domingo, septiembre 09, 2007

ESTÁ EL SABER Y EL SABER DE VERDAD

El porno en 3D es el próximo paso perfecto para el género adulto. Ahora mismo aún sigue en mi cabeza. ¡He estado meditando qué haría si pudiese realizar una película porno en 3D!

(Tarantino, Quentin, vía Boing Boing)
-gracias, tio berni-

---------------

Y para no agotar al personal con más tarantinadas -no soy especialmente fan suyo, pero DEATH PROOF lo merece-, aprovecho el post para un par de cosas más:

1), cortesía de Bartual que ha rastreado por ahí y me los manda: carteles de DEATH PROOF para Reino Unido


...GRINDHOUSE a la japonesa...



...y GRINDHOUSE a la española


y 2), otra cita tarantina, de nuevo de la entrevista en el nº 3 de Cahiers du Cinéma España (gracias, Santiago):

Está el saber y el saber de verdad. Después de Death Proof, sé de verdad. Hay una cosa que busco, y otra que obtengo sin buscar.

11 comentarios:

Mar dijo...

Ayer fuimos a verla y nos faltó aplaudir al final... y salir bailando!!!
Qué gozada!!

Besitos

elpablo dijo...

hola, hola!
a ver, un servidor SÍ que es fan total de quentin, así que no voy a dar mucho la vara...
tarantino es un macarra de tomo y lomo. pero sabe de lo que habla. podrá ir de guais. pero sabe de lo que habla. será un egomaníaco con la cara del quinto hermano dalton. pero sabe de lo que habla. quiero decir, que es un tío sincero, pone las tripas en el asunto y eso se nota. cuando sus personajes hablan de compton, él está hablando de compton. sabe cómo es ese puto barrio porque ha estado allí. cuando vincent vega se cabrea porque en amsterdam le echan mayonesa en las papas, es él el que se cabrea, porque lo vio cuando estuvo allí. cuando bill suelta el rollo sobre superman mientras se prepara el sandwich, es tarantino quién ha reflexionado sobre ello, porque ha leído tebeos tosa su puta vida. en fin, que me parece un tío sincero, joer, y eso es algo, amigos míos, que estando como está el patio, es un valor muy a tener en cuenta en el arte actual.
en fin, eso y las hostias de sus pelis, claro.

pepo dijo...

no, si a mí me parece muy bien QT, veo todas sus películas, sólo digo que no soy muy fan. Que algunas suyas, aunque piense que son buenas películas, no me entusiasman (Reservoir Dogs, por ejemplo). Que alguna (KILL BILL 1) me parece mala. Pero que también creo que en Death Proof me parece que ha empezado su etapa de verdadero genio y que tengo muchas ganas de ver cómo se convierte en el siguiente gran director americano que entre en la historia definitivamente. bueno, para mí Death Proof ya ha entrado en ella.

elpablo dijo...

yes correct!

marta dijo...

jaja, la de veces que se habrán quejado en el cine para que tuvieran que poner esa advertencia... cuando vi Planet Terror en la sala se escuchaban los abucheos e indignaciones con los "fallos" más gordos, pero creía que me había tocado un público especialmente cazurro.

vm dijo...

"...y GRINDHOUSE a la española"

Seguro que alguno devuelve su DVD "defectuoso".

Leído en un foro de cine, sobre el DVD de "El mago de Oz" de Víctor Fleming:

"El único pero de la edición es el sonido que va a ser en mono".

Muriel dijo...

Yo por fin he visto Death Proof este fin de semana ¡ y pedazo PELICULÓN !!
Para mi se pone a la cabeza, junto Pulp Fiction, como la mejor peli de Tarantino.

Estoy totalmente intrigado por qué va a ser lo próximo en lo que se va a meter.

pepo dijo...

vaya, Muriel, me alegro. Sí, para mí DP es lo mejor que ha hecho. Hay algo especial en esta peli que no estaba en las otras, creo que "se ha hecho mayor", ahora es un director de los grandes. Y yo también tengo mucha curiosidad por ver cómo progresa su carrera.

