miércoles, junio 25, 2008

UNA LÁGRIMA EN UN VASO DE AGUA


¿Por qué el momento actual recuerda cada vez más a los años setenta? Aquella atmósfera fatalista: crisis petrolífera-crisis económica, preocupación por el medio ambiente, sensación de deriva moral de nuestra civilización... éxito en la ficción de historias postapocalípticas. EL ÚLTIMO HOMBRE VIVO, CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE, MAD MAX, JEREMIAH...


Parece que hay más de un factor en común con nuestro presente, ¿verdad? También ahora hay artistas que saben captar el espíritu de la época. Por ejemplo:

porque no sé
por dónde empezar
porque hay demasiadas palabras
para una sola idea
las imágenes siempre son más bonitas
porque sólo nos queda un hilo de voz
porque la mayoría de nosotros
solo ve fatalidad
porque sólo queda un hilo de voz
para expresarlo
¿quién tiene ganas de seguir escuchándolo?

(ENTENDRE ÇA, Expérience , 2008)

En ILS SONT DEVENUS FOUS, el grupo francés liderado por Michel Cloup añade:

Tenías razón, se han vuelto locos. Occidente parece viejo, superado, a punto de romperse. Listo para implosionar. Un mundo enfermo sostenido por viejos accionistas que emplean a la juventud para financiar su jubilación. Un mundo de viejos donde estos ya no encuentran su sitio. (...) Han matado a los profetas. Algunos intentan resucitarlos a base de bombas en los raíles, en las ciudades. (...) No eres nada
pasan por encima de ti
sueñas con convertirte en alguien
para pasar tú por encima de los demás.


>
(los vídeos están subtitulados en español, hay más aquí )

Y en UNE LARME DANS UN VERRE D' EAU sueltan cosas como estas:

Sal en la tierra, una bomba en un paraje desolado, un trozo de carne en una caja fuerte, un ciego que amenaza a los transeúntes, ron en un cóctel molotov, una cebra por la avenida, una bala perdida en un trozo de pastel, piquetes que reivindican el derecho al trabajo. ¿Por qué hay tantos humoristas y tantas depresiones? Un sociólogo interviene y afirma sin inmutarse: en nuestra civilización la tragedia bordea lo cómico, lo banal se lleva bien con la abstracción. Un sinsentido teórico, una repetición.




------

Más miedos del zeitgeist sublimados, esta vez en la ficción literaria. En la impresionante LA CARRETERA, Pulitzer del año pasado, Cormac McCarthy pasaba una historia apocalíptica de ciencia-ficción de serie B por la batidora estilosa de la alta literatura. La desolación más absoluta allá donde mires, un padre y un hijo en un mundo devastado, ya no hay sentido para continuar caminando pero se continúa caminando; por qué una novela así ha cosechado tantos lectores justamente ahora. Ya se está haciendo la película, dirige John Hillcoat y protagoniza Viggo Mortensen, foto de arriba; probablemente será un éxito como el libro. McCarthy por su parte escribía cosas como estas, un párrafo que aparece ahora mismo copiado en infinidad de sitios a lo largo del inmenso muro de las lamentaciones del éter:

Una vez hubo truchas en los arroyos de la montaña. Podías verlas en la corriente ambarina allí donde los bordes blancos de sus aletas se agitaban suavemente en el agua. Olían a musgo en las manos. Se retorcían, bruñidas y musculosas. En sus lomos había dibujos vermiformes que eran mapas del mundo en su devenir. Mapas y laberintos. De una cosa que no tenía vuelta atrás. Ni posibilidad de arreglo. En las profundas cañadas donde vivían todo era más viejo que el hombre y murmuraba misterio.

14 comentarios:

Doctor Cataplasma dijo...

Estamos hablando del apocalipsis, hablemos de milenarismo... ¡El milenarismo va ha llegarrrrrrrr!
video

No he podido resistir, siento la coña, pero es que no entiendo donde quieres ir a parar ¿Una excusa para poner unos videos de esos raperos tipo leonard cohen?

