lunes, abril 28, 2008

EL HOMBRE

¿En qué consistía su trabajo?
Era responsable de todo lo que publicábamos, escribiendo o comprando historias a terceros. También era director de arte, ya que los dibujos tenían tanto peso dramático como la historia en sí. Durante 20 años hice todo lo que mi jefe me pedía; básicamente, repetir fórmulas de éxito. ¿De vaqueros? Pues de vaqueros. ¿De guerra? Pues de guerra, de terror, de todo, vamos, menos arriesgarse a crear algo nuevo.

No lo recuerda muy alegre, ¿pensó dejarlo alguna vez?
Creía que perdía el tiempo, aunque toda esa experiencia fue luego vital para mí y Marvel. Siempre le decía a mi mujer: «Unas semanas más y me voy». Entonces lograba un aumento o surgía algún proyecto para nuevas revistas y recuperaba el interés. El tiempo fue pasando, un día eché cuentas y resulta que llevaba allí 20 años. Ahora, sí que quería irme. Martin quería historias cada vez más simples, para niños o adultos poco inteligentes [risas]. Prohibido palabras de más de dos sílabas, simplificar al máximo los argumentos, nada de historias de varios números... Él pensaba que los lectores no eran capaces de recordar el hilo de un mes para otro. ¡Imagínese!

(...) ¿Qué método seguían, como se organizaban?
No escribía estrictamente un guión. Le contaba mi idea al artista y les dejaba dibujar. Yo los coordinaba y, cuando acababan, agregaba los textos, era la única forma de sacar tantos álbumes. Todos ganamos, eso hizo mi vida más fácil, ellos desarrollaron su talento y las historietas mejoraron.

¿Hasta cuándo llevó ese ritmo de trabajo?
En 1970 me nombraron director, contraté escritores y editores y empecé a pasar más tiempo dando conferencias y entrevistas. Pasé a ser una especie de portavoz de Marvel.

Muchos de los que trabajaron con usted le acusan de quedarse con todo el crédito de esos personajes de Marvel.
Siempre he dicho que soy coautor. Junto con Ditko creé Spider-Man; con Kirby, Los 4 Fantásticos, Hulk...; Iron Man, con Don Heck. Los periodistas me presentaban como "el creador de Spider-Man" y demás. Ditko o Kirby lo leían y se enfadaban, pero no era culpa mía. Sin ellos, nada hubiera sido igual.

Kirby era uno de los grandes dibujantes de la época. Para algunos, el más importante de la historia del cómic.
Totalmente de acuerdo. Era el mejor. No importa lo rápido que dibujara, todo lo que tocaba era bueno.

¿Y Ditko –«la figura más misteriosa en la historia del cómic», se dice de él–, cómo era en las distancias cortas?
Sí, era una persona muy cerrada. Siempre evitó la publicidad, las entrevistas, es muy suyo.

-----
Stan "the man" Lee, entrevistado por Fernando Goitia en el XL Semanal de la semana pasada. Un amigo me avisó ayer del reportaje, que ocupó la portada del suplemento y ocho páginas interiores (recordemos que El Semanal se distribuye por toda España acompañando a numerosos periódicos del Grupo Vocento).

Stan Lee, 85 años, director creativo de Marvel durante sus años más brillantes y cocreador de Los 4 Fantásticos, Spiderman, Los Vengadores, Iron Man, X-Men y un largo etcétera. Junto a él, dibujantes como Jack Kirby o Steve Ditko crearon los personajes e historietas de mayor éxito de su carrera. La entrevista es larga y tiene además momentos bastante graciosos.

5 comentarios:

Javi dijo...

Es curioso que después de decir que es coautor (y que son los periodistas quienes le atribuyeron la exclusividad de ser autor)le hayan puesto en portada como "el hombre que inventó a Spiderman" que viene a ser lo mismo.

pepo dijo...

Yo he pensado lo mismo, es una prueba más de que siempre lo hacían. Parece inevitable en el periodismo, hay que simplificar, y ha sido siempre la cruz de Stan Lee. Lo de que los dibujantes se mosqueaban por eso mismo, al ver los titulares de la prensa atribuyendo el crédito solamente a Lee, y éste dando explicaciones luego a sus dibujantes, lo siento, no es culpa mía, es cosa de los periodistas, perdonad, etc., lo he leído en bastantes sitios.

