miércoles, diciembre 31, 2008

INADMITIDO A TRÁMITE EL RECURSO DE AMPARO DE 'EL JUEVES'


El Tribunal Constitucional ha acordado no admitir a trámite el recurso de amparo interpuesto por El Jueves por el caso de la portada de los Príncipes. De este modo, el Tribunal no llegará a pronunciarse sobre el fondo del asunto, y por tanto se cierra la posibilidad de una anulación por el Constitucional de las actuaciones judiciales previas por vulneración de derechos fundamentales. La inadmisión a trámite del recurso de amparo se ha motivado en que, según el Tribunal Constitucional, los recurrentes no han justificado la especial trascendencia constitucional del caso. No es un chiste. Los recurrentes acudirán ahora al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

2 comentarios:

Little Nemo's Kat dijo...

Nada, que a los señores de la ley no se les ablanda el corazoncito ni en Navidades. Les metía yo una ración triple de Frank Capra entre peladilla y peladilla, que eso si que crea jurisprudencia.

Próspero 2009, don Pepo ;)

pepo dijo...

Muchas gracias, igualmente.

Mi impresión con lo de El Jueves es que, igual que la rapidez con la que dictaron la sentencia condenatoria, ahora el TC ha querido echar tierra sobre el asunto. Si hubieran aceptado a trámite el recurso, 1) al resolverlo se habría llamado más la atención en los medios, ya fuese estimatorio o desestimatorio. Y 2), el TC habría tenido que fundamentar jurídicamente todo el asunto, y entrar a valorar explícitamente el ejercicio de la libertad de expresión cuando se trata de ejercer la crítica o sátira contra la familia Real. Lo que de paso supondría -en mi opinión- revisar su propia doctrina sobre la libertad de expresión para la crítica y sátira cuando el criticado es una autoridad pública. En tales casos, el TC suele dar preferencia a la libertad de expresión frente a los derechos de la personalidad pública, que se "debilitan" (sic) frente a la libertad de expresión precisamente por las exigencias de un sistema democrático: las autoridades públicas, justamente por serlo, están más expuestas que los demás a la crítica y sátira. ¿La familia Real entonces son autoridades que constituyen una excepción a esa doctrina? ¿Por qué?, etcétera. En fin, el TC habría tenido que entrar a definir en los fundamentos de su sentencia algo que, para mí está claro, es precisamente lo que no se ha querido definir: la libertad de expresión en relación a las críticas a la Corona. En fin, teniendo en cuenta el secuestro, la sentencia penal posterior, y ahora esto, chapuza sobre chapuza. Como suele decirse en estos casos, ¡país!

Y un ejemplo más de por qué debería abrirse seriamente de una vez un debate público sobre la monarquía.