Anónimo dijo...

A mí Tarantino ya empieza a cansarme, se repite más que el ajo. Diálogos presuntamente naturales (aliñados con sus dosis de fuck por aquí y fuck por allá), mucho rollo de revival de los 70 y 80 (versión postmoderna, claro)y unas tramas cada vez más paupérrimas (45 minutos de Death Proof para que pase algo). Vale que sabe dónde poner la cámara pero una película no es sólo una colección de planos bien encuadrados y mejor montados (habría que dar el oscar a las personas que montan sus películas), hace falta corazón, emoción y algo que contar. Para mí, hace mucho tiempo que Tarantino no tiene nada que contar y se dedica a refritar las películas de serie B que le molaron como espectador (versión postmoderna, claro) y supongo que después de versionear las pelis de kung-fu (Kill Bill)y las pelis de coches (DP) pasará a otros géneros (creo que hablaba de hacer una peli bélica). O sea que Tarantino de mayor quiere ser Stanley Kubrick (pero en versión de serie B y post-moderna, claro).

ben day dijo...

Je, je, pues yo entro al trapo con Tarantino sí, Tarantino no, espero que no andeis muy quemados :D

Retomo el comentario que leí en uno de los posts anteriores, aquel de ID... ¡Viva, bravo y albricias por el apunte sobre la catadura de las chavalas de este pedazo de película porno en la que se folla con coches y se disecciona literal y metafóricamente a las mujeres! (vale, o a un tipo de mujer, que no me la quieran cortar).
Viva y bravo digo. Las chavalas de Death Proof son unas vixens, unas megavixens y unas ultravixens, como se dice, lo que pasa es que con un pero (sobre el cual Tarantino da pistas en la entrevista del Cahiers): Las mujercitas de la primera parte de la peli son, si se quiere, adolescentes, pavas, o un poco guarrillas (no calientapollas, porque lo ponen todo claro desde antes de empezar)… vale, pero son tías infinitamente más nobles que las de la segunda parte, estas sí, una pandilla de cabronas resabiadas de tomo y lomo.
Ahí está el quid en el análisis de esta película, a mi entender, y para argumentar sin perderme entre los muslos, las nalgas y los pechos de la esplendida colección de muchachas que Quentin se y nos regala me voy a centrar unicamente en LA PROTAGONISTA FEMENINA de Death Proof, porque la hay, y casi se puede decir que se trata de un mismo personaje "aparecido" en dos encarnaciones diferentes, de manera menos exagerada pero un poco análoga a como aparecen algunas de las protas de las últimas películas de Lynch, que se presentan desdobladas en actrices distintas para, en su caso, articular la expresión simbólica de un trastorno esquizofrénico o asunto similar.
Que no se me malinterprete, no estoy diciendo que las chicas de Death Proof tengan problemas mentales, y la película no va por ahí. Lo que digo es que el asunto, el argumento del film se traspasa de una actriz a otra, o que a lo mejor los problemas los tengo yo, porque creo que la mujer más importante de la cinta es La morenita del baile Y Rosario Dawson (a la vez), que se trata de la misma figura simbólica tratada de distinta manera de acuerdo con las importantes diferencias de expresión que se observan en el film, tomado este desde el "accidente" de mitad de película hacia el final del metraje o hacia el principio, según se mire. (Por cierto, que es obvio, pero el accidente sirve de bisagra y único "punto de giro" que presenta el guión, no hay más, y claro, supone el cambio que experimenta el personaje protagonista pero, ¿el protagonista es el Especialista Mike? No, no sólo, las chicas también… ¿y cual es la chica de la primera parte que muere la última? ¿Y la de la segunda parte que aparece primero? Además, estoy seguro de que habéis pillado las analogías entre la historia de la morenita y la de la Dawson: “¿No hubo más?” “¿Me estas diciendo que no follas con él?”…).
Pues por partes, primera: La morenita del baile es la adolescente que aún no conoce (de verdad) hasta donde pueden llegar los peligrosos misterios del macho (y no me refiero sólo y específicamente al sexo aunque, si os habéis fijado, en ningún momento se nos dice que la chica no sea virgen). Aún no los conoce, se siente atemorizada (“No es tu cicatriz, es el coche”), pero también irremediablemente atraída, así que propicia el encuentro respondiendo al trance con el uso de sus mejores armas, con toda nobleza y licitud. No se quién ha dicho que el baile que le hace al Especialista Mike no pone y a ese le digo yo: amigo, usted no sabe nada sobre la carnalidad. ¡Fíjese en cómo la gacela mueve esa atocinada y descuidada tripa!, ¡fíjese en esa suerte de tórrida torpeza con la que evoluciona para derretir al viejo! ¡Son la expresión más franca y positiva de lo que una chica que confía en su inocencia ofrece ante el misterio del macho cuando intenta ser devorada por él como un cordero y saltar al mismo tiempo de entre sus fauces como un felino, probando y probándose que ella sabe jugar sin que la destruya el mal, que ella es una mujer! …
Pero claro, choque frontal, miembros amputados. ¡Ah, Es que el macho tambien es destructor! ¡Y es que esa faceta es digna de castigo de acuerdo con el sentir del común de los mortales!... De hecho, es que no parece justo que el comportamiento de la chica merezca esa desproporcionada reacción. Así que viene la segunda parte, la morenita resucita en la figura de Rosario Dawson, technicolor, aprendida la lección.
Pero no nos engañemos, ahora el personaje de la Dawson es un pedazo de perra, o todavía no, está aprendiendo a serlo. Primero deja arteramente en manos del vendedor de coches a su amiga (la única del grupo que aún encarna cierta inocencia) como pago por “montar” el coche (y hablando de inocencias, yo diría que así traiciona la suya propia). Luego se va con las otras dos, y con ellas aprende: primero, como debe ser montado un coche (las palmetadas que arrea el salpicadero mientras ve a su amiga dando la demostración no tienen precio), y segundo, como usarlo para dar por culo (la frase es del film) al macarra que las fastidió.

