sábado, enero 05, 2008

RENÉ GOSCINNY, VIDA MÁS ALLÁ DE ASTÉRIX

Dicen los más versados que René Goscinny tuvo que caerse en alguna marmita llena de misteriosas pócimas alquímicas para justificar su derroche continuado de creatividad y talento. Quizás, quién sabe, una de sus creaciones más famosas, el bonachón y poderoso Obélix, estaba basado en alguna experiencia autobiográfica, pero incluso este paranormal origen de su ingenio no evitaría tener que reconocer en este pequeño francés de pelo ensortijado a uno de los grandes creadores de la historia del tebeo. Aunque para el gran público -sobre todo el español- su nombre está indisolublemente unido a Astérix, Goscinny es uno de los personajes más carismáticos de la historia del tebeo, ya sea como dibujante, guionista o editor.

Una poliédrica e incansable personalidad que sólo se puede comprender estudiando su ajetreada vida con detalle, intentando encontrar en su infancia y juventud pistas que ayuden a encajar las piezas de su vida adulta. Una labor minuciosa que Aymar de Chatenet y Christian Marmonnier han abordado en René Goscinny, los primeros pasos de un guionista visual.
(...)
--------
Álvaro Pons escribe hoy en Babelia sobre René Goscinny. Sigue leyendo

2 comentarios:

chinote dijo...

Buen artículo!, pero una cosa:
Lucky Luke no lo creó Goscinny, lo creó Morris. Goscinny se incorporó a la serie más tarde.

Anónimo dijo...

Sabía que era un texto de Álvaro desde el instante en que ha aparecido la palabra "poliédrica"