miércoles, septiembre 12, 2007

SIMPLEMENTE DIBUJABA Y DIBUJABA

El factor que más ha contribuido a mi éxito ha sido un ansia absoluta por dibujar imágenes todo el tiempo. Estaba en mí -no decidí que dibujaría imágenes en ningún sitio ni en ningún momento. No me dije a mí mismo: “Debo continuar practicando o debo mejorar mis dibujos”. Simplemente no podía dejar de dibujarlo todo. No lo hcía para divertir a nadie o para mostrar lo bien que podía dibujar. Dibujaba en solitario para complacerme a mí mismo. Nunca me preocupó para nada si a alguien más le gustaban mis dibujos, ni tampoco me desanimaba si hacía uno malo. Nunca guardé mis dibujos. Se los daba a cualquiera que los quisiese o los tiraba. Dibujaba en vallas, pizarras en la escuela, pedazos viejos de papel, laterales de graneros -simplemente no podía parar- como el chico que silba. Como he dicho antes, no era un plan premeditado para ser un gran artista. No tenía la ambición de ser nada -dibujaba para entretenerme, como el chico que conocía que tocaba la armónica y hoy en día es un gran director musical y arreglista. No creo que yo tuviera más talento para el dibujo que otros chicos, sino que pienso fueron el interés que tenía y la diversión que me producía hacerlos los que propiciaron la perfección que ahora poseo. Hoy en día estoy tan interesado en dibujar como cuando era niño -y ya hace tiempo- pero por mucho que pueda sorprender a aquellos que me conozcan, jamás en mi vida pensé que me iban a pagar por los dibujos que hacía. Simplemente dibujaba y dibujaba, el dinero vino automáticamente. Nunca habría llegado donde estoy si no hubiera seguido dibujando a todas horas, independientemente del talento que pudiera tener.
------------------
Winsor McCay. Hay más declaraciones suyas en Entrecomics