miércoles, febrero 27, 2008

EL PELUQUERO DEL PRÍNCIPE VALIENTE

Ver No country for old men y ver la mirada entre naif y horripilante del tal Chigurh - de profesión, sus escabechinas - provoca en el espectador esa extraña sensación que consiste en agarrarse a la butaca y a la vez querer salir pitando; en fijar la mirada fascinada en la jeta y en el pelo de Bardem/Chigurh (porque, amigos, ¡qué pelo!, ni un cruce entre Ruper y el peluquero del Príncipe Valiente habría logrado algo así) y desternillarse con él, y al mismo tiempo taparse los ojos ante la próxima salvajada.
----
Borja Hermoso, en El País

2 comentarios:

PAblo dijo...

¿¿Mirada naif?? Creo que Bardem en la dedicatoria ya comentó algo sobre el estupendo corte que le habían proporcionado los Coen.

Seguro que ese corte dentro de nada se pone de moda... ;-D

vm dijo...

Una reflexión fuera de tema.

No sólo las editoriales de cómic nos dan por saco a los sufridos fans.

Me he pillado la nueva edición de Blade Runner (la de 5 discos, off course; en algunas cosas soy muy friky).

Simplemente sensacional. Magnífica calidad de imagen y, sobre todo de sonido, sobre todo si la comparamos con las birriosas ediciones anteriores (el sonido de la que sacaron el año pasado era infumable), excelentes documentales, excelente presentación… Son bonitos hasta los menús.

Pero, ay, los comentarios del director y resto del equipo, NO están subtitulados. Se han vuelto a doblar algunas frases pero NO se ha corregido la desastrosa traducción de los 80.

Y, lo más patético, en la versión definitiva, se ha corregido la frase en la que Bryant (Emmet Walsh) dice que uno de los replicantes se electrocutó por otra en la que son dos los replicantes que mueren. Se corrige en la versión original y se corrige en la versión doblada uno de los más famosos (si no el más famoso) fallos de la película. Pero, en los subtítulos en castellano, ¡oh, sorpresa!, VUELVE HA MORIR UN SOLO REPLICANTE.

Por otro lado, lo que tienen que sufrir los polacos para ver una película extranjera.