lunes, diciembre 11, 2006

OBRA MAESTRA ABSOLUTA

Al hilo del post y sobre todo en lo que a los Combates Cotidianos toca, me apetece hacer una reflexión un poco crudita, si el señor JCP me lo permite: - Estoy hasta los huevos de que me digan que un tebeo es una puta obra maestra, me lo compre (éste incluso en francés), me lo lea, constate que lo de obra maestra se queda en delirio hiperbólico de algunos señores que escriben cosas de tebeos y que cuando publican en este caso el tercero digan: este sí que es bueno, el primero era una cosita que ya iba para arriba, pero el bueno es el tercero.¿¿¿¿¿¡¡¡¡¡¡Pero no se dijo que el primero era cojonudo!!!!!!!!!????? :-(

------

Papá Cairo, en los comentarios. Aprovecho nuevamente para copiar algo sobre la crítica admirativa:

"Te aconsejo, pues, que seas razonable en el uso de la interrogación y muy comedido con la admiración. Hay un modo kitsch de escritura histórico-artística según el cual todo es maravilloso y provoca emociones inenarrables que sólo pueden transmitirse mediante numerosos signos de exclamación. Los utilizaré yo ahora: ¡No sigas ese camino! Debemos huir de la cursilería, un vicio lamentable, muy extendido entre los amateurs de nuestro gremio. No digo que evites referirte a los sentimientos, sino que los expreses de un modo apropiado, cuando venga a cuento. No me cansaré de advertirte contra esta debilidad, pues no basta con omitir los signos de admiración para conjurar automáticamente la cursilería. Los epítetos inútiles o muy trillados suelen contribuir bastante: evitarás lo mismo escribir alto cielo o frío hielo, como hermosa pintura (para un lienzo de Matisse) o impresionante monasterio (si hablamos de El Escorial)."

Juan Antonio Ramírez, en el libro CÓMO ESCRIBIR SOBRE ARTE Y ARQUITECTURA (Ediciones del Serbal, 1996)

13 comentarios:

Anónimo dijo...

"No, es que el bueno es el siguiente"... ¡frase temida!

Alvaro dijo...

... pero muchas veces cierta. :)

santibilbo dijo...

Hombre yo creo que Papa Cairo ha estado "sembrao" se debería tener prudencia a la hora de enjuiciar obras todavía en curso,que la crítica suele ser muy optimista o equívoca,intercambiando valoraciones de tomos y globales según el día.Tambien jode el enorme precio de los albumes,quea mí, inconsciente y rácano, me incita a exigir satisfaciones espirituales(contubernio entre materia y espíritu tan propia del lector diletante)
Ahora,el medio-comic está de puta madre,cada día, en cada blog,hay una obra maestra por ahí.ESto parece la Atenas de Pericles,el MADRID DE LOS aUSTRIAS y el Hollywood clásico.Tengo que dejar los superheroes.

javi dijo...

Si tengo tiempo estos días -y me temo que no va a ser, ay- me gustaría comentar algo al respecto... vaya por delante que evito en lo posible comprar nada que no haya leído previamente (colegas informados + bibliotecas públicas: dos aliados indispensables): ahorro pasta -bien- y sobre todo disgustos -mejor-.

Señor Punch dijo...

Politomanía de Penélope Trip fue una obra maestra
Y el Silencio de los corderos
Y Olvidado rey Gudú
No buenas, o muy buenas, no.
Obras maestras, al nivel por tanto de Cervantes, de Mozart o de Ford.

Yo creo que es un mal común en toda la crítica, y parte de un bien necesario: permitir que la emoción se trasluzca. Una crítica que transpira emoción, pasión, asombro, cautiva con mayor convicción que una creada con escuadra y cartabón. El problema viene cuando el recurso se adueña del periodista y entonces las obras maestras son como las setas en invierno.
Para empezar, que una obra sea maestra creo que lo da el tiempo, una perspectiva desde la que gustos, objetividades e historia ya pueden darse la mano. Pero por otro lado hay trabajos por los que el crítico quiere atreverse a apostar. Esa vibración de la incertidumbre, del atreverse a decir que algo vale diez, no nueve, es necesaria en el feed-back con el lector. No me importa que en su día Juan Cervera dijese maravillas de los más bién imposibles No-Neck Blues Band, pero agradezco su valentía, su sinceridad. Si conozco la trayectoria del crítico, ya me encargo yo de separar ramas para ver bosques. ese es el buen diálogo con una crítica, no alterarse casi hormonalmente porque a uno le disgusta X y al lector le encanta.

