lunes, septiembre 24, 2007

MI COLOR

Así que el dibujo para colorear no debe tener el aspecto de un dibujo terminado.

Para huir de toda tentativa de coloreado soporífero, adquiriremos la costumbre de reflexionar en términos de contrastes por lo menos tanto como en la relación de los colores.

(...) [Sobre el coloreado de cómic contrapuesto al coloreado en ilustración] (…) El autor de cómic, en cambio, debe trabajar sobre numerosas imágenes que deberán funcionar en secuencia, es decir, relacionadas unas con otras, pero también es preciso que la doble página, vista como una unidad plástica, tenga coherencia.

En otras palabras, la doble página de cómic se mira como una imagen única. Se abre al ojo antes de la lectura, y debe establecer una proposición armónica irreprochable. En un segundo plano, cada viñeta del cómic debe satisfacer independientemente las reglas del equilibrio cromático. Finalmente, la lectura sucesiva de las viñetas deberá dar la impresión de una progresión coloreada, y el color adquirirá entonces una función emocional equivalente a la de la música en una película.
---------
Joann Sfar, teórico.