miércoles, septiembre 12, 2007

DE INFILTRADOS Y TERRORES VARIOS

- Infiltrados. Desde que el tebeo tiene memoria, ha ejercido una permanente atracción hacia creadores de otros campos artísticos: Raymond Chandler, Dino Buzzati, Orson Scott Card, Brad Meltzer, Picasso, Fellini, Kevin Smith o Richard Donner son sólo algunos de los nombres que con componen esta extensísima lista, de la que no escapan ni siquiera actores como William Shatner, Leonard Nimoy o Nicholas Cage. Sin embargo, en los últimos años, el comic-book norteamericano ha atraído especialmente a los guionistas de televisión: J. M. Straczynski dejaba los guiones de series como Babylon 5 para dedicarse a relanzar a Spiderman o El escuadrón Supremo; cuando el casi ya creador de culto Joss Wheddon finalizó su preciada Buffy cazavampiros pasó a escribir los guiones de una de las series estrellas de Marvel, los X-Men; Allan Heinberg se hizo un nombre en la industria televisiva con series como Sexo en Nueva York y The O.C. y ahora compagina Anatomía de Grey con Jóvenes Vengadores en Marvel... Cuando parecía que el formato comic-book, la publicación por entregas con el clásico "continuará" de toda la vida, pasaba por una profunda crisis, estos autores han sabido devolverle todo su sentido a base de oficio y buen hacer. No son obras maestras, pero garantizan un excelente rato de entretenimiento, lo que no es poco. Buen ejemplo puede ser el recientemente publicado Midnight Nation, de J. M. Straczynski y Gary Frank (Norma Editorial), una historia que mezcla el género policiaco y el terror contando el descenso a los infiernos de un detective buscando su alma, o La Torre Oscura, la incursión en la historieta del gran superventas del terror, Stephen King. La editorial Panini publica en formato comic-book la versión que han hecho Robin Furth, Peter David, Jae Lee y Richard Isanove de esta serie de novelas donde el género del Oeste convive con el fantástico y el terror. La adaptación ha sido cuidadosamente supervisada por el famoso autor.

- Terroríficos. Si en el cine, los directores pueden imponer el ritmo al espectador gracias a una amplia panoplia de recursos a su alcance, en los tebeos los autores saben que deben provocar el miedo a través del desasosiego y la inquietud. Muy pocos los que han conseguido que el lector lo pase mal. Uno de esos elegidos ha sido, sin duda, Richard Corben, estrella del underground americano en los setenta que fascinó a toda una generación en los ochenta con sus trabajados dibujos y su estilo inconfundible. Casi 30 años después, Corben sigue demostrando su genialidad y nos sorprende ahora con una serie de adaptaciones de Edgard Allan Poe, La guarida del horror. Relatos y poemas como El corazón delator, El cuervo o El gusano conquistador adquieren nuevos matices bajo el potente trazo del creador de Den, que juega con arriesgadas composiciones para transmitir toda la fuerza del escritor y poeta. Edita, lujosa y primorosamente, Panini.

--------------

Álvaro Pons, hoy en El País

11 comentarios:

elpablo dijo...

illo, álvaro, no seas como el iker jiménez joer, que "panoplia" no significa eso! que una panoplia es una armadura, o una colecsión de armas! y atensión, que ahí van mis años de griegorl en el instituto: de pan=todo y hoplon=yelmo... toma ya! el uso que tu haces es popular pero incorrecto, la rae no lo asepta!

el tio berni dijo...

No he visto el tomo de Panini de La guarida del horror, pero si Álvaro dice que es lujoso y tal, me alegro, a mí ese tebeo me gustó bastante, me pareció el mejor Corben de los últimos años. Algunas historias tienen menos nivel que otras, pero en general está mu chulo, y las adapciones son bastante ingeniosas.

Anónimo dijo...

Todavía estoy esperando que alguien tenga el valor de desmitificar a Corben.

Corben es un mediocre narrador, un aceptable copiador de fotografías y un colorista cuyo mayor logro es el haber usado esprais antes que la mayoría de sus colegas.

Es preocupante que sea declarado "un artista" por tantos críticos por el solo hecho de haber dibujado underground en vez de superhéroes.

El tiempo lo pondrá en su sitio a él y a todos los que en su día lo consideraban lo mejor de USA (otro de los dogmas de Toutain que, por lo que veo, permanecen).


Thalcave

Anónimo dijo...

Y sobre los que se han pasado de la TV al comic también tengo algo que decir:

Los mejores nuevos guionistas del mainstream USA no son ninguno de los comentados, sino Slot y Brian K. Vaughan.

Thalcave

pepo dijo...

A mí Corben me mola mucho, Thalcave. No diría que sea un genio ni mucho menos, pero...

el tio berni dijo...

¿Desmitificar a Corben? Cuando lo hace mal se dice, y cuando lo hace bien también.

Sí, copia de fotografías, pero también de modelos en arcilla y tal. No veo el problema mientras una vez trasladado al papel el resultado sea cómic.

Y creo que spray (o aerógrafo) usó muy poco.

A mí de los guionistas "mainstream" me suele gustar mucho Milligan, Slott no me desagrada y Vaughn depende del tebeo, en Y no lo soporto.

pepo dijo...

yo tampoco, qué poco me gusta ese tebeo.

Anónimo dijo...

El Vaughan bueno es el de Runaways y el de Exmachina. Y the... se pierde por el exacerbado amor que siente el guionista hacia el prota (él mismo).

Milligan... me refería a nuevos guionistas. Milli llegó poco después que Morrison a los Usa.

El Hulka de Slott es genial.

Wheddon es correcto, pero Straczynski... Straczynski es un argumentista excelente con una incapacidad de desarrollar sus argumentos ampliamente demostrada.

Confío en que el tiempo ponga a Corben en su sitio: un dibujante totalmente modal y temporal.

Me gustó mucho cuando pusieron en entrecomics (y aquí en este blog el enlace) una página suya al lado de una de Breccia.


Thalcave

pepo dijo...

hombre, la verdad es que aquella página de Corben era floja. Pero tiene otras, tiene otras, Thalcave.

Y Vaughan en Ex Machina, pues tampoco. Hablo por mí.

vm dijo...

"un colorista cuyo mayor logro es el haber usado esprais antes que la mayoría de sus colegas"

Me temo que es bastante más que eso.

De todas formas creo que ya estaba desmitificado.

pepo dijo...

ja, ja, qué buena tu última frase. Sí, es cierto.