JCP dijo...

sí, pero es que lo difícil es transmitir el asombro y la pasión con argumentos, no con epítetos admirativos ("impresionante", "imprescindible", "maestría incuestionable")... además, ¿es que la gente no se da cuenta de que "imprescindible" ya no significa nada en un mundo donde nos encontramos con "catálogos de consumo" por todas partes en los cuales todo lo reseñado es "imprescindible"?

Señor Punch dijo...

claro, y yo además creo que es una profesión la vuestra más difícil de lo que el común cree. Uno queda dabuti diciendo "yo compro tal revista por las fotos, que es lo único que vale" Pues tonto eres. Yo compro revistas por otras cosas. Por los textos, vamos.

Sobre lo imprescindible, baste pasar por la web de Fotogramas...¡no hay peli mala, oye!

Ah, de catálogos de consumo, el mejor el navideño de El País, que sababas ayer. Yo siempre lo compro, es como el turrón. Y juro que al leerlo me sale en la pared, a lo Milenio 4, un retrato de Audrey Hepburn glamouroso total :))

Ben Day dijo...

"Politomanía de Penélope Trip fue una obra maestra
Y el Silencio de los corderos
Y Olvidado rey Gudú"


El tercer título (el del Rey Gudú este) no se qué es, pero me he pegado una buena partida de pecho con las otras dos obras maestras XD !!!

Y ahora que sale Rafa Cervera a colación: Ese tío reinaba en la crítica musical de los noventa y me hizo comprar o grabarme un capazo de discos, cosa de la cual le estaré eternamente agradecido aunque solo sea por el Slanted o el Evol... pero acabó diciendo que los Presuntos Implicados molaban...
No hija, no!!!

Ben Day dijo...

Más obras magnas:

"Bailar en la oscuridad"
"El Laberinto del fauno"
"Dogman Star"...

Y aún me atrevo a más:
"Blonde on Blonde", el disco más torrazo del gran Dylan! (je, je, estoy provocando)

santibilbo dijo...

El silencio de los corderos es una peli muy maja,potente visualmente(hasta en su uso de primeros planos nada televisivos) y muy influyente en el trhiller posterior.Hay opiniones sobre ella para todos los gustos,pero no es pretenciosa,una brillante adaptación de una novela muy agradable

Señor Punch dijo...

Rey gudú es una novela de Ana María Matute.

Yo no digo que los ejemplos sean malas obras. Y el ejemplo no es el tema (promeo no volver a escribir nombres propios nnca más). Lo que digo es que algo bueno, Muy Bueno o EXCELENTE aún no es una obra maestra. Para eso hace falta algo que no está al alcance de la mayoría.

santibilbo dijo...

Si estoy de acuerdo Punch,era sólo porque soyn un tiqismiquis..A mi me parece bien queun crítico sea exuberante y transmita pasión en sus reseñas.por lo demás resulta dificil argumentar la pasión, el deslumbramiento o la honda emoción,pero se debe intentar,en relación a los instrumentos del medio utilizados, a los paradigmas teóricos del reseñista y a la trayectoria y subjetividad del crítico.En fin, que yo también tiro mucho de biblioteca(en vacaciones,durante el curso,poca cosa)

Ben Day dijo...

"Yo no digo que los ejemplos sean malas obras."

Yo tampoco, yo tampoco, hombres, que estoy de chufla. Todas estas obras tienen su aquel,pero a veces tiendo a malpensary veo que en las valoraciones de los críticos se cuela una especie de gusanillo entusiasta que no solamente viene de su pasión, sino de un cacareo generalizado que se debe a "la novedad" o a la coyuntura en que aparece el producto, cuando no a otros intereses. A mí esto me cansa ya, aunque tampoco sea perro demasiado viejo.

Y no he aprovechado para ciscarme en Cervera así al tuntún, puñeta! ¡Permitanme resarcir: Rafa Cervera, bendito el día en que reseñaste el Surfer Rosa!