jueves, diciembre 21, 2006

TINTÍN EN EL POMPIDOU

El Centro Pompidou de París ha organizado una exposición excepcional sobre el padre de Tintín, el dibujante Hergé, considerado como uno de los grandes artistas del siglo XX, con motivo del cien aniversario en 2007 de su nacimiento. La muestra, de exhibición gratuita, ha sido co-organizada con la Fundación Hergé.

La exposición arranca en el exterior del colorido museo, en cuya fachada ha sido instalado el cohete espacial diseñado por el profesor Tornasol en la aventura "Objetivo: la Luna". El edificio metálico de los arquitectos Renzo Piano y Richard Rogers sirve así de plataforma de lanzamiento del gigantesco cohete rojo con cuadros blancos de Hergé, que en esta ocasión mide 40 metros de largo.
(...)
------
Si ayer dieron la noticia otros periódicos, hoy la da El País con una página entera en la edición impresa de su sección Cultura. Un artículo que por cierto no es éste que enlazo desde la edición digital, sino uno más amplio y de mayor enjundia que firma Octavi Martí. Copio el principio:

"George Remi nació en Bruselas en mayo de 1907. Para celebrar la efeméride, el parisiense Centro Georges Pompidou presenta desde ayer hasta el 19 de febrero de 2007 una gran exposición sobre la vida y la obra de la principal figura de la llamada línea clara. La muestra se titula simplemente Hergé, el alias bajo el que siempre se ocultó el más famoso dibujante y guionista europeo de historietas o cómics.

En 1984, un año después de la muerte de Hergé, la Fundación Miró de Barcelona dedicó una gran exposición a su trabajo como dibujante. Hubo entonces voces que protestaron, recordando el contenido fuertemente colonialista, patriotero y anticomunista de la obra de Hergé. Sin duda, tenían razón, como la hubieran tenido de haber arremetido contra Céline, Marinetti o Giménez Caballero, pero son razones que no sirven para explicar por qué unos logran crear personajes, figuras, retórica y realidad, y otros, con toda la buena fe del mundo, se quedan en la espuma de las cosas".

Qué bien expresado y qué buen ejemplo el de la "persecución ideológica" a la que fue sometido TINTÍN a principios de los ochenta, parecida en cierto modo a la que sufrió el STEVE CANYON de Milton Caniff, tan mal visto por entonces. Mientras tanto, se alababan por las mismas razones ideológicas obras muy de la época, obras por las cuales, me temo, no ha pasado tan bien el tiempo.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Me acuerdo de la polémica de la Fundació Miró. Hubo protestas por todas partes. Y no todas fueron de índole ideológico. También hubo gente que protestó (y con razón) de que se destinara bastante dinero público a esta exposición cuando no se había hecho nada similar para promocionar el cómic español.
En cuanto a la persecución ideológica de Hergé, cada uno que haga lo que quiera. A mi el belga me parece un autor enorme, pero ideologicamente esta más que retratado. Eso no quita para que disfrute de algunos de sus cómics.
Yo paso de su ideología, sólo me interesan sus cómics. Lo que realmente me molesta es que algunos fabriquen pasados inventados por medio de no se que tipo de ingeniera histórica inversa y vengan con que Hergé no era tal o no era cual. Hergé fue grande como autor, pero ideologicamente fue lo que fue, a mi me da igual, sólo que no veo bien que se trate de obviar o reinventar. Tampoco se trata de crucificar a nadie por su ideologia, como bien dices, otros autores ideologicamente de la "otra acera" y sin la entidad como historietistas del belga han sido alabadas sin merecerlo.

Anónimo dijo...

Otro tanto pasa con Milton Caniff. No vamos a descubrirlo ahora. Probablemente, junto a dos o tres más, el más grande. Ahora bien, la ideología que reflejaba en algunos momentos de Steve Canyon puede que no hiciera gracia a mucha gente, por muy grande que fuera como autor. Aquí nos movemos en terrenos muy pantanosos, en el decriticar a alguien por cuestiones ideologicas aunque se reconozca la validez de su trabajo. Y encima en Steve Canyon, donde el hombre estaba en la plenitud de su carrera. Pero, en fin, personas se pudieron molestar por su posicionamiento en la guerra de Vietnam, por ejemplo.
Si no recuerdo mal, Carlos Giménez rechazó un premio porque anteriormente se lo habían otorgado a Caniff (no recuerdo cual, si alguien más al tanto nos pone al día, please). Sin embargo, Giménez alaba a Caniff como uno de los grandes.
Y en fin, hablar de "persecución ideológica" (aunque lo hayas entrecomillado) por unas cuantas críticas negativas me parece exageradísimo y fuera de lugar.

vm dijo...

"También hubo gente que protestó (y con razón) de que se destinara bastante dinero público a esta exposición cuando no se había hecho nada similar para promocionar el cómic español"

Me temo que, a algunos de los autores del manifiesto, el cómic español les importaba un pimiento. Entonces, y ahora, creo que todo venía por un afán de protagonismo de dos o tres personajillos que hace tiempo "ahuecaron" para ir a pastos más lucrativos.

De todas formas no recuerdo que se mencionase mucho al comic español. La crítica era por su ideología y por su “infantilismo”.

