viernes, octubre 24, 2008

WATCHMEN Y NIETZSCHE



Atención a final de la entrevista, donde el filósofo Víctor Casallo explica algunas diferencias entre los superhéroes y el superhombre nietzscheano, dos conceptos que a menudo se identifican cuando en realidad son muy diferentes e incluso antagónicos en ciertos aspectos. Gracias por el video, fer.

7 comentarios:

santibilbo dijo...

Hombre, en cierta medida, el concepto de superhombre niestzchiano se puede acomodar al batman de Miller, aquél que crea su propia moral y obliga al mundo a tener sentido desde su subjetividad, a la vez romántica pero encarnada en acciones reales.
A los filosofos les suele gustar Watchmen, como Borges, pues ambos son narraciones que sobre todo vehiculan ideas.Y el lenguaje poético llega donde el silogismo no puede

pepo dijo...

En el sentido que dices sí, pero la moral del Batman DK es en buena parte judeocristiana, y eso ya no encaja en Nietzsche.
De todos modos me refería a los superhéroes clásicos y especialmente al modelo genérico de Superman, la madre del cordero dentro del género.

santibilbo dijo...

Pues después de las hostias que le dieron en DK2, ME PARECE que SUPES se ha convertido en un verdadero superhombre, aquel que ya no es del todo humano pero se acuerda de que lo fue.PARTICIPA Y ES AJENO.

pepo dijo...

ja, ja...

pepo dijo...

Lo de participar y ser ajeno la verdad es que, al margen de Nietzsche, es una frase que resume bien la intención original de Miller con su visión del mismo Batman, ya desde el DK1. "Participa" porque viene al mundo "real" a hacer justicia pero a la vez es ajeno porque no pertenece a nuestro mundo sino a uno mítico y simbólico, larger than life. Copio por enésima vez (FM entrevistado por Kim Thompson en TCJ, 1985):

"Antes de nada, a las historias de superhéroes que se han escrito hasta hoy es muy difícil de aplicarles algo de realidad. Si te tomas en serio la idea de que ahí fuera existe un grupo de héroes, muy pronto vas a acabar con una historia donde el mundo entero se ha transformado radicalmente. Si te tomas en serio la idea de Superman, un personaje con el poder de Dios, entonces realmente no hay razón por la cual él no transforme totalmente el mundo. (...) Una de las cosas con la que más estoy disfrutando en la serie son las implicaciones fascistas de un personaje como Batman. Pienso que para que el personaje funcione, debe ser en cierto modo una fuerza más allá del bien y del mal. No puede ser juzgada en los términos con los que solemos describir lo que un hombre haría, porque nosotros no pensamos en él como un hombre. (...) Estoy lejos de ser un fascista, pero creo que..... claro, sólo si Batman se metiera a político (risas). Porque si hubiera un puñado de tipos así corriendo ahí fuera y golpeando a los criminales, tendríamos un serio problema.

Esencialmente, ¿porque Batman es una abstracción, no es realmente una situación moral?

Aún así es una situación moral, pero él no es quien está siendo juzgado. Él no puede ser juzgado en el modo en que lo somos los humanos. Aquí hallamos otro aspecto importante de DARK KNIGHT, y otra cualidad del superhéroe que se ha perdido. El héroe como una fuerza moral, como un juez, como algo superior a los hombres corrientes, con un deseo perfecto de juzgar y administrar castigo y hacer lo correcto. (...) Y todo lo que hace Batman es, de hecho, ilegal. Una de las cosas más divertidas que hago es explorar las consecuencias de eso. Así que hay una orden de arresto contra él, y luego sigo eso hasta su lógica conclusión."


Por supuesto, los que somos juzgados en el mundo de DK somos nosotros, la sociedad que lee el tebeo. Una sociedad que se muestra a través de las "ventanas" al mundo "real" que son las pantallas omnipresentes de televisión. En ellas puede verse nuestra sociedad aunque sea en un espejo deformado por la sátira.

Anónimo dijo...

Yo estoy más de acuerdo con lo que dice Pepo. El superhombre nietzscheano es el que está más allá de la necesidad de dar sentido a la experiencia, está más allá de lo humano que, en esencia, es el que, aún sabiendo de la imposibilidad de encontrar un sentido que unifique, que tranquilice, no puede sino buscarlo. CREAR (y creer en) el sentido es lo que hacemos todos... Subterfugios... Pero no tiene nada que ver con LA VERDAD (judeocristiana o cualquier otra).

Eduardo . Pedro dijo...

te invitamos a visitarnos:

http://filoterario.blogspot.com/

blog de literatura y filosofía