jueves, julio 03, 2008

THIS IS...


LEÓNIDAS EN LAS TERMÓPILAS (detalle), de Jacques-Louis David. 1814



EL LEÓN DE ESPARTA (THE 300 SPARTANS), Rudolph Maté, 1962.


300, Frank Miller y Lynn Varley, 1998.



300, Zack Snyder, 2007.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Vaya miedo a la desnudez!

Mikel dijo...

Muy buena la comparación. En LA ILIADA, desde luego, queda bastante claro que la versión que más se acerca a la "realidad histórica" (por así llamarlo, porque luego también hay distintas fuentes históricas, etc. etc.) es la de 1814. En el cómic hay algunas escenas en las que curiosamente algunos personajes aparecen con taparrabos y otros "sin"... Bastante chistes se hicieron con el rollo "machotes" de la peli para que encima saliesen "en plan comando", que diría Joey Triviani! Jaja!

Javier dijo...

¿En qué parte de la Iliada queda claro eso que tú dices, Mikel?

Mikel dijo...

Bueno, hace tiempo que no la repaso (mea culpa), pero las descripciones de los personajes hablan de lanza, escudo, capa, sandalias, las célebres grebas, casco... y nada más. ¡Aunque la verdad es que tampoco le he dado nunca demasiada importancia al tema! ¡Un saludo, Javier!

Javier dijo...

Hombre, Mikel, que se centren en el casco, la lanza y los escudos que es lo que más entra en juego en el combate es un poco pobre como argumento para decir que iban semi-desnudos.

Además de que la narración de la Ilíada se centra en un tiempo anterior al concepto de Esparta que trata Frank Miller 8gran ciudad estado y esas cosas)

Es cierto que Homero era más cercano a esta época, y sus historias reflejaban algunos conceptos anacrónicos para la guerra de Troya, pero vamos, sólo hace falta mirar algunas esculturas y restos arqueológicos para ver que el soldado espartano era más una especie de armadillo que un efebo saltarín.

El hecho que se refleje tanto cuerpo desnudo se debe más a aspectos estéticos que propiamente reales, y ya sabemos lo que les gustaba a los griegos un buen atleta embadurnado en aceite.

Saludos también para tí Mikel.

Mikel dijo...

Hmm, probablemente tienes razón en lo de la estética! También es cierto que a mi me falta bastante "background" histórico-cultural, jaja...

Mikel dijo...

( Por cierto, este post me ha animado a "participar" en el asunto de la representación gráfica de los espartanos... véanse los resultados en mi blog, rodeadodepapel.blogspot.com )

Javier dijo...

No te creas que yo soy muy experto, pero el tema griego es algo que me apasiona y no he podido evitar hablar de ello.

Lo cierto es que la película Troya puede tener muchos fallos, pero en el aspecto estético de armaduras está muy cuidado, ya que muchos elementos están basados en piezas auténticas que puedes observar en numerosos museos.

Precisamente el aspecto de Aquiles sea quizás el más anacrónico, puesto que representa una armadura demasiado refinada; más propia de siglos posteriores, pero ¡eh!¿cómo no le vamos a plantar a Aquiles el casco más representativo de las armaduras griegas? si no lo llevara, ¡no parecería griego! (cuánto daño hacen los estereotipos prefijados una y otra vez)

Max Vento dijo...

De todas formas el hecho de la desnudez en el cuadro de David es muy propia el periodo Neoclásico. Aunque los Horacios aparezcan vestidos...

Alberthor dijo...

La verdad es que si quereis un relato verídico y por tanto histórico os remito a "Anábasis" de Jenofonte, discípulo de Sócrates (por tanto unos 80 años después de las termópilas) y explíca todo el equipo que llevaban en una invasión realizada a Persia que bla bla bla. Total que el equipo de batalla venía a pesar entre 20 y 30 kilos (estaban fuertes los machotes).

Y algo relacionado con el tema pero que inquieta mucho, espero que no sea verdad. Aparecido en el blog de Norma editorial:

http://www.normaeditorial.com/blogusa/?p=243

Saludos!

pepo dijo...

Por lo que yo había leído no luchaban desnudos sino con armadura, muy blindados como ya habéis comentado. Lo del desnudo en el cuadro de David de 1814 se debe, efectivamente, al gusto de la época y la inspiración del neoclásico en los modelos escultóricos griegos. Creo que está claro que el cuadro de David es una referencia básica en la estética de los espartanos de 300. Por otro lado, la batalla de las Termópilas es un tema que ha estado muy presente históricamente en la cultura occidental desde hace siglos, desde que los hechos reales de la batalla fueron convertida en mito. El cuadro de David es una referencia relativamente reciente a la hora de volver a abordar el tema, y resulta bastante revelador leer un poco sobre las motivaciones de David a la hora de pintar ese cuadro y las intenciones políticas implícitas en él.

La pequeña Delirio dijo...

Con lo que me gusta a mi hacer estas cosas, mmm, me refiero a sacar referencias de referencias, y así, ad eternum, :)

Me ha encantado!