Si quieres busca el capitulo sobre la “línea clara” de aquella cosa que hizo Javier Coma para El País (¿Clásicos y Modernos?). Los artículos del propio Coma y de Enric Sió no tienen desperdicio, por lo malos y lo tendenciosos. Son una buena muestra de lo que se decía en esos años.

El premio que rechazó Giménez fue el premio Emilio Freixas, o algo así, y fue otra estupidez.

vm dijo...

"Existen, sin duda, razones sentimentales y nostálgicas para añorar a Tintín, símbolo de una infancia irremediablemente desaparecida, como existen razones para fetichizar a los personajes de “Pulgarcito” en nuestra memoria antifranquista, pero existen pocos argumentos artísticos para defenderlos seriamente, mas allá de las perversiones camp"

"Cuando el comic no ha conseguido todavía derecho de ciudadanía en la alta cultura española, el lanzamiento publicitario de la moda neoinfantil no nos parece inocente y la adivinamos cargada de consecuencias potenciales. Tintin pertenece al pasado, no solo histórico, sino al pasado cultural del comic imberbe y de pantalón de golf"

De un artículo de Roman Gubern en el Comix Internacional número 41.

Anónimo dijo...

Bueno, yo no hablaba exactamente del manifiesto aquel. Hablaba de algún comentario leido en alguna revista (no me acuerdo bien, podría estar horas buscando)

Y si que se decían tonterías en esa época. Y muchas. Y ahora también. Me temo que de eso no nos vamos a librar nunca.
Y tengo lo del Coma delante, y es cierto que es bastante tendencioso. Que le vamos a hacer, Hergé no era santo de su devoción. A mi Coma como crítico (que no como historiador del medio) nunca me ha hecho mucha gracia, que digamos.
Pero al mismo tiempo que había esta movida (bastante absurda) contra Hergé, también había un gran movimiento pro Hergé y pro línea clara (bueno, ya os acordais, Cairo y compañia)

En cuanto a lo de Giménez, a mi no me parece una estupidez. Me parece perfectamente legítimo que alguien rechace algo y argumente por que lo hace. Pero si a alguien le parece una estupidez, también es legítimo que se lo parezca.

PapáCairo dijo...

Estamos ante uno de los grandes clásicos del debate historietil.

¿era Tintín de derechas o de izquierdas? :-)

Quedarse en Tintín en el Congo es quedarse con un primer Hergé, que evolucionó y se retractó de muchos de sus pecados de "juventud"

PD: que Baden-Powell fuese un asesino no significa que los boyscout también lo sean, que Leon Degrelle fuese amigo de Herge no lo convierte en un nazi

JCP dijo...

¿ Baden-Powell un asesino?

"que algunos fabriquen pasados inventados por medio de no se que tipo de ingeniera histórica inversa y vengan con que Hergé no era tal o no era cual"

pero desde luego, totalmente de acuerdo. Hablando de inventarse cosas y de Coma, en su fascículo sobre Terry y los piratas para El País situaba a Caniff claramente en la "izquierda". No para de hablar de "sus amigos de izquierda", de la tira de Dragon Lady al parecer inspirada en un discurso de Dolores Ibárruri, etc.

Anónimo dijo...

Pues claro que Hergé evolucionó. Eso no se lo vamos a quitar. Como autor, de forma espectacular e ideologicamente, también
Pero algunos de esos pecados de juventud (que tampoco veo claro porque deben ser considerados como tales) no eran de tanta juventud, que el hombre ya tenía una edad.
Tampoco le vamos a hacer cargar siempre con la cruz de su... ¿colaboracionismo? (esta palabra es demasiado fuerte para lo que realmente hizo), porque esto si que era un pecado de juventud. Pero, que le vamos a hacer, es un tema que gustan de sacar sus detractores proclives a lanzar ataques ad hominem (fea cosa)
Si se hicieron remakes de sus albums para hacerlos más politicamente correctos, pues vale (para eso hay ediciones fascimiles de los originales). Pero también es verdad que no todos los autores tienen la oportunidad de rectificar sus "pecadillos" anteriores.
En cuanto a si Tintin era de izquierdas o de derechas, la verdad es que no sabría que decir. Al principio, sin duda, Tintin era de derechas-derechas, luego ya no se como definirlo.
Me parece que por aqui (o en otro blog, no se) ya hemos jugado alguna que otra vez al juego de asignarle ideologias a diferentes personajes.

santibilbo dijo...

Yo ya dije que A mi Tintin me parece maníficamente manufacturado,ha acompañado mi infancia,adolescencia y otras degeneraciones con risas y sentido de lo maravilloso;Ha creado un personaje del Olimpo creativo,HADDOCK, e ideológicamente,fuera de los primeros albumes,es bastante neutro.Pero a mi no me emociona como los más grandes artistas.Me gustaría que alguien me ilustrara sobre su grandeza, y lo digo con humildad.Leí un libro de un fulano que me pareció una hagiografía exageradísima.Sé que hay un conversaciones con Hergé que debe ser muy ilustrativo,pero agradecería un post o comment sobre el asunto:porque yo sí creo que hay en sus albumes cierta superficialidad,poco desarrollo de personajes,mucho artificio en su aparente sencillez y de verdad, no entiendo eso de que la línea clara es una forma de objetivar el mundo y definirlo( o igual es que lo leí mal) Y HOY NO QUIERO PROVOCAR,es puro candor