martes, octubre 17, 2006

EL EXECRABLE NIVEL DE LA CRÍTICA DE CÓMICS

¿A qué atribuyes el execrable nivel de la crítica de cómics en Francia? Para alguien de fuera parece raro que los países francófonos, con su gran y diverso mercado del cómic y excelente tradición crítica en otras áreas, ofrezcan tan poca crítica real sobre los cómics.

Christian Rosset, escritor que contribuye en L’Éprouvette, dice que los cómics son facilones, y que por tanto obtienen la crítica facilona que se merecen. Yo creo que la gente ha sido durante mucho tiempo reacia a convertir los cómics en objeto de pensamiento crítico por su vulgaridad, por ser infantiles, y también por su especialización en material para jóvenes, deplorables imágenes de las mujeres, fantasías musculoso-dominantes masculinas, etc., aunque todo esto podría haber sido perfectamente interesante desde un punto de vista sociológico. La muy escasa buena crítica todavía se encuentra con mucha resistencia, incluso entre los mismos autores, e incluso a veces entre los más agudos de ellos, pero esto está empezando a cambiar. L’Éprouvette lo demuestra.

(...)
_________

Jean-Christophe Menu, entrevistado en THE COMICS JOURNAL, y traducido por Entrecomics.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me recuerdo un poco a la pelotera que armó F. Miller, solo que el acompañó el discurso rompiendo un ejemplar de "Wizard" (aunque lo último no sé si será verdad).

De todas maneras, creo que es demasiado duro.

molina dijo...

A mí el tio este me ha seducido cantidad en su discurso. De hecho, no he leido nada suyo y después de leerle me ha entrao un gran interes por leerme algun tebeo suyo.
Muy bien, me encanta la gente que toca los cojones a lo establecido. Sea del ámbito que sea.

santibilbo dijo...

Pues a mí me ha parecido un gilipollas de preocupar,un popecillo mosqueado porque ya no es el centro de la vanguardia,con una concepción elitista del arte y enamorado de su papel de agitador de conciencias(en vez de agitar maracas)No desdeño sus grandes méritos creando y manteniendo viva L´Associacion,al contrario,que siga alo suyo y no patalee.¿Qué pasa,que a David B,Sfar o Trondheim se les acaba el talento porque se vayan aotra editorial?¿Se van a vender al pérfido capitalismo y harán perritos calientes para seducir y atontar consumidores? Por algo se habrán ido los tres Mosqueteros,innovadores,arriesgados,nada presuntuosos y encima accesibles para públicos variopintos.Como no saldrá nunca del guetto el comic es haciendo historias para iniciados o listísimos.Con lo inventado ya formalmente hay un deficit enorme de obras maestras que lleguen a todos los públicos.El mercado no sólo no sólo no es enemigo del arte,es que constituye un magnífico cauce para encontrar receptores.Si el artista lo es de verdad no se engatusa por las cifras de venta y si el consumidor no es una marioneta ya sabrá donde buscar su alpiste y si no, nada de esto merece la pena.Y a los guardianes de la cultura,la pureza y las conciencias que les den por culo(en vez de darlo ellos).Vivan los chistes de rubias

JCP dijo...

pienso un poco como tú, Santi, pero al mismo tiempo me parece bien que existan estos agitadores enfadados.

Y sí, el mercado funciona así, siempre. Explota los inventos de los creadores más vanguardistas, los deglute y transforme en papilla. Esto es muy viejo, y va a seguir así. De hecho, algo que parece que se le olvida a Menu es que L´Asso tampoco hubiera podido empezar sin las grandes editoriales, porque éstas sostienen el mercado. Sin las grandes editoriales, no hay grandes ganancias para los libreros, y sin ganancias, no hay ni libreros ni distribuidores de tebeos. Es todo un ecosistema simbiótico: los independientes inventan, las grandes copian. Pero los independientes pueden colocar sus productos innovadores y a menudo minoritarios en las estanterías precisamente porque los libreros viven de los superventas de las grandes editoriales, superventas que son los que pagan la mayor parte de las facturas de esos libreros.

(hay excepciones: el caso del éxito de Satrapi en L´Asso)

molina dijo...

Hoy me he mirao el tebeo de "Mis circunstancias" porque recordaba que contaba anecdotas de lassochiachion. Y ahi una en la que uno de sus miembros se emborracha y arma un pifostio superdivertido con sus coleguis con una escobilla del vater.
¿Adivinan quien es el bolinga que fastidia a los estiraos de sus socios? En efesto, Menu.
VivaMenu!!