martes, junio 10, 2008

SOBRE EL DIBUJO.

Sobre el dibujo.

¿Qué coño significa, a estas altura , eso de dibujar bien?

Veamos. En mi adolescencia fui matriculado en la Escuela de Artes y Oficios Artísticos de Barcelona. Dibujar bien, en aquel lugar, se trataba de seguir a rajatabla las consignas más radicales del esteticismo académico, consistentes en la fiel imitación de la Naturaleza como objeto. La tal Naturaleza, por supuesto, no era otra cosa que sucias escayolas que reproducían el estatuario griego. Puta decadencia.

Luego, ya como profesional primerizo, dibujar bien consistía en imitar el estilo de maestros de la época dorada del cómic yanqui.

Ahora, dibujar bien no sé lo qué es ni falta que me hace saberlo, si es que hay que saberlo.

Speaking in silver: en mi modesta opinión, tiendo a considerar que, un cómic logrado es aquel que me cautiva por la historia que me cuenta. No me importa cómo esté dibujado si el autor consigue atraparme.

Recuerdo que a veces, iba a comprar El Víbora sólo para leer las historias de Álvarez Rabo o Mauro Entrialgo; joder, tras aquel grafismo minimal, subyacía casi siempre un argumento elocuente, cargado de una ironía muy inteligente que me enganchaba desde la primera hasta la última viñeta. ¿Dibujan bien los aludidos? No lo contemplo; el alto valor del contenido de sus cómics sobrepasa la valoración gráfica. Y, una cosa así, no es fácil de conseguir.

Lo que me hunde en un sopor de primer grado, es que no me cuenten nada, aunque para disimular la carencia argumental se recurra a una pomposa exhibición de técnica dibujística.

----
Josep Maria Beà, en una extensa entrevista de Entrecomics. Más declaraciones suyas que me han llamado la atención, sobre tebeos y autores recientes que Beà (Barcelona, 1942) sigue actualmente:

-----

Aunque no tiene exactamente que ver con tu obra. ¿has leído Súper Puta de Manel Fontdevila?

Claro que sí. Y opino que coincidimos en muchos planteamientos. Me interesó ese planteamiento arriesgado, estos diálogos automáticos, me recuerda mucho a aquellas experiencias dadaístas de Tzara y toda aquella peña que tanto he llegado a admirar. Aquí Fontdevila, pasando de convencionalismos, derriba la jodida mecánica narrativa establecida. Felicidades.

(...)
¿Sigues leyendo cómics hoy en día? Si es así, ¿cuáles son los más reseñables que has leído últimamente?


Sigo leyendo cómics (nunca de forma obsesiva), me interesa saber por dónde van los tiros.

Me voy a abstener de citar a españoles, odio estas listas con ausencias importantes (respeto aquellas que elaboran los lectores) que, en ocasiones son injustas y deprimen. Admiro a todo aquel que, en la soledad de su estudio, se quema las pestañas bajo un flexo. Todos están en mi lista.

Guiris: Los viejos ya los tengo demasiado vistos, a excepción de Crumb, que siempre me sorprende. Actuales: Adrian Tomine, Joe Matt, David Lapham, Thomas Ott, Daniel Clowes, algunos japos, etc.

-----
Mucho más sobre los recuerdos de Beà, sus compañeros de generación, Toutain y Selecciones Ilustradas, su paso por la editorial Warren, el boom del cómic de los ochenta, etc., en el enlace.

3 comentarios:

Rodriques dijo...

Entiendo lo que quiere decir Beà con lo de dibujar bien, pero tal vez se entra en el error de confundir el dibujo, bueno o malo, con la obra.

Como Beá dice, y coincido, me aburre soberanamente un comic con una mala historia y un "buen" dibujante, de la misma forma entiendo que si Mauro o Alvarez Rabo son del gusto de Beà lo son por su obra y no por el dibujo en sí, y que por tanto si Alvarez RAbo o Mauro Entrialgo contasen malas historias tampoco serían de su gusto.


A mi modo de entender un "buen dibujo" es el que se adapta lo mejor posible a la historia que se está tratando de contar, el que mejor puede potenciarla.

El RG de Frederic Peeters (Por poner un ejemplo) no funcionaría con el dibujo de Entrialgo ni las historias de Entrialgo con el dibujo de Peeters.

Mencionaba antes un "buen dibujo", que tal vez no es lo mismo que un "buen dibujante".

Soy más un seguidor de buenas historias que de buenos dibujantes, pero aunque sea pobre consuelo si la historia ha de ser mala prefiero antes el plus de poder disfrutar del dibujo de Peeters que del de Entrialgo.

Si la historia es buena los dos me parecen igualmente disfrutables en sus diferentes estilos.

Curiosamente este debate del "buen dibujante" o el "mal dibujante" no tiene su versión paralela en el "buen guionista" o el "mal guionista"

¿No teneis la sensación de que se aceptan con mucha más naturalidad las diferentes técnicas de guión, los más complejos, los más minimalistas, los más realistas, los más surrealistas, etc sin que éstas técnicas o formas en sí entren a determinar que el guión sea bueno o malo y que sin embargo hay una visión mucho más rígida de lo que es un buen dibujo o un mal dibujo?

pepo dijo...

Pues es muy posible, sí, por comparación con los guiones o las historias. De todos modos, lo de la visión rígida del dibujo ya va quedando anticuado. Una cosa es preferir un determinado tipo/s de dibujo/s, y otra muy distinta juzgar (y condenar) el resto de estilos gráficos con arreglo a ese canon personal, subjetivo y, a menudo, academicista o seudoacademicista. Carcas y 'puristas' los hay en todas partes, no sólo en el flamenco.

M. SARNELLI dijo...

Entre los comentarios que he leído desde el primero al último no os falta razón, esto es, estoy de acuerdo en ciertas afirmaciones como que las cosas ya no están "encorsetadas" como hace 30 ó 40 años, la ideas, la técnica, el propio dibujo todo ha evolucionado, y podemos luego hablar si para bien o para mal. Pero hay algo que me gustaría dejar claro no creo que se deba "mezclar" el estilo artístico con saber o no dibujar, se sabe o no dibujar, no es una competición y los buenos dibujantes, los que presentan una página clara, ordenada, y un magnífico dibujo, al menos a mi me gusta. Todo hemos leído o visto cómic o viñetas que apenas se distingue una cosa de otra, será muy artístico pero personalmente en mi opinión eso está a la altura de cualquiera que se decida a coger un lápiz.
Respeto todos los gustos, pero el dibujo es una parte muy importante en el cómic. Probemos a editar un cómic sin dibujos, por reducirlo a la mínima expresión, no sería lo mismo.