viernes, mayo 16, 2008

WILL ELDER (1921-2008)


Ayer se fue otro de los grandes. El neoyorquino Will Elder fue en sus inicios profesionales entintador de John Severin y colaboró en muchas historietas para EC Comics a principios de los cincuenta, pero su estrella como dibujante no empezó a brillar hasta la creación en 1952 de la revista satírica MAD, en la que fue uno de los pilares fundadores y se convirtió en el colaborador favorito de Harvey Kurtzman (1924-1993).


Además de sus parodias en MAD, muy celebradas en su momento, recuerdo especialmente el ART ISSUE, un número de la revista protagonizado enteramente por un Will Elder encarnado en un "artista famoso", un "genio universal del arte" del que se ofrecía una biografía ficticia realizada a base de collages, montajes fotográficos y otros efectos.


MAD Nº 22, 1955

También junto a Kurtzman colaboraría en otras revistas de humor como Trump -financiada por Hugh Hefner-, Humbug y Help! Fue en esta última, otra cabecera dirigida por Kurtzman (y a la cual también fue a trabajar un joven Robert Crumb, admirador de MAD, justo a tiempo para el cierre de Help!), donde el equipo artístico Kurtzman & Elder creó a uno de sus personajes más destacados, el Cándido Goodman Beaver, un personaje que había sido propuesto antes a Hugh Hefner para la revista Playboy y rechazado porque no terminó de convencer al magnate. Cuando Help! cerró, Kurtzman y Elder volvieron a presentarle un nuevo proyecto.


La serie propuesta fue LITTLE ANNIE FANNY, una nueva encarnación de Goodman Beaver en la piel de una rubia voluptuosa que, esta vez sí, convenció a Hefner. La cándida bomba sexual protagonizó 107 historietas que fueron apareciendo en la revista Playboy entre 1962 y 1987. Por supuesto, Elder también realizó a lo largo de su vida gran cantidad de ilustraciones y caricaturas tanto para otras publicaciones como para la publicidad. En ellas hizo buen uso de su asombrosa capacidad técnica y su versatilidad para cambiar de registro gráfico, moviéndose en un amplio espectro en el que lo mismo era capaz de imitar perfectamente el estilo de ilustración fotorrealista de los afiches publicitarios de las revistas tipo Collier's o de ilustradores como Norman Rockwell -especialmente para parodiarlos- que saltar a la caricatura más grotesca, pero siempre con unos acabados que sorprendían por su perfección y minuciosidad. Una amplia muestra de esos trabajos fueron recopilados en un impresionante libro, WILL ELDER: THE MAD PLAYBOY OF ART.


Elder parodiando a Rockwell y firmando como Rockwill Elder

El estilo de Elder causó un gran impacto en su momento y es una influencia reconocida de autores como R. Crumb, Art Spiegelman o Daniel Clowes. En su caricatura con una potente base de dibujo y su obsesivo acabado de tramas manuales estaban ya prefigurados los estilos gráficos del citado Crumb y de otros autores del comix underground. Más recientemente, el periodista-historietista Joe Sacco también suele citar a Elder como uno de los dibujantes de cómics que más le ha influido. Descanse en paz.



9 comentarios:

Alfred dijo...

Una auténtica lástima lo del maestro Elder, aunque esto de la muerte sea, como se suele decir, paradójicamente, ley de vida.

En otro orden de cosas, y perdonen por el off-topic, ayer terminé de leerme el segundo volumen de "The Ultimates", y no pude sino recordar toda la caña que se les metió en su momento por aquí, a cuenta de su supuesto mensaje político, más bien proamericanista y tal. Lo cierto es que hasta la mitad de la serie, aproximadamente, no entendía en absoluto el debate, aunque pronto (y ojo, que vienen spoilers), con lo de la invasión de los USA a manos de las fuerzas del denominado Eje del Mal y demás, comencé a comprenderlo. Es más, hasta me mostré de acuerdo con las virulentas críticas que por aquí se vertieron en su día contra la supuesta ideología de la serie; si uno se queda solo con esos números está claro que desprenden un tufo proamericanista, y patriotero, que tira de espaldas, pese al intento (fallido) de mostrar, de forma ecuánime, ambos puntos de vista, el de los "buenos" y el de los "malos". No obstante, me alegra decir que el último número me sorprendió muy gratamente, en ese sentido, ya que eliminaba en gran medida ese regusto amargo con la independización del grupo, que se negaba así a continuar colaborando, a la vista de los nefastos resultados, con la política militarista de los Estados Unidos, y con el gesto de desligar a los citados enemigos extranjeros (rusos, chinos, etc...) de sus respectivos gobiernos, que parece que no, pero no deja de ser un matiz importante, también. Vamos, que al final resulta que me he encontrado con que la serie, a la que tanta caña se le dio en su día por proamericana, lo que encerraba en última instancia era, qué cosas, una clara crítica a la citada política militarista de los USA, con sus ataques preventivos a potenciales amenazas, y todo lo demás.