Señor Punch dijo...

Lo he escuchado poco aún, pero ya me parece muy bueno, el nuevo EXP, por cierto.
Y en este ambiente fatalista la película de Watchmen puede ser otra obra que muestre esos signos, ¿a que sí? el material de partida, el cómic da pie para esa re-escritura en clave contemporánea.

Señor Punch dijo...

Lo he escuchado poco aún, pero ya me parece muy bueno, el nuevo EXP, por cierto.
Y en este ambiente fatalista la película de Watchmen puede ser otra obra que muestre esos signos, ¿a que sí? el material de partida, el cómic da pie para esa re-escritura en clave contemporánea.

PAblo dijo...

¿Por qué estamos en crisis, quizás? ¿Por qué es una estupenda novela?

The answer is in the wind, my friends. ;-D

Impacientes Saludos.


(No sabía que ya se estaba tan avanzada la adaptación de "La Carretera" ni que estaba Viggo en ella. A ver si me entero de algo más....)

pepo dijo...

Pablo: The Road, la película

pepo dijo...

Por cierto, la dirección de fotografía de la película es de Javier Aguirresarobe. Y la música, de Nick Cave y Warren Ellis (no ese Warren Ellis, sino el otro).

elpablo dijo...

qué te gusta experience, eh? amigo mio, ESTAMOS en los 70!
2012 end of the world, jojo!

Javi 9000 dijo...

La maquinaria de prodigios tecnológicos por un lado produce aquello que ha de precipitar un cambio de época y por otro formas e imágenes que entretienen lo bastante como para no ver ni querer ver más allá. Mientras hace sus pases de ilusionista, y los hace de manera perfecta, cambia el suelo bajo nuestros pies. A lo mejor es para bien, ojo, pero por si acaso no lo fuese, y como no queremos que cunda el pánico, mire a la pantalla, caballero.

Anónimo dijo...

Al carajo. se lleva escribiendo sobre diversas formas de apocalipsis desde antes de los 70, y casi todo estaba arrinconado en la zona de lo pulp, cuando no en la seccion de zetoso. de pronto le dan un pulitzer a una novela que trata sobre lo mismo, y acto seguido todo adquiere un tinte muy chic.

repito : al carajo.

experimento 626

pepo dijo...

Bueno, digo yo que depende. Se puede ser fan de JEREMIAH, o de MAD MAX, y también de LA CARRETERA. ¿Qué te ha parecido la novela, por cierto?

F.S. dijo...

A mí la novela me transmitió una sensación de terror muy fuerte, pero no el terror de los libros de S. King o de películas como Amanecer de los muertos, etc. Era un terror distinto que estaba ahí planeando todo el tiempo durante la lectura. Un miedo a la desolación, la destrucción, la soledad, el huir constantemente. No sé, tal vez al ser padre de un niño pequeño me identifiqué más con el hombre y ese pobre niño que no deja de pasar calamidades y sigue aguantando a pesar del frío, el hambre y la constante amenaza de la muerte.A mí la novela me dejó mal cuerpo como suele decirse aunque el final es bastante flojo.
No sé qué harán en la película para que sea comercial porque en el libro, a pesar de que hay mucha tensión, los momentos de acción son prácticamente inexistentes.

pepo dijo...

Con lo del flojo final te refieres quizás al "deus ex machina" del final-final, ¿no? Eso para mí es lo más reprochable de la novela.

F.S. dijo...

A eso es a lo que me refería justamente.

PAblo dijo...

Gracias por los enlaces, Pepo.

Ahí dejo lo que escribí en su momento por si a alguien pudiera interesar.

http://ellectorimpaciente.blogspot.com/2008/03/la-carretera-de-cormac-mccarthy.html?showComment=1206720420000

Impacientes Saludos.