sábado, abril 14, 2007

EL FACTOR HUMANO


A pesar de la maniática preocupación que mostró Hergé con la coherencia de sus álbumes hasta el más mínimo detalle, que le llevó a corregir y retocarlos de edición en edición, se le escaparon algunos gazapos.

(gracias, Monolo)

1 comentario:

Mario Lucioni dijo...

En El templo del sol, el error no está solo en los nevados que se entrevén al fondo, sino en el tipo de arquitectura y vestimenta de los personajes (típicos de la sierra peruana), así como en la presencia de unas llamas en el Callao. De hecho, los peruanos nos reímos mucho cuando nos hablan de la gran documentación de Herge.