lunes, diciembre 18, 2006

DDT

Cuando uno admite en público su gusto por los tebeos, la sensación que se tiene es la de estar ante un auditorio que, tras nuestra confesión, gritará con alegría y aplausos "Hola Álvaro, ¡bienvenido!", para continuar tranquilamente después con la sesión de psicoterapia grupal que nos aleje de semejante perversión.
Y es que, aun hoy, esto de leer tebeos sigue estando mal visto. Se puede ser un aficionado irredento a la música, dejarnos las pestañas en la oscuridad de las salas de cine o aumentar nuestra miopía de forma galopante devorando libro tras libro, todo llevará detrás el aliento indiscutible de la cultura. Pero, ¡ay! si lo que hacemos es leer tebeos, lo único que podemos esperar es cierta condescendencia perdonavidas que nos mirará por encima del hombro pensando, caritativamente, que algún día creceremos y volveremos al redil de las buenas costumbres.
(...)

_______
Álvaro Pons, hoy en el recién inaugurado DDT, en los blogs de El País.

4 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Álvaro Pons en los blogs de "El País":

"Y es que, aun hoy, esto de leer tebeos sigue estando mal visto. [...]lo único que podemos esperar es cierta condescendencia perdonavidas que nos mirará por encima del hombro pensando, caritativamente, que algún día creceremos y volveremos al redil de las buenas costumbres."

--
Francisco Calvo Serraller, el sábado en "Babelia" el suplemento literario de "El país":

"[...] es imposible encontrar dos géneros más enfrentados que el de la muy exclusiva y minoritaria lírica y el muy simple y vulgar de la historieta visual de los tebeos."

Artículo completo aquí: "Tebeo", http://www.elpais.com/articulo/arte/Tebeo/elpepuculbab/20061216elpbabart_2/Tes/

Pd.: pese a todo, me encanta Calvo Serraller; en muchos casos, lo más interesante de Babelia.

Caron dijo...

Bueno... creo que en esta contraposición entre género lírico y tebeístico, por los adjetivos que utiliza, quizá se está refiriendo más a la mayor asequibilidad del lenguaje de la historieta que haciendo un juicio de valor de la misma.

De hecho, más adelante en el artículo dice, hablando sobre Poema en viñetas de Buzzatti: "...al trasvasar esta historia a un medio tan, en principio, trivial, como lo es el cómic".

Tan "en principio" trivial. Es decir, no hay ninguna acritud hacia el medio y sí reserva, cuidado, de una persona que no quiere definir o denostar explícitamente algo que no conoce lo suficiente, sospechando su potencialidad.

JCP dijo...

gracias, se me pasó, y eso que lo compré el sábado. Lo voy a colgar.

Señor Punch dijo...

pero...¿por qué lo considera trivial Calvo, por su gramática, su lenguaje?¿Por su peso literario??¿por el máximo común denominador de que suelen ser historias para niños? ¿por la general también, si se quiere, escasa calidad de lo contado?¿Por su poca enjundia, dada a lo subgenérico mayormente?¿por el apartado gráfico?¿es de los que va a arquear cejamen al ver un tebeo pintado, pues, mientras que la limpieza de Hergé le parece infantil, e infantil se entiende como tonta? Que me cuente qué es lo trivial para él en la historieta, pues, "en principio", para mí, y por esos párrafos, que no lo leí más allá...el trivial es él, como todo el que pontifica condescendiente sobre lo que realmente desconoce.