martes, octubre 02, 2007

DIBUJOS ANTE EL JUEZ

Uno ha visto tantas veces a Garzón y otras estrellas del veredicto español subiendo las escaleras de la Audiencia Nacional al encuentro de infractores de, digamos, gama alta, que cuando te citan allí por tu chiste no entiendes muy bien donde estará el error. Pero no lo hay, porque cuatro días más tarde ya estás subiendo las famosas escaleritas, y la Audiencia se te revela en todo su perímetro, a falta de esplendor. Supongo que hasta el decorador era funcionarial: hay cajas de cartón sobre los armarios, carteles de "Visite Palamós", notas sueltas a mano o a maquina del tipo "se ruega": se ruega que no toquéis aquí. En un sitio con tanto delincuente está bien avisar.

Nos hicieron esperar junto a las cajas de El Jueves secuestrados, para crear ambiente. Mi compañero pasó una hora declarando y luego llegó mi turno: despacho del juez del Olmo, epicentro de la visita. Del Olmo resultó ser un tipo amable y educado, detallista (detiene todo cuando digo que soy free-lance y, antes de dar la orden a la secretaria, pregunta: "ponemos colaborador, ¿verdad?"), cuyo único interés es saber el proceso exacto que lleva las portadas de El Jueves a la calle. El fiscal también se portó bien, no me señaló con el dedo, ni tan siquiera hubo bronca paternal. De hecho, no hubo ni anécdota: si soy sincero, he tenido renovaciones del DNI más apasionantes. Lo cual, vista la desproporción de todo el asunto, no deja de ser chocante.

-----------

Manel Fontdevila, hoy en Público, donde también se ha publicado la viñeta suya de abajo. La vista oral para el juicio de Manel y Guillermo por injurias a la Corona se celebra el día 13 de noviembre.



Actualización Manel ya tiene también blog en Público, junto a los demás autores que publican en el diario.

3 comentarios:

PAblo dijo...

La normalización del absurdo.
De todos modos, probablemente el celoso juez del Olmo y el señor fiscal nunca imaginaron que esos barros iban a traer estos lodos, es decir, que la monarquía como institución vuelva a ser objeto de debate, cosa que no pasaba desde hacía unas décadas y que a mí personalmente me parece cuanto menos saludable.

El Apuntador dijo...

"el celoso juez del Olmo y el señor fiscal nunca imaginaron que esos barros iban a traer estos lodos"

¿Seguro? Mmm... No soy partidario de la teoría de la conspiración, pero no creo que estos señores actúen sin pensar, aunque sea un segundo, qué consecuencias puede tener determinado acto.

Yo ya no quiero ni República. Sólo quiero reírme en paz de los chistes que me plazca.

Juanan dijo...

"De hecho, no hubo ni anécdota: si soy sincero, he tenido renovaciones del DNI más apasionantes."

Me temo que siempre es así. La emoción la ponen los guionistas, que para eso están.

Lo que no deja de llamar la atención es lo rápido que va todo. ¿vista oral para el día 13? eso sí es correr.