sábado, octubre 28, 2006

COMO SARDINITAS

Decididamente, La Farga de L'Hospitalet se ha quedado pequeña. Si el año pasado la impresión que me llevé del Salón del Manga era positiva, este año se ha visto enturbiada por la tremenda aglomeración que se ha producido. Tal ha sido el éxito de asistencia que, independientemente de las cifras oficiales que se den a conocer el lunes, no me equivoco si aseguro (y no estoy solo en esto) que el Salón del Manga cuenta ya sobradamente con más visitantes que el Saló del Còmic.
(...)
____

Es la crónica que ha escrito Tirafrutas sobre su visita al Salón del Manga. Porque el medio está cansado pero no lo admite, el cómic se acaba, esto se hunde, los chavales ya no leen tebeos, etcétera.

2 comentarios:

Alfred dijo...

Bueno, no es por fastidiar, ni por adscribirme a discursos más pesimistas de la cuenta, Dios me libre, pero habría que ver cuántos de esos miles de asistentes al Salón del Manga de Barcelona realmente leen mangas y cuántos se limitan, por el contrario, a ver los correspondientes animes, o ni tan siquiera eso, sino tan solo a jugar a las consolas, a comprar merchandising relacionado con el tema por lo mono que es, o a cantar pegadizas canciones niponas en el karaoke.

Que en los salones estos del manga lo que menos suele haber, paradójicamente, es eso, manga.

Un saludo.

JCP dijo...

Alfred, lee la nueva noticia que he enlazado, y toma nota del volumen económico, en millones de euros, que está moviendo ahora mismo la venta de manga en España.