sábado, mayo 12, 2007

LOS HIJOS DE LA LÍNEA CLARA

Es habitual definir a Hergé como el creador de un estilo de hacer historieta que marcó a toda una generación de autores francobelgas. Si bien la afirmación no es exagerada y explica de forma fidedigna los movimientos estéticos que se han dado alrededor del cómic europeo en los últimos treinta años, sería injusto no establecer que, pese a todo, la forma de hacer historieta que Joost Swarte definiría como de "línea clara" tiene un referente estilístico perfectamente claro en la figura de George McManus, el aclamado autor de Bringing up fathe, una de las tiras diarias más famosas de la prensa americana de principios del siglo XX.

(...)
Los actuales
¿Se puede hablar hoy de una escuela de seguidores de Hergé? Posiblemente, y en sentido estricto, no. Sin embargo, es indudable que se pueden rastrear su influencia en autores tan dispares como el americano Jason Lutes (Juego de manos, Berlín) o el francés Stanislas Barthélémy, que demostraría su admiración convirtiendo al maestro en personaje de historieta con Las aventuras de Hergé, sobre guiones de Jean Luc Fromental y José-Louis Bouquet, pero sobre todo con la excelente Las aventuras de Victor Levallois. Ejemplos extremos de cómo el legado de Hergé no se ha perdido, sino que se ha ido asimilando hasta formar parte indisoluble de casi cualquier dibujante actual de historieta.
---------
Artículo de Álvaro Pons en el suplemento Babelia de El País.

7 comentarios:

pepo dijo...

Creo que entre los actuales "hijos de" Hergé hay uno que destaca por encima de los demás, y es Christophe Blain.

Álvaro Pons dijo...

¿Tú crees?
Yo lo veo más descendiente de la línea de Jijé, con una mayor influencia de éscuelas píctóricas y de deibujo ajenas al tebeo..

pepo dijo...

Claro, tiene otras influencias gráficas, de ilustradores antiguos y demás. Pero en el tipo de narrativa y puesta en página, en planificación y concepto, es totalmente Hergé.
Hay otro autor actual que, además de en lo narrativo, también se aproxima bastante por lo gráfico a Hergé. Me refiero a Guibert, especialmente en El Fotógrafo.

monolo dijo...

En cualquier caso, el proceso de Blain es completamente Hergé, el llegar a la caricatura partiendo del dibujo del natural, con la línea como elemento de síntesis. No sé si Blain reconoce a Hergé entre sus influencias; en cualquier caso, es muchísimo más linea clara que casi toda la que se dió a conocer en el revival Hergé del 80, donde la gente no tomaba el metodo de Hergé, si no que copiaba directamente de sus resultados.

Para entendernos, creo que hay más Linea Clara en Tardi o en Blain que en Floch o en Benoit -en el de Ray Banana por lo menos-. Si entendemos Línea Clara como método, no como estilo. En cualquier caso, partir del estilo y, luego, buscar un metodo para reproducirlo es antinatural e impostado. E innecesario, claro: ¿de que sirve un señor que casi dibuje como Hergé?

Partir del método, en cambio, nos llevará a estilos forzosamente distintos a los del patrón inicial, pero igualmente válidos e interesantes.

No sé si esto se entiende muy bien. Pero para mi, Blain es linea clara a tope. Y Guibert, y hasta Sfar.

De todas formas, es discusión de muchísimo matiz, claro. Y sí, Sfar dice que su mayor influencia es Pratt. Pero es que no se da cuenta de lo que hay, ja ja.

pepo dijo...

" No sé si Blain reconoce a Hergé entre sus influencias;"

Hombre que sí lo reconoce. Me lo dijo personalmente en Barcelona, y no es la primera vez que lo dice:

"J’essaie d’avoir un dessin plus délié tout en conservant une certaine tenue graphique. Cela va vous étonner mais mon modèle c’est Hergé. Quand je suis coincé, je fous mon nez dans Tintin : c’est la clarté, la fluidité. Regardez bien le visage d’Isaac, il y a des points communs avec Tintin, un minimum de trait pour esquisser un visage tout en restant très expressif. Hergé est aussi un modèle en matière de construction de l’histoire, je suis toujours bluffé par sa façon de s’attarder sur des tas d’anecdotes qui, à priori, n’apportent rien à l’histoire. Dans Objectif lune, par exemple, Hergé met en scène quantité de séquences totalement anecdotiques autour de ses personnages. J’adore ça."

Señor Punch dijo...

creo que monolo da en el clavo: no es cosa de "estilos", sino de "procesos creativos". Lo tremendo de Hergé es la actitud creativa, el proceso que le lleva a su estilo, que es pura reflexión artística. Por eso su legado es tan vasto. Otra vez monolo lo borda cuando afirma que en Blain hay más Hergé que en muchos de la línea clara, porque en aquellos sólo existía una sintonía (sólo imitativa) estética. Hergé es mejor que toda la línea clara ochentera porque en su proceso, en esa depuración, hay mucha más sustancia que lo meramente estético, y en ese punto es donde entronca con Blain, para mí(sin quitar mérito a esa escuela... pero el padre de Tintín es de los cinco nombres más importantes de la historieta, Hergé es mucho, chcho). Blain tiene esa actitud a la hora de crear, me da la impresión. Su estilo es consecuencia de una reflexión estética, pero también artística, vital. Como Hergé, vamos :)

Álvaro Pons dijo...

visto así, es verdad...
Yo había considerado a Blain más descendiente del planteamiento narrativo de Jijé, con una estructura de guión más cercana a Charlier...
Pero lo que comentáis es aplastante...