En fin, que me parecen injustas, pues, todas las críticas que se lanzaron en aquel momento, ya que toda la etapa de Millar y Hitch en el título forma, a mi juicio, y con todos sus defectos, un conjunto de lo más coherente, en el que ambos autores nos narran cómo cualquier gobierno intentaría aprovecharse inmediatamente de los superhéroes, si es que estos existieran realmente, para utilizarlos en su favor y conseguir sus objetivos políticos y militares, y cómo tales superhéroes, si es que realmente fueran héroes, además de supers, terminarían negándose a entrar en ese juego, situándose por encima de todo eso. Un mensaje que se resume a la perfección en ese diálogo en el que Furia le dice al Capi, al saber que piensan desligarse del gobierno de los USA, aquello de "Todavía hay que cuidar del país, soldado", a lo que el segundo responde, con la lección bien aprendida, y como el verdadero héroe que se supone siempre será, "No, hay que cuidar del mundo".

Y aparte de todo esto, claro, la serie resulta de lo más divertida, y me parece que está muy bien hecha, a todos los niveles, qué demonios.

Perdón por el tocho, pero es que lamenté no poder intervenir en el debate en su día, por no haberme leido todavía el cómic, y no he podido resistirme a dar mi opinión por aquí, ahora que ya lo he hecho.

Un saludo.

santibilbo dijo...

que mosntruo Elder. Todo lo que he podido ver de la MAD gloriosa siempre me ha parecido impresionante. He oído que planeta preparaba una antología. ¿ se sabe algo?

Anónimo dijo...

Hola!
Ya se que no tiene nada que ver con este post,pero necesito confirmar si la subida del 2º tomo de lost girls pasa de 20 euros a 23,como ya he leido en algunos blogs.
Gracias!

pepo dijo...

Está en la calle ya el primer volumen recopilatorio del primer MAD. Formato,eso sí, tipo "biblioteca MArvel".

Anónimo dijo...

Increíble: hace menos de una semana me conseguí los dos tomos de Little Annie Fanny, y actualmente disfruta de dicha obra, cuando me entero de esto a través de este blog. Vaya casualidad

Guillermo Velasco dijo...

Grande Elder. Recuerdo que cuando era chico, mi padre tenía escondidos los Playboy's, y yo descubrí que tenía cómics... y los cogía a escondida, para leerlos!!! XD Siempre me acuerdo el del toro que le arranca el vestido a la señorita, y al final es éste quien es llevado por la puerta grande...
Incluso, casualmente, Juan Giraud citó a la revista MAD, en su viaje a EEUU, como su influencia para crear ese estilo nuevo, distinto a lo que había en ese momento en Francia.

Grande Elder.

pepo dijo...

Sí, Giraud/Moebius es uno de los (muchos) franceses que durante los 60 se vieron influidos por MAD. Lo primero que hizo como Moebius en 1963 podría haberse publicado perfectamente en MAD.

Sengitron dijo...

Elder es impresionante... me maldigo por descubrirlo tan tarde, pero gracias a él voy uniendo cabos y reconociendo su influencia en trabajos de muchos otros dibujantes que me encantan. El caso más flagrante: Ventura de 'El Jueves' (no sé si seguirá en plantilla), al que podriamos llamar sin ningun rubor el Elder español.

PAblo dijo...

Grande Elder, y muy poco conocido y publicado en España, por desgracia.

Impacientes Saludos.