martes, abril 10, 2007

SALONITIS AGUDA

Dudas e ilusiones. Queda una semana para el Salón del Cómic de Barcelona. Estrictamente, y siendo justos, unas horillas más, que bien le vendrán a más de un editor, desesperado y estresado en estos momentos para conseguir que las novedades lleguen a tiempo. Y no pocas, que este año la coincidencia con la celebración del Día del Libro parece haber despertado una fiebre publicadora como nunca se ha visto: en una semana aparecerán más de 300 títulos. El Salón celebra sus bodas de plata en un momento aparentemente dulce para la historieta, con una mayor presencia en los medios, un aura de respetabilidad impensable hace apenas un año, impulsada por el recientemente instaurado Premio Nacional del Cómic, y un indudable aumento de ventas. Sin embargo, la realidad es terca y sigue hablando de tiradas ínfimas y de autores que deben buscar en el extranjero posibilidades serias de vivir de su trabajo.

Lecturas presaloneras.
(...)
---------
Álvaro Pons, hoy en El País, que reseña además CHINO AMERICANO de Gene Luen Yang, CASTLE WAITING de Linda Medley y MI MADRE ERA UNA MUJER HERMOSA, de Karlien de Villiers.

5 comentarios:

cernícalo verde y grasiento dijo...

Pues normal que los autores deban buscar en el extranjero posibilidades serias de vivir de su trabajo. Si no hay ni una novedad española que merezca una reseña, está claro que aquí ni nos interesan ni los queremos.

Alvaro dijo...

Con un pocop de suerte, las novedades españolas tendrán algo más que una microreseña.

Niña dijo...

Vaya, ¿nadie se anima a picar las reseñas?

JCP dijo...

espera a ver si me pongo un momento.

JCP dijo...

lo escaneo, que estoy molido como para picarlas.