miércoles, agosto 13, 2008

LA CHIMENEA DE DUCHAMP

"A la pregunta sobre si puede considerarse esta chimenea una obra de arte habría que responder con otra pregunta del mismo Duchamp: 'Pero ¿se pueden hacer obras que no sean de arte?". Para Juan Antonio Ramírez, catedrático de Historia del Arte en la Universidad Autónoma de Madrid y autor de Duchamp. El amor y la muerte incluso (Siruela, 2000), "tratándose de un objeto diseñado por Duchamp, que además puede ser el último y que sería el único original en España, tiene interés. Le pueden hacer un pequeño altar y con la de duchampianos que hay en el mundo seguro que hay colas. Sería la reliquia del gran santo laico. Por descontado, yo sería de los primeros en poner la mano encima".

El objeto en cuestión es una sencilla chimenea diseñada por Marcel Duchamp (Francia, 1887-1968), artista clave en el arte del siglo XX, que se ha localizado en un apartamento de Cadaqués después de que se le hubiera perdido la pista tras su muerte en 1968. Para Gloria Moure, que fue la comisaria de la primera retrospectiva de Duchamp en España, en 1984, ha sido una sorpresa relativa. "Cuando preparaba la exposición, Tenny Duchamp [esposa del artista] me pasó incluso una polaroid con una fotografía de la chimenea construida que aún debo guardar en algún sitio. Entonces no la consideramos interesante para incluirla en la exposición", recuerda. "Él hizo la chimenea no como una obra de arte sino como hacía también un toldo u otra cosa, pero efectivamente no deja de ser un diseño creado por él que es, además, un vestigio de su estancia en Cadaqués. Para mí no es obra, pero eso quien debe decidirlo es su hijastra, Jackie Mounier Matisse, que gestiona los derechos".

Para Ramírez, más que la heredera "será el mundo del arte quien dilucide si es o no una obra de arte".

--------

De un reportaje de Catalina Serra publicado ayer en El País, sigue aquí. Lo cito a propósito del debate del otro día sobre qué es arte y quién dice que algo lo es. Más en este otro artículo

6 comentarios:

mefisto dijo...

off topicazo: Pepo, te he dejado un correo con un temilla que a ver si te parece bien tratar por aquí.
Si no, pos no, que tampoco pasa ná.
Un saludo!

mefisto dijo...

En cuanto a lo de la chimenea, yo si creo que hay ahí una expresión artística, así como que la arquitectura es arte y no algo meramente funcional.
Yo creo que la pregunta correcta es si el arte tiene precio y quién decide ese precio.

Alfred Holanda dijo...

Quién lo decide está bien claro: comisarios, directores de museos, galeristas, asociaciones de artistas plásticos, periodistas-críticos... La Moure, el Borja (la Serra igual que la Molina,son acólitas), el Todolí y toda la caterva de plenipotenciarios del arte contemporaneo europeo...
Por suerte todavía hay algún que otro intelectual que ejerce sin presiones de modas o mercados, con miras más amplias. Pero, en definitiva, es una astillita que no molesta para nada al gran corpus de lo que se establece.
No es la "gente" quien decide, ni mucho menos.
En cuanto a lo de Duchamp, cualquier truño puede ser considerado obra de arte (fijaos en Manzoni)... El tema está en la "intención"...

Mauro dijo...

El meollo de todo este tipo de pajas sobre aquello que es arte (y aquello que no lo es) está únicamente en la sacralización de la palabra "arte". Hay cine que consideramos bueno o malo, tebeos que nos gustan o no, novelas que nos parecen chungas o estupendas, ¿por qué nos empeñamos en negar la condición de arte a aquel arte que no nos gusta?
Que algo sea arte o no me la suda.

Alfred Holanda dijo...

No se está hablando de lo que NOSOTROS consideremos arte, sino de lo que SE considera por consenso.
A mi me repugna Daniel Buren o Blinky Palermo pero no por eso se van a eliminar de las enciclopedias bajo epígrafes como "arte contemporaneo"...
Es un tema para reflexionar como cualquier otro y los porqués pueden darnos pistas de cómo funcionan los temas -por llamarlos de alguna forma- "del espíritu".
Si te la suda, sencillamente no entres en el tema. Es facil.
De acuerdo que no es algo trancendental (como no lo es practicamente nada) y, a fin de cuentas, ¿qué más da si algo te atrae de alguna manera? Pero, para los que nos gusta este rollo, de algo hay que hablar mientras esperamos a morirnos...

pepo dijo...

"No se está hablando de lo que NOSOTROS consideremos arte, sino de lo que SE considera por consenso."

Exacto.

Y ese "consenso" parte de los expertos, del "mundo del arte" como decía J.A. Ramírez en el artículo de El País, y de ahí ya se va difundiendo entre la sociedad a través de un montón de canales. Que luego ese arte "oficial" le guste a cada uno (o le importe si es arte o no), ya es otra historia.