domingo, septiembre 30, 2007

SIGO ESTANDO MUY SATISFECHO A NIVEL PERSONAL.

Es bastante fácil deducir nuestras intenciones cuando nos sentamos a crear el primer número de WATCHMEN: queríamos hacer un cómic de superhéroes original y excepcional y, de paso, tener la oportunidad de probar un par de ideas nuevas sobre la narración. Lo que conseguimos al final fue sustancialmente más que eso.

En algún punto del trayecto, entre el material con el que trabajábamos y las nuevas técnicas narrativas que intentábamos, empezó a suceder algo que en realidad no habíamos anticipado. Cuanto más mirábamos la historia, más profunda nos parecía. Cuando más crecía nuestro entendimiento de los detalles subliminales del trasfondo, más se integraban esos detalles con el hilo narrativo, actuando como una especie de metacontinuidad que al final igualó la importancia del guión cuando terminamos el trabajo. (...) Eso era tan estimulante ocomo ligeramente alarmante. Por una parte, estaba la emoción de ver cómo funcionaba algo como el capítulo del Dr. Manhattan o la "aterradora simetría" del capítulo cinco. Estaba el extraño placer de toparse con alguna cita o fragmento de información poco conocida que encajaba con precisión sobrenatural en lo que estábamos intentando construir. Por otra parte, estaba la creciente sospecha (al menos por mi parte) de que podríamos haber mordido más de lo que podíamos tragar, que no seríamos capaces de resolver todos esos hilos narrativos llenos de trascendencia y significado que parecían surgir allí donde miráramos, que al final nos encontraríamos con un gran tazón humeante y desordendo de espagueti semiótico.

(...) En general, creo que lo logramos. Incluso si me equivoco y después de todo sólo era espagueti, sigo estando muy satisfecho con WATCHMEN a nivel personal. Me ha enseñado cosas sobre la narración que han abierto todo un rango nuevo de posibilidades para el futuro, ahora que he tenido el tiempo y la retrospección con los que asimilar lo que hicimos. Me hizo pensar en asuntos del mundo real sobre los que, de otra forma, hubiera evitado meditar con tanta intensidad. Por fin, y no sin cierta ironía, he satisfecho mi apetito por los superhéroes. Como el frasco de perfume en la historia, mi nostalgia por el género se rompió y despedazó en algún lugar del camino y todo el dulce y antiguo almizcle del interior se derramó y evaporó. Para bien o para mal, los humanos corrientes, carentes de telepatía, sin mutaciones y poco atléticos que paseaban por su esquina anónima de WATCHMEN, han resultado más valiosos e interesantes que aquellos capaces de mover ríos y destrozar planetas. Le deseo lo mejor a los superhéroes, sean cuales sean las capaces manos que guíen su vuelo en el futuro, pero por mi parte me muero de ganas de volver a la Tierra.

--------

Alan Moore, 1988. Fragmento del texto de presentación incluido en los extras finales de la edición Absolute de WACHTMEN (Planeta DeAgostini, traducción de Ana Calvillo). Casi diez años después, en 1999, Alan Moore: "hasta ahora no se ha visto nada tan impactante técnicamente como WATCHMEN, y no sé cuánto tiempo pasará hasta que así sea".

5 comentarios:

santibilbo dijo...

yo también creo que los personajes cotidianos de Watchmen son los únicos que parecen de verdad(igual es porque sólo tiene tres frases y apenas sueltan ideas).Ya he dicho varias veces que los personajes de Watchmen no tienen psicología,parecen casos de psicologo(cuando no son arquetipos con fragmentos deconstruidos)Sólo los viejos heroes parecen de verdad: El otro Buho,la vieja Espectro, no sé si un guiño a unos tiempos en que precisamente los supes no tenían ni pretendían tener psicología.
Esta obra es un gran Graphic Essay, y no tanto ,creo yo,una graphic novel

pepo dijo...

sí, un catálogo de recursos, quieres decir, ¿no?

santibilbo dijo...

Catalogo de recursos, ensayo intelectual, e investigación del medio

el Aryentino dijo...

Hace ya tiempo que comprendi basicamente la idea que hay detras de esa otra forma de ver estos temas, representada mas o menos en definitiva digamoslo directamente por ciertas opiniones del amigo pepo y los que vayan mas o menos por la misma direccion. Y debo decir que me encanto conocerla en su momento, y no se si estoy mucho mas de acuerdo con ese punto de vista, nuevo para mi, que con el otro que uno se forma en una vida de simple lector comun de historietas. Es una forma fascinante de pensar la historieta, que nunca antes la habia visto expuesta.
Con esa luz se entiende bastante bien el porque de las opiniones sobre From hell, Watchmen, y en definitiva el paradigma con que Moore encara la historieta.

Sin embargo pareciera que todavia el material del barbas o de los buenos artistas guionistas o dibujantes que vayan por esos lados pueden dar mucha pelea y ponerles las cosas dificiles a cualquiera, obligando a nunca dejarlos de lado, como exponentes de un camino sin salida dentro del mundo de la historieta.
Y sin duda los que todavia van a dar muchas batallas son los aficionados lectores que consideren que esos caminos estan todavia lejos de ser un callejon sin salida.

el Aryentino dijo...

me quedo una duda offtopic flotando: cuando Miller les da "The Spirit"s a los actores para la nueva peli, que les da? fotocopias? ediciones de las normales? De las de su propiedad? quien se las provee?

una duda la mar de zonza, pero no puedo eludirla!