miércoles, mayo 21, 2008

MASTERS


Sin embargo, la aceleración de la carrera espacial cambiaría radicalmente la situación: lo que antes era ficción ahora era realidad. Ya se sabía cómo serían los cohetes espaciales, muy alejados de las formas curvilíneas de los platillos volantes que arrasaban en la prensa o en los tebeos de ciencia-ficción de la EC, y más cercanos a los rectos misiles. Se sabía cómo vestirían los astronautas y cómo se desarrollarían los viajes. Cuando Jack Kirby y los hermanos Dick y Dave Wood recibieron el encargo de realizar una tira diaria de ciencia-ficción, eran conscientes del cambio que se había producido en la información y opinión que tenían los lectores y que las visiones dadas por Flash Gordon o Buck Rogers quedaban ampliamente superadas por la ciencia.

El romántico encanto del espacio había desaparecido, siendo sustituido por la cruda y más gris verdad de la ciencia y la tecnología, y eso tenía que plasmarse en su serie de manera ineludible, por lo que decidieron hacer un relato que hablase de esa realidad, de las dificultades de la carrera espacial en plena Guerra Fría. El comandante Sky Masters, perteneciente a la fuerza espacial norteamericana debutaría, apenas un año después de que el Sputnik diera su primera vuelta a la Tierra, con el profético intento de poner a un hombre en órbita. Apenas tres años antes de que Yuri Gagarin llegase a la órbita terrestre, el coronel Martin se convertía en la imaginación de estos autores en el primer hombre en el espacio, cuya señal sería misteriosamente perdida. (...) había tensión, dramatismo y amenazas desconocidas, cierto, pero éstas ya no eran terribles expresadas con la forma de extraterrestes esperando en bases secretas en el lado oculto de la Luna ni complejas dimensiones en las que perderse. El héroe ahora debía enfrentarse, simplemente, a lo que la ciencia y la técnica todavían no tenían previsto.

----
Álvaro Pons, en el prólogo al volumen 1 de SKY MASTERS OF THE SPACE FORCE (muestras del tomo en el enlace), que recopila las tiras diarias entre septiembre de 1958 y octubre de 1959 de una de las series de Jack Kirby (1917-1994) menos conocidas.


La edición, preparada y diseñada por Ferran Delgado, es realmente espectacular. Contiene tres textos introductorios profusamente ilustrados, uno de Greg Theakston sobre la carrera de Kirby y el momento de inicio de SKY MASTERS, el citado de Álvaro Pons donde contextualiza históricamente la tira, y otro breve del propio Ferran Delgado sobre la edición española. A continuación, unas cien páginas con las tiras diarias del mencionado periodo de 1958-1959 (la serie se prolongó hasta febrero de 1961), dibujadas por supuesto por Kirby, ayudado en los guiones por Dick y Dave Wood y entintado por Wally Wood (sin relación de parentesco con los primeros) salvo al final del volumen, donde las tintas fueron de Dick Ayers o bien del propio Kirby. El tomo también incluye algunos extras finales y un póster desplegable con el escaneo del dibujo original que hicieron Kirby y Wood para promocionar la serie.


Habrá un segundo volumen para el año que viene -Ferran Delgado ha tardado dos años en restaurar y preparar sólo las tiras de este primer tomo- y un tercero en 2010 que recogerá todas las páginas dominicales a color.


Las tiras, leídas hoy, sorprenden porque mantienen su frescura, inventiva y dinamismo a pesar de los cincuenta años transcurridos desde su publicación original. Lo que quiero decir es que las aventuras espaciales de estos astronautas imaginarios siguen siendo una lectura muy disfrutable, más allá de su interés histórico tanto en el contexto de la evolución del cómic como en el más amplio del impacto sociológico que el inicio de la carrera espacial provocó en el público norteamericano, y que tuvo un amplio reflejo en el cine, la literatura y, desde luego, los tebeos. Precisamente SKY MASTERS OF THE SPACE FORCE fue una serie fantacientífica que quiso ilustrar esa fascinación espacial del momento con pretensiones de ilusionismo realista, tanto en la documentación manejada para hacer verosímil toda la cuestión tecnológica como en el acabado del dibujo que proporcionaron las tintas de Wally Wood (1927-1981).


La serie supuso también la incursión más ambiciosa de Kirby en la alta sociedad de las tiras de prensa, frente a los suburbios que por entonces representaban los comic books. Fue precisamente la debacle de la industria del comic book durante la segunda mitad de los 50, tras el affaire Wertham, la investigación de la Comisión Kefauver en el Senado y la creación del Comics Code, la que obligó a Kirby a buscar pluriempleo en las agencias de tiras de prensa, un mundo en el que precisamente había dado sus primeros pasos como profesional.

De esos intentos a finales de los 50 de tener una tira de prensa propia (Kirby a veces dibujaba como "negro" en la tira de Frank Giacoia JOHNNY REB, simultaneándolo con otros trabajos en formato comic book para DC, por ejemplo CHALLENGERS OF THE UNKNOWN, una exitosa serie que había debutado en 1957), el único que fructificó fue esta SKY MASTERS OF THE SPACE FORCE. En ella el "Rey" del comic book y Wally Wood dieron lo mejor de sí mismos, una tira que obtuvo una buena difusión en periódicos pero con el tiempo se convertiría en una fuente de quebraderos de cabeza para Kirby debido principalmente al acuerdo que tenía con el editor de DC Jack Schiff. Schiff se llevaba una comisión por SKY MASTERS porque hizo de intermediario en la creación de la tira, comisión que Kirby aceptó a regañadientes porque el guionista Dave Wood, que también trabajaba en DC junto a Kirby, tenía miedo de que Schiff se enfadara y les despidiera de la editorial. Cuando Schiff pidió un aumento de su comisión, Kirby se negó porque lo veía un abuso y además SKY MASTERS le estaba dejando muy poco dinero después de pagar a todos los colaborares, rotulista incluido. Schiff efectivamente se enfadó, mucho al parecer porque le despidió de DC y además le demandó. Kirby perdió el juicio, tuvo que pagarle y buscar trabajo en el único sitio que le quedaba, es decir, Marvel. Cuenta Mark Evanier en su libro KIRBY, KING OF COMICS que cuando años más tarde alguien le preguntó a Mike Sekowsky -dibujante estrella de DC por entonces- quién ganó el pleito Schiff Vs. Kirby, Sekowsky contestó: "Stan Lee". Pero, como suele decirse, esa es otra historia.

5 comentarios:

quedificiles dijo...

Simplemente,

Maravilloso.

Ojalá muchos de los "iluminados" artistas actuales tuvieran un cuarto del nivel que tenian Kirby y Wood.

Saludos.

David dijo...

La verdad es que es una gozada.
Lo único que no me convence de la edición es el papel brillante, no sé por qué lo esperaba en mate.

PAblo dijo...

Yo lo tengo en la pila de pendientes a ver cuando llego...


Es que el nivel de Kirby y Wood es mucho nivel.

Celestino dijo...

UAAAALAAAA!!!!!

Anónimo dijo...

Por desgracia el 2º tomo tiene una época de la tiraen la cual tanto la desgana de uno Kirby como las limitaciones de los entintadores, hacen que sea menos interesante