PAblo dijo...

Cuando leí la entrevista en su momento saqué las conclusiones de siempre cuando leo entrevistas a Lee. Está encantado de conocerse.

La respuesta a la pregunta 4 es muy curiosa con ese "todos ganamos". Sí, todos ganaron, pero uno ganó más que otros.

Impacientes Saludos.

pepo dijo...

Ahí el tema, creo yo, fue que Stan Lee, al estar al frente de la compañía, era el que trataba con los jefazos, y por eso mismo fueron éstos los que les dejaron meter algo la cuchara cuando Marvel se convirtió en una máquina de hacer dinero.

Sobre la actitud que percibes en Lee, yo creo más bien que es su personalidad de "vendedor", de comercial seductor, de toda la vida. Basta verlo hablando en algún video para saber de qué hablo.

El otro día leí en el libro de Evanier sobre Kirby cuál es la versión de este último sobre las razones de su marcha de Marvel a principios de los 70.

1) Carmine Infantino ya le había tanteado para llevárselo a DC, viajando incluso a California para ver a Kirby expresamente; Kirby, aunque ya estaba "calentito" con varias putadas que le habían hecho en Marvel, decidió que aún no era el momento; Infantino le dijo que adelante, que se tomara su tiempo, pero que la oferta de DC era firme;

2) La relación entre Kirby y Lee estaba muy desgastada, sobre todo por la colaboración. Según Kirby, Lee a menudo le mandaba redibujar páginas, en otras Lee se saltaba el hilo argumental que Kirby indicaba -como solía hacer- en los márgenes de las páginas y escribía los diálogos con otro sentido y en otra dirección argumental.

3) Marvel le había gastado varias putadas a Kirby, como he dicho. Entre otras, una serie de pósters que pidieron de los personajes Marvel, de los que Kirby dibujó la mayoría (al fin y al cabo los personajes habían sido casi todos co-creados por él). Sin embargo, en Marvel alguien decidió que había demasiados pósters dibujados por Kirby, así que algunos de ellos se los pasaron a otros dibujantes. Herb Trimpe fue uno de ellos, hizo el de Hulk, y se limitó a copiar con su estilo el póster de Kirby (vienen las dos versiones en el libro y son prácticamente iguales; las diferencias son únicamente del acabado propio de uno y otro). Kirby no cobró esos posters redibujados por otros, pero se tuvo que tragar el verlos publicados.

4) Ésta creo quefue la principal razón: Kirby llevaba (y esto es alucinante) sin contrato con Marvel desde bastante tiempo. El anterior era muy antiguo y había caducado, así que pidió varias veces a la compañía un nuevo contrato, y también solicitó un seguro médico y contribución a un fondo de pensiones para tener con que jubilarse. Cuando le ofrecieron más o menos las mismas condiciones de siempre, a tanto por página y punto, Kirby intentó renegociarlo. El abogado de Marvel (fue con quien trató) le dijo que no, que ese era el contrato y que lo tomaba o lo dejaba. Kirby le contestó que él era un dibujante importante para la compañía, que le había dado muchos éxitos a ella, etc., que por qué le trataba así. El abogado contestó que si es que estaba loco o qué, que "todo el mundo sabía que Stan Lee era quien había inventado los personajes de Marvel".
5) Kirby colgó el teléfono, llamó a Carmine Infantino y se marchó a DC.

Todo esto según lo recordaba Kirby. Vamos, que no es una visión "histórica" contrastada con distintos testimonios y documentos, sino tal como lo recordaba Kirby.

el tio berni dijo...

Buena puntualización final esa de que es la versión que recordaba Kirby. A lo mejor no es del todo cierta, pero podemos jugar a especular un poco...

Si la de Kirby fuese una versión veraz significaría que poco más o menos Marvel estaba cansada de Kirby y ya no le interesaba tenerlo entre sus dibujantes, y menos en la posición de privilegio que ostentaba al ser cocreador de tantos personajes. ¿Por qué? ¿Un intento de reorientar la estética de sus cómics (algo de eso creo haber leído)? ¿Una manera de afianzar a Lee? Si la versión de Kirby es cierta (repito, SI), tiene toda la pinta de que le estaban haciedo la cama...