martes, octubre 02, 2007

EL MALETÍN LITERARIO

Un jurado compuesto por trece personas ha seleccionado 49 obras literarias para repartir en Chile entre la familias de escasos recursos, durante un periodo entre el 2008 y 2010, según informa el periódico El Mercurio en su edición digital.
(...)
La lista incluye obras en español como Cien años de soledad de Gabriel García Márquez, La Casa de los espíritus, de Isabel Allende y la Antología de poesía y prosa de Gabriela Mistral. La lista no incluye a ningún autor español.

Entre los autores extranjeros, los beneficiarios del Maletin Literario podrán leer El Principito de Antoine de Saint Exupery, La metamorfosis u otros cuentos de Kafka, o comics de Tintín y otro de Asterix.

----------------

Sigue leyendo en El País (gracias, papácairo)

3 comentarios:

karaba dijo...

Cuantos cuentos, pero mogollón….el cuento me ha parecido siempre supercompleto para niños y adultos… y aquí están de los mejores…que gusto.

Ángel Bernier dijo...

En mi país, el maletín literario ha sido bastante cuestionado, y con algo de razón: sin una política clara y sistemática de fomentar la lectura, de poco va a servir una caja con 50 libros (a la gente, no a las editoriales participantes que sí harán un buen negocio).
Llama la atención los 3 cómics que el maletín canoniza como referentes: TIN TIN,ASTERIX y un clásico chileno MAMPATO Y OGÚ, que nació a fines de los 60 como respuesta editorial a Asterix (aventura+Historia+protagonista enano junto a un fortachón más grande, pero que, muy luego, esta historieta del niño viajero temporal cobró matices propios, transformándose en todo un referente para nuestra forma de contar historias gráficas. Sobre el Mampato en su edición original, ver: http://www.ergocomics.cl/sitio/index.php?idele=20031011203241

Marcelo Sánchez Ahumada dijo...

Por cierto si alguien me regalara una plancha, no significaría en absoluto un incremento sistemático de mis capacidades domésticas. Aun si , en un arrebato de inspiración artística, el generoso benefactor de la presentación personal decidiera regalarme una plancha a carbón por sus innumerables propiedades contra las arrugas y su increíble compromiso estético como artefacto de colección. Será probablemente este último el uso escogido por mí para tan particular regalo, es más, podría asegurarles que combinaría muy bien con espacios intrascendentes de mi hogar. Pues bien, es claro que el sólo hecho de recibir un generoso regalo no garantiza en absoluto su valoración más allá de la gratuidad con que se entrega.
Por el contrario un regalo impuesto puede ser signo de molestia y contrariedad para quien lo recibe ( si no me cree , regale a su señora un artefacto como el mencionado o algún otro utilitario gastronómico en su aniversario).
Es por lo anterior que el sentido común nos indicaría que un regalo ha de considerar no solo lo que creemos sea lo mejor para el otro sino sus intereses y por supuesto su predisposición a usarlo o valorarlo.
Esa lógica también nos indica que en lo posible dicha empatía se traduzca en un ejercicio directo o indirecto de libertad como manifestación de confianza y vínculo. Todo esto valga para tratar de entender los fundamentos o la falta de alguno de ellos en la legítima discusión en torno al maletín literario. Pensar que por el solo hecho de entregar un set de libros vamos a fomentar la lectura es subestimar las grandes necesidades en el aprendizaje y la transferencia cultural en sectores más deprivados. Por cierto que contribuye, pero en absoluto resuelve el problema de fondo que es motivar la lectura como herramienta de desarrollo personal e inserción laboral, mediante la adquisición de hábitos y competencias que proporcionen las capacidades para entender el entorno y fomentar el diálogo.
Otro elemento que requiere revisión es la configuración del maletín de manera dirigida y centralizada con el aporte de expertos. No se puede generalizar en realidades tan heterogéneas, conviene diagnosticar particularidades a nivel provincial o regional en especial para definir contenidos más cercanos al entorno inmediato del lector a fin de reforzarlo en su cotidianeidad .
Asimismo es discutible que el proceso de selección refuerce un solo tipo de enseñanza en circunstancias de la existencia de distintas modalidades.
Por último, es conveniente crear mecanismos de inserción curricular del maletín salvaguardando en lo sustantivo la libertad de elección a través de los consejos escolares.
Sin duda proporcionar recursos a la lectura es un gran avance que debe ser ampliamente estimado, pero es condición hacerlo con el mayor impacto y eficiencia de ellos.
El libro es fuente inagotable de riqueza intelectual pero también es piedra angular de nuestro desarrollo humano, escribimos porque sabemos que no estamos solos, porque hay alguien con quien queremos comunicarnos.