martes, mayo 22, 2007

UN UNIVERSO EN VIÑETAS

El 27 de septiembre de 1984, la Fundación Miró de Barcelona inauguró una gran exposición consagrada a Tintín, el joven reportero del mechón erecto creado por el dibujante belga Georges Remi, conocido como Hergé. Aquella muestra, en la que una setentena de artistas de todo el mundo rendían homenaje al maestro de la línea clara, estuvo precedida de una intensa polémica, avivada por ungrupo de intelectuales y dibujantes que,vía manifiesto, mostraron su disconformidad con un montaje que, decían, tenía como objeto una obra «con destinatarios infantiles» y «sin el rasgo estético suficiente». Así eran las cosas en este país en 1984. Hergé acababa de fallecer y las aventuras de Tintín eran aún consideradas por muchos como una cosa para críos que no merecía demasiada consideración.
(...)

-----
Así comienza el artículo de Rafael Tapounet con el que se abría el reportaje de portada que el suplemento Cuaderno del Domingo de El Periódico de Cataluña dedicaba hace dos días al centenario del nacimiento de Hergé. Cuatro páginas en total:




2 comentarios:

vm dijo...

Coñe, y el sabado también cumpliría 100 años El Duque.

santibilbo dijo...

Ya se ha acordado el bueno de Galán,no por las obras maestras sino recordando sus estigmas.Cuando yo era niño y murió era Dios,la estrella más famosa( ahora parece de otro universo,no ya de otro siglo