FIN.

Es una película de Quentin Tarantino.

“¡CRUNCH!” (La cabeza del especialista, que revienta bajo su bota)
(la chica de la primera parte se pasa casi todo el rato descalza, y así bailó así para él).

pepo dijo...

jo, jo, cuidao que el crítico ése, Planells, te va a decir que menudas pajas mentales te haces a costa de algo tan vacuo como esta película!

Bueno, estoy de acuerdo contigo en que las dos chicas son un poco la misma, y desde luego si hay protagonsita en la peli son esas dos/una. Sobre lo otro, pues bueno, cada uno que vea lo que quiera, para mí es una de las gracias de Death Proof: tiene el "toque" que te sugiere, que te da la sensación de que hay símbolos en la película, de que aquello va de otra cosa además de lo que se ve. La abstracción, vaya. Algunos símbolos están más claros (lo del "follar", lo del orgasmo a lo CRASH, que está explicitado incluso por el sheriff) y otros no están tan claros. Lo bueno de los símbolos, claro, es que son indefinibles, escapan a la definición, a la concreción: uno tiene la certeza de que aquello simboliza cosas, pero no la tiene sobre qué simboliza exactamente. Lo intuye, lo nota, pero no se puede racionalizar del todo. Esa es la magia del símbolo, frente a la exactitud de la definición y de lo literal, y por eso se acerca más al misterio del mundo. En este caso -también de acuerdo- al misterio de la relación hombre-mujer.

En resumen, que tú mismo. Después de salir del cine yo me monté en mi cabeza otra película diferente (aunque no tanto) de la tuya. Y Rubén otra distinta, y seguro que todos los demás también, cada uno la suya... Ahí está la gracia.