuerdo como bastante raro.

Sobre los arrepentimientos, y aparte de lo que apuntas sobre la viñeta dos y penúltima, mefisto, que estoy de acuerdo, y la simplificación de fondos en toda la página definitiva, creo que el cambio fundamental está en la última viñeta. Es la de más importancia dramática de toda la página, y creo que Chaland quiso acercar más el plano y bajar el punto de vista (respecto al ligero picado de la viñeta original) por varias razones: de ese modo da la sensación al lector de "estar entre los personajes", da cercanía emocional a la situación. Ese cambio determinó el cambio de la viñeta 4, que en la versión original era demasiado parecida a la última viñeta en la página definitiva. Por eso, muestra la mesa de comensales entera, para situarlos claramente -supongo que quería tenerlos bien situados para el golpe de efecto final-, pero a la vez los muestra de la manera más neutra y menos dramática posible, con esa vista frontal sin perspectiva.

Respecto a la penúltima viñeta, pues lo que tú apuntas, mefisto, en la versión definitiva quiso acercar más el plano al personaje nervioso (Lombos) y distorsionar su rostro a través del vino en el vaso. En la última viñeta de la versión definitiva, por cierto, toda la composición de los personajes más cercanos al lector y la derecha de la viñeta "señala" a Lombos al dejar todo ese espacio libre a su alrededor, y a la vez "oprime" y oculta al consejero soviético, cuyo gesto además lo dice todo. Por último, ese punto de vista permite mostrar a los guardias de un modo más brusco, dan mucho más la sensación de "irrumpir" que en la última viñeta original, donde con todo ese espacio a su alrededor parecían casi unos criados esperando para poder hablar.

PapaCairo dijo...

F-52 es pura maravilla...lo puse en mi lista

chesus dijo...

¡Cómo me gusta la obra de Chaland! ¿Os imaginais lo que podía haber hecho este hombre en estos 17 años si no hubiera desparecido? ¿hasta qué punto podía haber evolucionado su arte? (Porque este SÍ que era un Artista...)